Trabajar desde casa requiere un alto nivel de planificación y organización para ser productivo

Establecer límites mientras trabajas desde casa

establecer-limites-trabajas-desde-casa

©BigStock

Actualizado 16 | 11 | 2020 07:00

Trabajar desde casa

Independientemente de lo que suceda con la pandemia del Covid-19, una cosa está clara: vamos a trabajar desde casa, al menos por un tiempo. 

Muchas empresas han decidido que sus empleados puedan adaptarse a un sistema mixto, con días en la oficina y días en casa o que puedan trabajar desde casa para siempre, y otras han dado a sus empleados la flexibilidad de trabajar desde casa durante el próximo año. Para los que prefieren el trabajo remoto, esta es una buena noticia.

Pero para mucha gente, sin embargo, trabajar desde casa ha sido un desafío; requiere un alto nivel de planificación y organización para ser productivo. Esto significa establecer límites entre el trabajo y todo lo demás que sucede en casa. Si no creas límites y sistemas que te ayuden a concentrarte en tu trabajo, no solo no serás productivo, sino que terminarás agotado, no solo en tu trabajo, también en tu vida personal.

Afortunadamente, hay algunas cosas que puedes hacer para crear límites que te ayudarán a ser productivo y a prosperar mientras trabajas desde casa.

  1. Cierra la puerta

Lo más difícil de trabajar desde casa es que no existe la misma separación física entre la vida personal y el trabajo. Cuando vas a una oficina, sabes que estás ahí para trabajar. Cuando trabajas desde casa todo funciona junto, a menos que crees un espacio dedicado para trabajar y vayas allí solo cuando sea el momento de hacerlo.

Lo mejor es tener un espacio con una puerta que puedas cerrar. ¿Por qué? Porque si las personas con las que convives pueden entrar y hablarte, o darte un abrazo o pedirte que vayas a jugar, lo harán. Pero cuando ven que la puerta está cerrada, es una señal de que estás trabajando y necesitas algo de tiempo sin distracciones.

Por cierto, minimizar las distracciones también se aplica al mundo virtual. Si puedes, desactiva las notificaciones de WhatsApp y de tus redes sociales.

  1. Divide tu tiempo

Cuando trabajas desde casa, puede ser difícil mantener un horario regular de 9 a 5. Es importante tener un plan sobre cómo realizarás tu lista de tareas.

Divide tu tiempo a lo largo del día en secciones. Ten una sección de la mañana para escribir, responder correos electrónicos y mensajes. Por la tarde, puedes dedicar una sección de tu tiempo para reuniones, cada una programada en conjunto para que no interrumpan otras tareas.

Esto también facilita la priorización. Si alguien quiere tener una reunión, simplemente ofrécele un tiempo durante tu próxima “sección”. Si surge una tarea, debes encajarla en el bloque de tiempo apropiado o tendrá que esperar.

  1. Planifica cuándo termina tu jornada laboral

Tan importante como ser intencional sobre cómo usas tu tiempo es ser intencional sobre cuándo dejas de trabajar. Y dejar de trabajar es dejar de trabajar. No más correos electrónicos o mensajes de Slack o “Solo necesito enviar esta única cosa”. Solo para.

Siempre habrá mucho trabajo por hacer, pero si no decides cuándo detenerte, nunca lo harás. Seguirás trabajando e, incluso si amas lo que haces, no es bueno. Necesitas equilibrio en tu vida con tiempo para hacer otras cosas. Eso comienza con la decisión de dejar de trabajar.

Pero dejar de trabajar no sucede por casualidad. Y si esperas hasta estar en medio de un gran proyecto para tratar de averiguar dónde detenerte, la mayoría de las veces no lo harás. Siempre encontrarás una razón para seguir trabajando.

En cambio, cuando planifiques tu día, decide cuándo dejarás de trabajar. Cuando llegues a ese punto, detente, incluso si tienes más cosas que hacer que cuando comenzaste. Sal y no pienses en nada de eso. Todo seguirá ahí por la mañana, cuando puedas planificarte  para hacerlo todo.

Me interesa


Cargando noticia...