Descubre como la adrenalina y el cortisol juegan un papel clave en el estrés

Cómo funcionan las hormonas del estrés y cómo aprovecharlas

hormonas-estres-aprovecharlas

©BigStock

Actualizado 07 | 04 | 2020 07:00

Hormonas estrés

Un poco de estrés puede empujarte a rendir al máximo. Pero si dejas que se descontrole corres el riesgo de sufrir agotamiento y problemas de salud graves. Si bien es un concepto lo suficientemente simple como para entenderlo, manejar el estrés de manera efectiva es mucho más difícil en la práctica.

Descubrir que el estado medio, suficiente presión para alentar la agudeza mental pero no lo suficiente como para desgastar el cuerpo y la mente, es donde la mayoría de los líderes quieren estar la mayor parte del tiempo. Afortunadamente, los psicólogos y entrenadores de rendimiento dicen que puedes entrenar tu cerebro para llegar allí e incluso aprovechar el estrés en situaciones de alto riesgo.

Comienza con la comprensión de los roles que dos hormonas, la adrenalina y el cortisol, juegan en el estrés.

Adrenalina y cortisol

Cada vez que tu cuerpo percibe una amenaza, como recibir un correo electrónico de un cliente enfadado o una tarea más además de una carga de trabajo abrumadora, liberas una oleada de adrenalina y cortisol en tu sistema. Un artículo de marzo de 2019 publicado por la Clínica Mayo resume la función de cada hormona:

  • La adrenalina aumenta tu ritmo cardíaco, eleva tu presión arterial y te da un impulso de energía.
  • El cortisol suprime funciones que no son útiles en situaciones de lucha o huida, como los sistemas digestivo y reproductivo, y envía señales a las partes del cerebro que controlan el estado de ánimo, la motivación y el miedo.

Juntos, pueden cambiar el juego en situaciones de alto riesgo, dice Jarrod Spencer, un psicólogo deportivo y autor que ha trabajado con atletas universitarios en la Universidad de Maryland y la Universidad de Princeton, entre otras. El estrés, dice, puede agudizar tu enfoque en un grado extremo. Es por eso que los plazos y la presión del tiempo pueden ser tan efectivos para el rendimiento: el cortisol permite una productividad superior a la media, mientras que la adrenalina te brinda energía para impulsar tus capacidades físicas y mentales.

Una espada de doble filo

Al mismo tiempo, mantenerte equilibrado mientras estás estresado puede ser un desafío, y las mismas dos hormonas tienen la culpa. «Tu cuerpo está en modo de supervivencia, y el 99,9% de las veces, en realidad no estás en una situación de vida o muerte», explica Graham Betchart, un entrenador de habilidades mentales que ha trabajado con estrellas de baloncesto como Ben Simmons y Lebron James, así como empleados de la empresa de capital de riesgo True Ventures y Silicon Valley Bank. «Puede que estés teniendo una conversación con alguien con quien trabajas, y de repente, estás en este estado muy limitado y primario de pensamiento. Básicamente estás lidiando con viejos instintos».

Si no encuentras formas de recuperarte de situaciones estresantes, estás sometiendo a tu cuerpo a una sobreexposición a la adrenalina y el cortisol, según la Clínica Mayo. A largo plazo, el estrés crónico aumenta tu riesgo de ansiedad, depresión, problemas digestivos, dolores de cabeza, enfermedades cardíacas, problemas para dormir, problemas de memoria y concentración, y otras afecciones.

Estrategias para el estrés

Los humanos tienen un mecanismo incorporado para controlar el estrés a medida que sucede: la capacidad de respirar profundamente. Es una solución temporal a corto plazo, pero poderosa, dice Louisa Sylvia, psicóloga del personal del Hospital General de Massachusetts y profesora de la Facultad de Medicina de Harvard que a menudo trabaja con militares veteranos y miembros del ejercito. Sylvia explica que hacer «respiraciones grandes y profundas del vientre» ayuda con el acoplamiento cardiorrespiratorio, la sincronización de la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea y la respiración, lo que, a su vez, te ayuda a mantener la cabeza despejada bajo presión.

A largo plazo, agrega Betchart, puedes entrenar tu cerebro para aprovechar los aspectos positivos del estrés mientras ignoras sus aspectos negativos. Se refiere a su método como la técnica MVP:

  • Meditación, que entrena tu respiración y tu capacidad para mantenerte mentalmente conectado en situaciones difíciles.
  • Visualizarte superando obstáculos, lo que te da la perspectiva que necesitas para darte cuenta de que lo que te estresa no son situaciones de vida o muerte.
  • Un diálogo interno positivo, que te motiva a trabajar duro para controlar tu estrés regularmente.

La práctica diaria de los tres, dice Betchart, puede ayudarte a replantear la naturaleza misma del estrés. «El estrés es solo energía. Es estrés cuando no quieres la energía en ese momento o no puedes manejarla», dice. «Si sabes cómo replantear esa energía en oportunidad ya tienes una gran ventaja, pero necesitas esa capacitación sobre cómo aprovecharla».

Te interesa


Cargando noticia...