Cuando te obligas a cambiar de un trabajo mentalmente agotador a otro, no solo estás perdiendo el tiempo, sino también estás agotando tus reservas de energía.

Mitos sobre la multitarea que pueden estar arruinando tu productividad

mitos-multitarea-productividad

©BigStock

Actualizado 25 | 08 | 2020 12:47

Multitarea

En un momento en el que los límites entre nuestro trabajo y nuestra vida personal derivados del Covid-19, la multitarea se siente como una solución natural.

La capacidad de cambiar entre tareas a menudo te hace sentir que estás haciendo mucho, pero varios estudios han demostrado que esta rutina constante de cambiar de tarea no es una forma efectiva de progresar y puede afectar nuestro cerebro. Este hábito no solo puede agotar tu energía, sino que la multitarea constante puede hacer que parezca más atractiva, creando un ciclo adictivo.

De hecho, algunos expertos dicen que si no puedes sentarte y hacer un trabajo profundo, puede ser el momento de considerar si estás en el trabajo correcto. Sentirte realizado en un rol es una cosa, pero si ni siquiera puedes concentrarte, puede que no sea una buena señal para el progreso profesional a largo plazo.

Obviamente, hay momentos durante esta pandemia en los que todos tenemos que realizar múltiples tareas, especialmente si eres padre. Pero también puede haber ocasiones en las que optes por realizar varias tareas simultáneamente, cuando en realidad es la opción menos eficiente. Comprender estos tres mitos comunes sobre la multitarea puede ayudarte a administrar tu tiempo de manera más productiva:

Sientes una sensación de logro, lo que implica que estás trabajando mucho

Las personas que realizan múltiples tareas al mismo tiempo a menudo se vuelven adictas a este ciclo de logros a pequeña escala (y generalmente se ejecutan a un nivel subóptimo) sin darse cuenta de que están dedicando más tiempo a completar su trabajo que si hubieran optado por ceñirse a una tarea. Se trata, entonces, de una sensación falsa.

El enfoque contrario se llama monotasking, que significa eliminar los saltos y concentrate profundamente en una solo proyecto.

Ahorras energía al cambiar de tarea

La verdad es que cuando te obligas a cambiar de un trabajo mentalmente agotador a otro, no solo estás perdiendo el tiempo, sino también estás agotando tus reservas de energía.

Además, cuando pasas rápidamente al siguiente elemento “pendiente”, dejas en tu pensamiento la presencia fantasmal de la última tarea. A esto se le llama “residuo de atención”, que es tan poco atractivo como parece. Básicamente, es la idea de que, aunque has pasado a tu siguiente tarea, tu cerebro se queda conectado a la anterior. Incluso un vistazo rápido entre un artículo que estás leyendo en tu bandeja de entrada puede reducir drásticamente tu función cognitiva.

Mejoras la multitarea cuanto más la practicas

Solo podemos realizar con éxito tareas simples y memorizadas cuando realizamos múltiples tareas. Las tareas más sencillas intelectualmente y simples suelen estar bien para hacerlas a la vez; a menudo son actividades habituales que no sobrecargan la memoria de trabajo.

Pero para tareas más exigentes y complejas, es importante que dirijas tu mejor yo hacia estos esfuerzos, o sufrirás las consecuencias de un desempeño deficiente.

Si estás intentando completar dos tareas a la vez, es una mala idea pensar que ambas resultarán en un trabajo fantástico, siendo probable que las empeores.

Una investigación de Stanford afirma que cuantas más tareas simultaneas realiza una persona, más se dispersa su cerebro, es menos creativa y desarrolla menos inteligencia emocional. En algunos casos, incluso puede reducir el coeficiente intelectual en varios puntos, de modo que su cerebro tenga un rendimiento tan bueno como el de un niño de 8 años.

Me interesa

 


Cargando noticia...