El estrés es una respuesta natural al peligro, y no fue diseñado para enfermarnos o matarnos

La forma en que manejas el estrés podría significar la diferencia entre el éxito y el fracaso

forma-manejas-estres-podria-significar-diferencia-exito-fracaso

©BigStock

Actualizado 09 | 10 | 2020 07:00

Estrés

Los altos niveles de estrés afectan sustancialmente a la productividad y a la claridad mental. En pocas palabras, no podrás hacer mucho si tu mente se nubla y el estrés agota tu energía.

El estrés es una respuesta natural al peligro, y no fue diseñado para enfermarnos o matarnos. De hecho, a veces ofrece la motivación que necesitas para tener éxito, como lo hace en los atletas. Además, el estrés y la adrenalina te mantendrán vivo cuando estés en peligro. Sin embargo, dado que un tigre con dientes de sable no te va a perseguir en un corto espacio de tiempo, no hay necesidad de dejar que tu estrés se descontrole. Cuando permites que tu estrés aumente hace que te bloquees mentalmente y deja que tu pensamiento negativo se salga de control. Los altos niveles de productividad simplemente no son probables.

Comprende los efectos del estrés

Tu cerebro no te sirve cuando tus pensamientos son negativos, neutrales o estresados. Estos estados te ponen en el modo de lucha o huida, lo que no te deja aprovechar todos tus recursos mentales. Cuando piensas positivamente y permites solo un nivel apropiado de preocupación en lugar de un estrés excesivo, tu cerebro se moverá en ese espacio innovador y enfocado.

Controla solo lo que puedas controlar

Cuando los empresarios se quejan de que hay mucho que hacer, hay muchas dinámicas en juego. Una es que asumen el peso y el control de todo al mismo tiempo, incluidas las cosas que están fuera de su control.

Crea una lista de todo lo que tienes en mente y te preocupa. Pregúntate cuánto control tienes sobre cada elemento en cada momento. Es posible que te preocupe que un empleado no termine su trabajo a tiempo, o que una perspectiva prometedora no llegue. Pregúntate si, en este mismo momento, tienes algún control sobre el resultado. Luego, separa tus preocupaciones en dos columnas: una que incluya lo que puedes controlar y otra lo que no puedes controlar en ningún momento. Este ejercicio te ayudará a ver la realidad de tu situación y te ofrecerá una imagen clara de dónde debes enfocar.

Detén la espiral descendente

¿Qué puedes hacer para evitar que se te acumule más trabajo? Por ejemplo, si tienes demasiados proyectos para hacer y asumes más, nunca llegarás al terminarlos todos. Hay momentos en que los emprendedores están tan ansiosos por el negocio que tienen entre manos que, erróneamente, quieren hacer todo lo que complace a todo el mundo. Acepta solo a tu cliente ideal y establece expectativas claras para los plazos. La mayoría de los clientes aceptarán un plazo distante siempre que lo sepan y tú cumplas tu promesa.

Aprende a compartimentar

Una cosa particularmente molesta sobre el estrés es que afecta la capacidad de usar la lógica. Puedes sentir que tienes que hacer todo a la vez. Obviamente, eso es imposible. Intentas concentrarte en una cosa a la vez, pero tu estrés simplemente no te lo permite. Necesitas organizar el cerebro dirigiéndolo a compartimentar cosas. Es como darle permiso a tu cerebro para concentrarse en una cosa a la vez y guardar todo lo demás.

Cuando te sientes abrumado, puede parecer contrario reducir la velocidad, pero eso es lo mejor que puedes hacer. Una vez que te tomes el tiempo para respirar, reformules tus pensamientos negativos, visualices y compartimentes, serás mucho más efectivo en el trabajo y te relajarás en casa.

Sí, puedes elegir ser un empresario frenético, o uno que haga cosas y sea productivo.

Te interesa


Cargando noticia...