No debes lanzarte al vídeo marketing solo porque es tendencia y genera un gran retorno de la inversión

Errores principales de vídeo marketing a tener en cuenta

errores-video-marketing

©BigStock

Actualizado 27 | 04 | 2020 07:00

Vídeo marketing errores

Los consumidores de hoy están recurriendo al vídeo para obtener información. De hecho, “The State of Video Marketing 2020” de Wyzow informa que el 66% de las personas preferiría ver un vídeo corto para conocer un producto o servicio, y solo el 18% preferiría leer un artículo, sitio web o texto.

Pero no debes lanzarte al vídeo marketing solo porque es tendencia y genera un gran retorno de la inversión. Primero, tienes que prepararte.

A continuación, te presentamos 7 errores comunes de vídeo marketing que tu pequeña empresa debe evitar:

  • Tu vídeo es demasiado largo: Cuando estás creando un vídeo, es posible que tengas la necesidad de cubrir la mayor información posible. Pero demasiada información no es buena para los vídeos de negocios. En el mundo apresurado de hoy, cuanto más corto sea el vídeo, mejor funcionará. Un vídeo que dura de 60 a 90 segundos funciona mejor; si dura algo más, la gente no lo verá completo. Asegúrate de entregar tu mensaje principal dentro de los primeros 20 segundos. Corta las partes irrelevantes y ve al grano rápidamente.
  • Tu vídeo ignora las necesidades del cliente: Publicar un vídeo solo por hacer un vídeo es otro error que cometen muchas pequeñas empresas. Antes de escribir el guion de tu vídeo, debes tener en cuenta por qué estás haciendo el vídeo. Investiga a tu público objetivo, encuentra lo que estás buscando y entrega esa información a través de tu vídeo. Si el propósito de tu vídeo es enseñar a las personas sobre tu producto o servicio, tu vídeo debe ser educativo e informativo. Si tu objetivo es lograr que los usuarios realicen una compra, ofrece comparaciones y beneficios relevantes. Y asegúrate de que tus vídeos estén llenos de testimonios y tutoriales para impulsar el proceso de toma de decisiones del cliente.
  • Estás ignorando el SEO: No puedes simplemente hacer un vídeo y publicarlo en YouTube, tu sitio web o tus redes sociales y considerar tu trabajo hecho. Como una pequeña empresa en ciernes, necesitas que mucha gente que busca la solución que ofreces descubra tu vídeo. Esta es la razón por la cual tus vídeos deben poder buscarse y encontrarse. Establece una estrategia de SEO. Averigua cuáles son las palabras clave y entrecrúzalas en el título y descripción del vídeo. Otra técnica de SEO es utilizar imágenes en miniatura interesantes para atraer a la gente a ver tu vídeo. La clasificación del vídeo mejorará a medida que más personas lo vean y les guste.
  • Tu vídeo es promocional, no informativo: Los vídeos son una forma muy efectiva de conectarte con posibles clientes, pero recuerda, a las personas no les gusta que les vendan. Entonces, en lugar de ser demasiado promocional, el vídeo debe guiar a tu cliente potencial a tomar una decisión informada. Intenta captar su atención agregando valor o resolviendo un problema que enfrentan. Comparte un testimonio, cuenta una historia, toca sus puntos débiles y haz que se den cuenta de cómo tu producto sería beneficioso para ellos. No solo a las personas les gustarán tus vídeos, sino que también los compartirán con otros.
  • A tu vídeo le falta una fuerte llamada a la acción: La falta de una poderosa llamada a la acción (CTA) deja a tus prospectos y clientes preguntándose qué hacer a continuación, y tus esfuerzos de marketing terminarán resultando en nada. Cuando alguien siente curiosidad por tu producto y se da cuenta de que lo necesita, un CTA convincente puede ser todo lo que necesitas para impulsarlo a tomar una decisión de compra.
  • Tu vídeo está mal editado: Un vídeo de baja calidad es otro desvío que alejará a tu público objetivo. Las imágenes temblorosas, el audio no sincronizado y los subtítulos perdidos desanimarán a los espectadores a mirar. Además, tus clientes potenciales también pueden asociar un vídeo terrible con tu empresa, reduciendo así el valor de marca de tu pequeña empresa. No necesitas un equipo costoso para producir un vídeo de calidad, pero la inversión en un micrófono y un trípode valdría la pena. Y una vez que se complete la grabación, el vídeo deberá editarse. Si no tienes las herramientas o el conocimiento adecuados, contrata a un editor de vídeo independiente para que haga el trabajo. Minimiza el ruido de fondo, incluye gráficos descriptivos y pon subtítulos para proporcionar una experiencia visual memorable y agradable.
  • No estás rastreando el análisis de vídeo: Los análisis pueden ayudarte a obtener información valiosa para redefinir y modernizar tu estrategia de vídeo marketing. No seguirlos y controlar su rendimiento puede ser fatal. Revisa tu contenido regularmente para descubrir los tipos de vídeos que les gustan a las personas y los que no. Repasa la cantidad de vistas, los datos demográficos de los espectadores y los clics en tus CTA. Realiza pruebas A/B y busca cualquier cambio en los patrones. Analiza las estadísticas, comparándolas con tu estrategia general de marketing, para asegurarte de que todo funcione como lo esperas.

Te interesa

 


Cargando noticia...