Piensa en tu personalidad y hábitos

Cuando debes hacer públicos tus objetivos y cuando no

cuando-debes-hacer-publicos-tus-objetivos-y-cuando-no

©BigStock

Actualizado 28 | 11 | 2018 07:00

Objetivos profesionales

¿Compartir tus metas te ayuda a progresar? Algunas investigaciones dicen que sí , pero también hay estudios que dicen que es mejor que te las guardes para ti.

Al parecer, compartir tus objetivos puede ser beneficioso y motivarte. Pero también puede ser un impedimento para tomar medidas, darte una falsa sensación de logro y hacer que sea menos probable que sigas adelante.

Entonces, ¿qué hacer cuando la ciencia no tiene una respuesta clara? Examina la meta particular que estás tratando de lograr, piensa en tu personalidad y hábitos y toma una decisión basada en las circunstancias específicas. ¿No sabes por dónde empezar? Aquí hay algunas pautas.

Haz públicos tus objetivos si necesitas (y prospera) la responsabilidad externa

A algunos de nosotros nos resulta difícil motivarnos cuando no tenemos a nadie a quien responder. Si caes en esta categoría, es probable que pospongas las tareas y las lleves al día siguiente, a la semana siguiente o al mes siguiente si no le cuentas a nadie sobre tus esfuerzos. Sin embargo, cuando anuncias esa intención a los demás, te verás impulsado a la acción porque no quieres quedar mal, ya que salvar tu prestigio se convierte en tu motivación para actuar.

Esta estrategia funciona para aquellos que responden bien para cumplir con las expectativas externas pero luchan para avanzar con sus propias resoluciones personales.

Mantén tus metas en silencio si ser responsable ante alguien no te motiva

Por supuesto, no todos trabajan de esta manera. A algunas personas no les gusta que les digan qué hacer, y cuando alguien trata de hacerlo, se ven obligadas a hacer lo contrario. Este tipo de persona es rebelde y no responde a ningún tipo de expectativas (internas o externas).

Si te identificas como una persona rebelde, probablemente no obtendrás muchos beneficios al hacer públicos tus objetivos. La única excepción sería si sabes con seguridad que todos los que te rodean dirán “nunca podrías hacer eso”, y estarás motivado/a para demostrar que están equivocados.

Haz públicos tus objetivos si te dan un sentido de comunidad y esto te motiva

Algunas metas son muy difíciles de lograr en un grupo, pero otras funcionan bien para construir una comunidad. Es por eso que los empleados que son conscientes de los objetivos de la compañía y cómo su trabajo encaja en el panorama general tienden a participar más y están más motivados para cumplir sus objetivos.

Los objetivos no laborales también pueden crear este tipo de camaradería. Por ejemplo, tres amigos que están procurando ahorrar dinero pueden reunirse e intercambiar ideas que estén dentro de su presupuesto. Un grupo de compañeros de habitación que se comprometieron a comer una dieta más saludable pueden turnarse para cocinar y hacer ciertas comidas juntos.

Compartir los objetivos con otras personas que intentan hacer lo mismo aprovecha nuestro deseo y necesidad de conexión social, algo que todos tenemos.

Mantén tus objetivos a recaudo si están demasiado unidos a tu identidad

Algunas metas están profundamente relacionadas con tu identidad, mientras que otras tienen más que ver con el progreso. Ejemplos de objetivos de identidad incluyen ser un gran padre o ser un líder inspirador. Los objetivos de progreso, por ejemplo, pueden ser dominar una pieza compleja en el piano o resolver un problema matemático.

De acuerdo con un estudio de 2009, compartir una meta de identidad puede ser perjudicial para el que busca la meta. Esto se debe a que cuando un observador elogia un objetivo (por ejemplo, ¡es tan bueno que esté tratando de ser un gran padre!), sus comentarios pueden hacer que el creador de objetivos sienta que ya ha logrado lo que se propuso hacer. Como resultado, ponen menos esfuerzo en hacer las cosas que son necesarias para lograr ese objetivo de identidad.

Haz públicos tus objetivos si la competencia los impulsa

En un estudio de 2016, se asignó a los participantes que ingresaran a uno de los cuatro tipos diferentes de clases de ejercicios: clases individuales sin competencia, clases individuales con competencia, actividades grupales sin competencia y actividades grupales con competencia. El estudio encontró que aquellos que participaron en un ambiente competitivo tenían más probabilidades de asistir al ejercicio que aquellos que no lo hicieron. Los investigadores concluyeron que “la comparación social era más efectiva para aumentar la actividad física que el apoyo social y sus efectos no dependían de incentivos individuales o de equipo”.

Así como algunos de nosotros anhelamos ser parte de un entorno de apoyo, otros son impulsados ​​por la cuantificación de su progreso y su medición en comparación con otros.

Mantén tus metas en silencio si estás tratando de lograr algo que no habías hecho antes

Si bien la competencia nos puede impulsar, la retroalimentación negativa puede desalentarnos a persistir. Hay circunstancias en las que podemos ser más propensos a sucumbir a esas duras críticas, como cuando nos proponemos hacer algo que nunca hemos intentado antes.

Si eres el tipo de persona que a menudo se compara con los demás (y te sientes mal cuando percibes que son mejores), hacer que tus objetivos sean públicos no sería una gran idea.

Te interesa: