Fortalecer tus relaciones

5 prácticas para fortalecer tus relaciones

practicas-para-fortalecer-tus-relaciones

©BigStock

Actualizado 28 | 10 | 2019 07:00

Fortalecer relaciones

Descubre las cinco prácticas simples y significativas que, si se aplican consistentemente, fortalecerán cada relación importante que tengas, comenzando con la relación contigo mismo/a.

Todos queremos relaciones sanas, fuertes y hermosas, de modo que cuando surjan los desafíos, tengamos la capacidad de superarlos, trabajando en equipo. A pesar de ese fuerte deseo, nuestro comportamiento diario a veces parece ir en la dirección opuesta.

Definitivamente hay prácticas que fortalecen nuestras relaciones y otras que gradualmente las destruyen. No estamos hablando solo de relaciones sentimentales, sino de cualquier relación significativa que tengamos en nuestras vidas.

Es importante autoevaluar qué tipo de comportamientos exhibimos en nuestras relaciones más importantes para garantizar que los fortalezcamos y no impulsamos su deterioro. Y aunque esto puede ser de sentido común, definitivamente no es una práctica común.

No hay fórmulas perfectas para las relaciones, es un arte. Sin embargo, la invitación es que comiences a ver con más cuidado tus relaciones clave y estos 5 ingredientes están siempre incluidos.

Escucha

“Escuchar es un arte que requiere atención sobre el talento, el espíritu sobre el ego, sobre los demás”. Dean Jackson

En los 7 hábitos de las personas altamente efectivas, el Dr. Stephen Covey lo definió de una manera genial y empática: primero busca comprender y luego ser comprendido. Escuchar es una forma de dar aire psicológico y un componente clave en todas las relaciones humanas saludables.

¿Cuántos de nosotros escuchamos para replicar, para dar un argumento, para convencer o invalidar la posición de la otra parte? ¿Qué pasaría si escucháramos solo para comprender, incluso si no estamos de acuerdo con la perspectiva de la otra persona, o para captar los sentimientos del otro, sus preocupaciones, sus deseos, sus ansiedades? Simplemente para hacer una conexión humana.

Escuchar es una actividad selectiva que implica prestar atención. Si quieres entender mejor a otra persona, debes observar el lenguaje corporal que nos habla más allá de las palabras y ser vulnerable para conectarte con sus sentimientos.

Escuchar con atención es un acto de afecto, es estar presente para la persona que nos está hablando, entregar nuestro tiempo, una parte de nuestra vida. Cuando escuchas le estás diciendo a la otra persona “eres importante para mí”.

Anima con amabilidad

“Anima en lugar de quejarte”.

Podemos dar esta inyección de energía moral a las personas que apreciamos.

El ánimo le dice a la gente que creemos en ella; incluso si no logran el resultado deseado. Consiste en recordar sus cualidades o fortalezas.

Cuántas veces nuestro compañero, hijos o parientes nos cuentan sus sueños o metas con alegría (se puede ver en el brillo de sus ojos) y respondemos con estadísticas trágicas. El mundo está lleno de asesinos de sueños.

Hay que escuchar a las personas que te importan sin juzgarlas y animándolas. Si piden nuestra opinión, se la das sin desacreditar sus ideas.

Da soporte

“Acéptame en mi punto más fuerte. Apóyame en mi punto más débil”

Si pides ayuda, estoy aquí para ti. Eso es soporte. La primera persona a la que debemos apoyar es a nosotros mismos. No puedo dar lo que no tengo.

Dile a las personas que aprecias acerca de las áreas donde puedes brindar apoyo si lo requieren.

Respétate a ti mismo y a los demás

“La mayoría de las buenas relaciones se basan en la confianza y el respeto mutuos”

Por más obvio que parezca, muchas relaciones aparentemente fuertes se han roto con pequeños y repetitivos actos de falta de respeto. El respeto implica consideración y atención , lo que no siempre es fácil de otorgar a nuestros seres queridos.

Así que pregúntate esto: cuando estás tomando una decisión significativa, ¿tienes en cuenta tus necesidades y las de las personas que aprecias, o solo te enfocas en ti?

Si actúas continuamente solo desde tu punto de vista, no estás promoviendo el respeto mutuo que requiere una relación madura. Es una situación de ganar-perder.

El respeto también significa aceptar que los demás puedan tener diferentes paradigmas y que habrá muchos casos en los que no se esté de acuerdo.

Habla con las personas más cercanas y pregúntales si se sintieron poco respetados por ti recientemente y en qué situación. A veces actuamos pensando que nuestro enfoque es el mejor y no nos damos cuenta de que nuestras acciones pueden faltarle el respeto a los demás.

Aceptarlos tal como son

“La opinión de otra persona sobre ti no tiene que convertirse en tu realidad”

Todos tenemos nuestras virtudes y deficiencias, fortalezas y debilidades. Entonces, ¿por qué solo enfocarse en lo que menos nos gusta de los demás, resaltando sus fallos y corrigiéndolas en lugar de mirar más sus cualidades?

Son seres humanos como tú, tratando de superar su propia cuota de desafíos con gracia mientras disfrutan el viaje.

Si has leído sobre el hecho de que las personas más cercanas a nosotros son nuestros mejores espejos, entenderás que nuestra falta de aceptación hacia ellos está vinculada a nuestra falta de aceptación de muchos aspectos de nosotros mismos.

Aceptar es el primer paso para comenzar a valorar nuestras diferencias y reconocer la individualidad inherente del ser humano. También es un acto de respeto que se les debe a nuestros seres queridos.

Siempre comienza contigo mismo. ¿Me acepto a mí mismo como soy ? ¿O soy muy duro/a conmigo mismo? ¿Critico continuamente a los demás y me concentro en lo que considero sus debilidades o veo fácilmente sus fortalezas?

En la medida en que puedes aceptarte a ti mismo, amplías tu capacidad de aceptar y apreciar a los demás.

Te interesa:

 


Cargando noticia...