Elimínalas de tus respuestas y sonarás más convincente.

7 expresiones que nunca debes utilizar al responder una pregunta

expresiones-nunca-debes-utilizar-al-responder-una-pregunta

©BigStock

Actualizado 31 | 01 | 2020 07:00

Hacer preguntas es una habilidad de comunicación crucial. Es importante para las entrevistas de trabajo, las conversaciones con tu jefe o empleados, el trato con los clientes y, prácticamente, cualquier situación laboral.

Pero con demasiada frecuencia nos saboteamos iniciando nuestra respuesta con palabras sin sentido. A veces pronunciamos estas expresiones para darnos tiempo para pensar. Otras veces, recurrimos a estos términos porque tenemos miedo de hacer una pausa. Estas expresiones vacías a menudo se dicen inconscientemente, pero socavan nuestras ideas.

Aquí está la solución: haz una pausa antes de responder.

Puedes hacer una simulación de situaciones de preguntas y respuestas con un amigo y graba tus comentarios. Probablemente descubrirás que estás utilizando estos términos de relleno y no lo sabes.

A continuación, te indicamos las siete expresiones con las que iniciamos una respuesta más comunes. Elimínalas de tus respuestas y sonarás más convincente.

  • “Um”: El uso de “um”, o su pariente cercano “ah” al comienzo de una respuesta, hace que el hablante suene duditativo. Así ha sido durante cientos de años. Ya en el siglo XVII, “um” se identificó como “un sonido que denota vacilación”. Puede ser difícil renunciar a este comportamiento. Pero inténtalo una, dos y cada vez que puedas, y finalmente lo harás.
  • “Bueno”: Esta es otra expresión que se desliza en nuestras respuestas y es mejor dejarla de lado. Cuando Henry Blodget, editor jefe de Business Insider, preguntó a Jeff Bezos “¿Puede Amazon ganar dinero?” Bezos respondió: “Bueno, sí, y de hecho lo hemos hecho en el pasado”. La vacilación antes de decir “sí” hace que Bezos parezca que no está muy seguro. Responder con un “sí” enfático es más convincente.
  • “Déjame pensar”: ¿Por qué pedir permiso para hacer lo que deberías hacer con cualquier respuesta? No inspirarás confianza si tu jefe te pregunta cuándo terminarás un proyecto, y respondes: “Déjame pensar, ah, debería estar listo en una semana”.
  • “Ya sabes”: Comenzar una respuesta con “ya sabes” o “como sabes” es igualmente una mala elección. Si tu interlocutor supiera la respuesta, no habría hecho la pregunta. Si un reclutador te pregunta: “¿Por qué crees que eres adecuado para este puesto en marketing?” Y tú respondes: “Ya sabes, soy una buena opción para este trabajo debido a mi experiencia en el campo”, el “ya sabes” puede ser aniquilador.
  • “Esa es una buena pregunta”: Es frecuente escuchar a alguien comenzar una respuesta con “Esa es una buena pregunta”. ¿Por qué las personas comienzan de esta manera? Están ganando tiempo para pensar pero no tienen que evaluar la pregunta, tan solo responderla. Las personas que responden con “esa es una buena pregunta” pueden parecer condescendientes, como si estuvieran enjuiciando al que formula la pregunta.
  • “Esa es una pregunta difícil”: Esta forma de comenzar a responder es otro ejemplo de una frase que sirve para evaluar la pregunta. También puede ser muy peligroso, ya que sugiere que el hablante está luchando por pensar en una respuesta. Si realmente te han planteado un tema desafiante, puedes hacer una pausa y luego decir algo como “Eso es algo en lo que pensamos mucho y no hay una respuesta fácil”.
  • “Me preguntan mucho”: Se comienza una respuesta de esta forma cuando un orador piensa en silencio: “Oh, esto otra vez” o “He respondido esto un millón de veces”. Pero la expresión sugiere e implica al entrevistador que la pregunta es aburrida.En su lugar, podrías introducir un toque de humor, por ejemplo, cuando escuches una pregunta de sondeo que esté en la mente de todos. Podrías comenzar tu respuesta, “¡Me preguntaba cuándo llegarías a preguntarme eso!” O, “¡Estoy seguro de que a todos en esta sala les gustaría escuchar la respuesta a esta pregunta!”

Te interesa

 

 

 

 


Cargando noticia...