Imagina poder interactuar con un “gemelo digital” de tamaño real en cada lugar que existe en el mundo físico, desde una oficina en tu hogar

La oficina del futuro será más extraña de lo que piensas

oficina-del-futuro

©BigStock

Actualizado 22 | 06 | 2020 07:00

Oficina del futuro

A estas alturas, es casi imposible que no hayas oído hablar de la tecnología inalámbrica 5G. Si bien la mayoría de las “generaciones” de tecnología resultan ser incrementales en lugar de revolucionarias, parece que la 5G puede llegar a ser un verdadero negocio.

La tecnología inalámbrica 5G permitirá transferencias de datos de hasta 10 gigabytes por segundo, lo suficientemente rápido como para descargar una película completa HD a un teléfono inteligente en menos de un segundo. Eso redefinirá lo que queremos decir con trabajar desde casa.

Imagina poder interactuar con un “gemelo digital” de tamaño real en cada lugar que existe en el mundo físico, desde una oficina en tu hogar. Un gerente de planta en Seattle puede sumergirse en una fábrica en Vietnam; puede ver, escuchar, sentir e incluso oler la fábrica. Los avatares de ejecutivos pueden aparecer en una sala de conferencias en cualquier parte del mundo. Los médicos pueden incluso ayudar con cirugías en hospitales lejanos, operando de forma remota utilizando hologramas tridimensionales inmersivos transmitidos directamente a sus hogares u oficinas.

Al igual que el PC e Internet transformaron las oficinas en lugares de trabajo abiertos, la tecnología 5G inevitablemente hará lo mismo.

  1. Los lugares de trabajo serán como los edificios de Minecraft: Como todos podremos trabajar de forma remota, habrá pocas o ninguna razón para tener oficinas tradicionales. Un lugar de trabajo virtual liberará a los arquitectos para diseñar y construir rápidamente espacios de trabajo virtuales que inspiren a los trabajadores, faciliten la colaboración y refuercen la identidad de la marca. Es imposible predecir cómo serán estos lugares de trabajo virtuales, pero probablemente no replicarán nuestros entornos de trabajo actuales.
  1. No sabrás cómo son realmente tus compañeros de trabajo: Si bien el artículo de Quartz sugirió que los trabajadores tendrían “gemelos digitales”, es muy poco probable que las personas puedan resistirse a “arreglar” sus avatares. Una vez que esto sea aceptable, no sabrás si tus compañeros de trabajo realmente se parecen a sus avatares.
  1. El sesgo de género y racial será imposible: Dado que las entrevistas se llevarán a cabo virtualmente, los candidatos seleccionarán avatares que coincidan con las expectativas de esa cultura particular de la compañía. Como nadie sabrá la apariencia real del candidato, los entrevistadores serán menos propensos a contratar en base a prejuicios inconscientes. Incluso es posible que algunas compañías graviten hacia tener “normas” avatar, donde todos los trabajadores se parezcan entre si.
  1. El robo de avatar será una seria amenaza: Si crees que el robo de identidad es un gran problema ahora, espera a que la oficina del futuro esté funcionando. Los hackers podrán robar tu avatar y hacerse pasar por ti en el trabajo. Así disfrazados, podrían, por ejemplo, visitar tu grupo (virtual) de I + D y robar secretos corporativos, o sabotear operaciones arrojando llaves digitales en los procesos comerciales.
  1. Ciudades sin zonas empresariales: Debido a que todos trabajaremos de forma remota, las empresas abandonarán miles de kilómetros de espacio de oficinas, especialmente en ciudades donde haya polígonos empresariales. La población en las ciudades de alta renta se reducirá, dejando un montón de bienes inmuebles vacantes. Por supuesto, puede haber otras razones por las cuales la gente quiera vivir allí pero, si la oficina del futuro es virtual, tal vez nuestras relaciones personales también sean virtuales.

Te interesa

 


Cargando noticia...