Parece que cualquiera debería poder prescindir de sus dispositivos durante media hora sin asustarse, pero te sorprenderá lo difícil que es lograr incluso este nivel de abstinencia

¿Enganchado a tus dispositivos? Haz estas 3 pruebas para averiguarlo

enganchado-dispositivos

©BigStock

Actualizado 08 | 09 | 2020 11:40

Adicción smartphone

Si crees que no estás conectado emocional y psicológicamente a tu smartphone, tablet, ordenador e internet, posiblemente te estés engañando a ti mismo. Prueba a hacer una limpieza digital rápida y mira cuánto tiempo duras y lo dolorosa que puede ser la experiencia.

Cuando actualicen la literatura psiquiátrica sobre este período en nuestra civilización, seguro que habrá un gran cambio en la jerarquía tradicional de las necesidades de Maslow, que enumera cinco requisitos principales para el ser humano: necesidades corporales, seguridad, amor/pertenencia, estima y autorrealización.

Entre las cosas que la pandemia del Covid-19 y el trabajo remoto han dejado en claro es que la nueva pirámide de Maslow tendrá que dar cabida al impacto masivo que la tecnología y las redes sociales han tenido en cada parte de nuestras vidas. Está bastante claro que el acceso a internet será fundamental para las nuevas clasificaciones porque la conexión continua se ha vuelto inimaginablemente esencial y central para nuestras vidas, y afecta directamente a prácticamente todos los niveles de comportamiento anteriores en el análisis de Maslow.

El sustento, la seguridad, la sociedad, la reputación y la satisfacción están íntimamente entrelazados actualmente en nuestras interacciones con nuestros dispositivos, y en gran medida son inevitables e ineludibles. Pregúntate si crees que realmente vale la pena salir a caminar o correr si realizas un seguimiento de tus esfuerzos y tu Fitbit no está cargado. Los pasos que no se miden y sincronizan no valen. No puedes compartir y sonreír sobre lo que el sistema no puede ver. ¿Entonces cuál es el problema?

Para darte una idea de lo extenso que es el problema, en caso de que no hayas sufrido ningún corte de Internet o energía recientemente, hayas perdido tu smartphone o no hayas cargado lo suficiente tus dispositivos, prueba estos sencillos experimentos.

Prueba 1: Silencia y guarda tus dispositivos en algún lugar fuera de la vista y el oído durante 30 minutos entre las 9 de la mañana y las 6 de la tarde.

Parece que cualquiera debería poder prescindir de sus dispositivos durante media hora sin asustarse, pero te sorprenderá lo difícil que es lograr incluso este nivel de abstinencia. Todos tenemos prisa. Todos estamos conectados, nos guste o no, mucho más cerca de 24/7 de lo que alguna vez quisimos estar. Y estar sin nuestros dispositivos, incluso por un breve intervalo de tiempo, produce mucha más ansiedad e incomodidad de lo que cabría esperar. Por supuesto, los médicos, las madres/padres, los policías, etc., pueden racionalizar la necesidad de estar siempre disponibles, pero es una necesidad mucho más física y emocional que cualquier requisito vocacional. Esto no es solo una conveniencia o un consuelo, sino más bien una compulsión y, para nuestros hijos, se está volviendo endogámico.

Prueba 2: Siéntate solo y en silencio durante 20 minutos sin mirar tu teléfono, pantalla u otro dispositivo.

Olvídate de la angustia constante del FOMO. Hoy, cogemos y revisamos nuestros teléfonos con exactamente el mismo tipo de urgencia y las mismas razones que una persona adicta al tabaco busca un cigarrillo.

Prueba 3: Resiste la tentación de mirar tu teléfono u ordenador durante 10 minutos después de escuchar el sonido de un mensaje de texto, correo electrónico, llamada o tweet.

Somos fanáticos de esos sonidos, aunque inevitablemente nos decepcionamos cuando realmente lo comprobamos. Resulta que hoy nadie, excepto algunos ciberdelincuentes, envía mensajes de texto para hacerte saber que has heredado un millón de euros de un pariente perdido hace mucho tiempo. Pero eso no evitará que mires rápidamente tu dispositivo la próxima vez que suene.

Estamos viendo una y otra vez que no sabemos ni somos realmente conscientes de lo poderosa y controladora que puede ser la tecnología en nuestras vidas hasta que es demasiado tarde para dar marcha atrás o tratar de restringir su influencia. La batalla del smartphone está perdida. No podemos vivir sin ellos.

Me interesa

 


Cargando noticia...