Trabajar de freelance

5 habilidades clave para nuevos freelances

habilidades-clave-nuevos-freelances

©BigStock

Actualizado 17 | 11 | 2020 13:17

Trabajar de freelance

El trabajo a distancia generado por el Covid19 ha revolucionado el panorama empresarial y laboral, principalmente porque muchas personas se han visto obligadas a trabajar desde casa. 

Primero, distingamos entre los términos trabajo remoto y trabajo autónomo:

  • El trabajo remoto es cualquier tipo de trabajo realizado de forma remota. Si bien no equivale al término “trabajar desde casa”, comúnmente se confunde con él. Puedes trabajar de forma remota desde tu casa, patio trasero, una cafetería cercana o desde cualquier otro lugar del mundo.
  • El trabajo autónomo o, más precisamente, el trabajo autónomo online, es un subtipo de trabajo a distancia. La diferencia entre el trabajo autónomo y otros tipos de trabajo remoto es que no tiene que ir acompañado de un contrato con una empresa. Muchos autónomos (freelances) trabajan por proyecto y muchos se transforman en nómadas digitales.

En este sentido, los autónomos que desempeñan su trabajo como freelances necesitan construir una reputación para que se les ofrezcan o puedan acceder a mejores proyectos/trabajos, lo que significa que necesitan mejorar continuamente sus habilidades y, además, tener habilidades de marketing para poder representarse a sí mismos con éxito. Además de eso, deben ser expertos en tecnología, sin importar su profesión, y siempre tener una opción de respaldo en caso de que algo salga mal.

Veamos qué habilidades son importantes para que los freelance tengan éxito.

Habilidades duras

Las habilidades duras que necesitan los freelances no difieren mucho (si es que lo hacen) de las habilidades duras que los trabajadores de oficina deben tener. Estas están vinculados exclusivamente a la elección de la educación y la vocación.

Las ocupaciones comunes entre los freelances incluyen redacción, edición, tutoría, marketing, atención al cliente, diseño gráfico y web, asistencia virtual, fotografía, ventas, llevanza de libros, contabilidad, ventas y coaching. También es habitual cualquier tipo de consultoría.

Además, los autónomos freelance deben ser expertos en tecnología y estar versados en una variedad de herramientas online, particularmente herramientas de comunicación y, al menos, en aplicaciones comunes para autónomos (Slack, Asana, Trello y similares).

Habilidades blandas

Cuando se trata de habilidades blandas, además de las habituales que se consideran beneficiosas en cualquier entorno empresarial, los trabajadores freelance también deben aprender a ser sensibles a la cultura porque, tarde o temprano, pueden encontrarse trabajando con clientes de diferentes países dada la actual globalización y las plataformas internacionales para freelances.

La comunicación interpersonal y el pensamiento crítico, por lo tanto, encabezan la lista de habilidades blandas que todofreelance debería desarrollar, independientemente de su profesión.

Habilidades de gestión del tiempo

Como todos hemos visto durante esta pandemia, los trabajadores no experimentados en el trabajo remoto a menudo tienen dificultades con la gestión del tiempo.

Dicho esto, las personas que deciden convertirse en freelances y no tienen experiencia previa en el desempeño de sus tareas bajo diferentes reglas, necesitan aprender a administrar su tiempo.

Esto no se aplica solo al horario de trabajo; más bien, debe tenerse en cuenta, al menos al principio, todas las actividades diarias .

Esto es especialmente importante para los autónomos con una rutina más o menos regular (a diferencia de los autónomos por proyecto, que cambian sus horarios todo el tiempo para adaptarse a los proyectos), por ejemplo, representantes de atención al cliente y asistentes virtuales, porque si no pueden priorizar y asignar suficiente tiempo para cada tarea, no podrán hacerle frente.

Habilidades de negociación

Es absolutamente crucial que todo freelance aprenda a negociar.

Primero, para poder ganarse la vida, los freelances deben saber cómo convencer a los clientes de que son la persona adecuada para el trabajo. En la mayoría de los casos, esta “convicción” tiene lugar online, lo que significa que el lenguaje corporal tradicional no ayudará mucho.

La “netiqueta” (conjunto de normas de convivencia en Internet) tiene sus propias reglas, altibajos, y también hay numerosos pequeños factores a considerar. Es decir, generalmente se considera poco profesional asistir a una reunión online con tus hijos jugando de fondo. A veces, incluso un fondo que muestre algo más que una pared en blanco se considerará poco profesional.

Además de eso, las negociaciones a las que hacen frente los freelances son algo diferentes a las que realizan los trabajadores de oficina. Para empezar, generalmente todo comienza por escrito (proceso de solicitud, un CV y un portafolio adecuados, etc.), lo que significa que los freelances también deben ser excelentes comunicadores y estar familiarizados con el lenguaje comercial apropiado.

Dependiendo del cliente potencial, el enfoque deberá cambiar. Algunos clientes prefieren la etiqueta profesional, mientras que otros adoptan un enfoque más relajado.

En pocas palabras, los freelances no solo deben estar versados en diferentes técnicas de comunicación y tener habilidades de negociación, sino que también deben poder equilibrar estas variables.

Habilidades para tomar de decisiones

Hay muchas decisiones que tomar cuando se es freelance. Esto trasciende la percepción habitual de la gestión de tareas y tiempo en más de un sentido.

Para empezar, los freelances deben aprender a “leer” a las personas. No todos los clientes son honestos, y mucho menos justos, y no todos los proyectos son lo que parecen a primera vista. Incluso si solo uno de estos factores se pierde, las consecuencias pueden ser desastrosas.

Es justo decir que los fallos de comunicación ocurren con más frecuencia en la comunicación online. Porque hablar con clientes en persona permite a los participantes de la discusión aclarar cualquier posible malentendido en el acto. En la comunicación escrita, es más complicado. Las cosas pueden irse al traste fácilmente, incluso con una falta de comunicación aparentemente pequeña.

Por lo tanto, los freelances necesitan saber cuándo aceptar un proyecto y cuándo dejarlo ir y, lo que es más importante, deben poder tomar decisiones rápidamente.

La toma de decisiones es una habilidad que la gente perfecciona durante toda su vida, pero para los freelances, un simple error de cálculo puede marcar la diferencia entre todo un mes de trabajo o no llegar a fin de mes.

En definitiva, trabajar como freelance es una gran oportunidad para que cualquier persona haga cambios en su carrera profesional, se adapte a la nueva realidad provocada por el Covid19 o se reinvente, pero se debe trabajar esta serie de habilidades para alcanzar el éxito.

Me interesa


Cargando noticia...