Estos son algunos de los errores típicos que como emprendedor debes tener cuidado de evitar al construir tu negocio.

Cómo evitar los principales errores que cometen las empresas emergentes

principales-errores-cometen-empresas-emergentes

©BigStock

Actualizado 18 | 08 | 2020 07:00

Los fundadores de startups deben tener en cuenta que las diferentes etapas del negocio dependen de varias decisiones importantes.

Estos son algunos de los errores típicos que como emprendedor debes tener cuidado de evitar al construir tu negocio.

  • Muchos fundadores de startups no son flexibles con sus ideas originales y su proceso de toma de decisiones: La flexibilidad es un elemento clave para el éxito de una startup. Inicialmente, es vital que conozcas las necesidades del mercado y la demanda potencial de tu producto o servicio. La investigación, los estudios de mercado y la validación son fundamentales. Si vas a  lanzar un producto, es inteligente construirlo por etapas. Asegúrate de verificar qué necesita el mercado y validar el producto en cada etapa. Si la retroalimentación del mercado entra en conflicto con el diseño, puedes minimizar las pérdidas con el rediseño. Ser flexible te ayuda a impulsar rápidamente tu startup en función de los comentarios del mercado. Apegarte rígidamente a tu concepto central original puede resultar un error.
  • Las empresas emergentes suelen contratar a demasiadas personas con habilidades similares: La diversificación de las personalidades, los conjuntos de habilidades y los antecedentes del equipo son esenciales para construir una empresa sólida. Las empresas emergentes pueden verse tentadas a contratar personas de ideas afines con el mismo conjunto de habilidades y tipo de personalidad. Pero es mejor tener una perspectiva diversa entre los empleados, ya que diferentes perspectivas a menudo conducen a las mejores soluciones posibles. Si tu startup es una empresa de software, por ejemplo, es posible que necesites uno de los mejores ingenieros, pero también necesitas programadores junior para equilibrar la experiencia, las habilidades y la velocidad. El coste es otro acto de equilibrio y, a menudo, tiene sentido tener una combinación de recursos internos y externos. Muchas startups exitosas subcontratan algunos de sus servicios requeridos, como los RRHH, la contabilidad y los servicios de TI. La subcontratación del desarrollo de productos, hasta cierto punto, también puede brindar a las nuevas empresas un importante beneficio de coste-rendimiento.
  • Muchos fundadores no conocen completamente el mercado: Es muy importante que los fundadores de startups conozcan bien el mercado. Algunos fundadores lanzan sus negocios en un entorno con demasiada competencia. Pregúntate: “¿Cuál es mi propuesta de venta única y cómo nos diferenciaremos de la competencia?”. A medida que aprendas más sobre la industria en la que estás ingresando, conocerás los obstáculos y cómo puedes superarlos. Conocer el mercado y estar bien preparado te ayudará a ejecutar con éxito.
  • Es posible que los fundadores no sepan cuánto capital recaudar y cuánto porcentaje ofrecer: Muchos fundadores de startups no saben cuánto porcentaje de las acciones ofrecer en cada etapa de crecimiento de la startup. En muchos casos, terminan cediendo demasiado en una etapa temprana de la empresa, a cambio de poco capital. Y cuando necesitan recaudar más fondos, el trato se vuelve menos atractivo para los nuevos inversores. Saber cuánta equidad ofrecer en cada etapa es fundamental. A medida que tu startup avanza hacia la salida, tú y los miembros claves del equipo necesitáis suficientes acciones para mantener la motivación para hacer avanzar a la empresa. De lo contrario, el equipo no tendrá suficiente fuerza motriz para alcanzar un evento de liquidez exitoso.
  • Los fundadores obtienen capital de una fuente o de un número limitado de ellas: No te centres en un solo inversor o venture capital; necesitarás capital de diversas fuentes para impulsar tu crecimiento. La diversificación del capital recaudado es un elemento clave para el éxito de una startup. Confiar en un venture capital o en un solo inversor es un error común; el problema es que puede haber menos apoyo general en futuras rondas de financiación. Múltiples inversores ayudan a resolver este problema, ya que cada uno tiene sus propios grupos de capital y redes para respaldar las necesidades de las nuevas empresas en cada etapa de su crecimiento.

Me interesa


Cargando noticia...