La cuenta debería establecer conexiones interpersonales como en la vida real

Cómo lograr un perfil de LinkedIn más inteligente emocionalmente

como-lograr-perfil-linkedin-mas-inteligente-emocionalmente

©BigStock

Actualizado 17 | 09 | 2018 07:00

Perfil LinkedIn

LinkedIn es un lugar para establecer contactos y buscar trabajo, pero muchos perfiles de personas parecen rígidos y distantes, al menos en comparación con otras plataformas de redes sociales.

Últimamente se habla mucho sobre el creciente valor de la inteligencia emocional en la fuerza de trabajo, y hay muchos consejos sobre cómo mostrarlo en una entrevista de trabajo .

Pero eso a menudo no se traslada a LinkedIn, que a menudo simplemente presenta una letanía de información sobre los logros de las personas: lo que han hecho, los trabajos que han desempeñado, las escuelas a las que han asistido. Es difícil tener una idea de quiénes son. Idealmente, la cuenta de LinkedIn debería ser tan buena para establecer conexiones interpersonales como lo es en la vida real.

Así es cómo lograr que eso suceda.

Dos formas de describirse

Algunos de los desafíos aquí son el formato de LinkedIn. Las cosas más fáciles de agregar a tu perfil son datos simples como tu historial de empleo y educación. Las secciones como tu “Título” y “Resumen” son más difíciles de completar, porque no siempre está claro lo que se supone que debes decir sobre ti.

Es cierto que querrás usar palabras clave para que los reclutadores y los responsables de contratación puedan encontrarte, pero también es crucial simplemente parecer agradable. Y para hacer eso, ayuda comprender algo de la psicología sobre cómo las personas se definen a sí mismas. Los investigadores del autoconcepto han descubierto que, por lo general, utilizamos dos modos distintos, denominados “autoconstruidos”.

Una “autoconstrucción independiente” implica la definición de tu sentido de ti mismo en términos de las cualidades que posees sin referencia a otras personas. Si te describes a ti mismo como alguien inteligente, trabajador, o alguien que hace cosas, entonces te estás enfocando en propiedades independientes, las cosas que tienen que ver solo contigo. Con una “autoconstrucción interdependiente”, por otro lado, te defines de acuerdo a las cualidades que se refieren a los demás. Si tu autoconcepto incluye de manera destacada tu rol como padre, entonces estás priorizando tu relación con tus hijos. Si te describes como un mentor, entonces tu sentido del yo surge de tus experiencias interactuando con ellos.

Si miras muchos perfiles de LinkedIn, algunos incidirán más ​​en la autoconstrucción independiente que en la interdependiente, y viceversa. Uno no es necesariamente “mejor” que el otro en todos los contextos; algunas culturas (tanto dentro de una organización dada como a través de sociedades enteras) se inclinan por más individualistas que colectivistas, de modo que lo que vale en un entorno puede hacer que pierdas peso en otro. Y en una cultura más individualista, los investigadores han descubierto que las personas son más propensas a la autoconstrucción independiente. En términos generales, sin embargo, si te describes en términos más interdependientes, es probable que otras personas se sientan más bienvenidas.

En realidad, es bastante intuitivo: si incluyes a tu lector en parte de la autoconstrucción que presentas en LinkedIn, tendrán una mejor oportunidad de ver cómo se relacionan contigo.

Un perfil de LinkedIn emocionalmente inteligente

¿Cómo lo pones esto en práctica? Haciéndolo al revés.

Durante décadas, los psicólogos han utilizado la llamada “Prueba de veinte declaraciones”, uno de los pocos instrumentos principales para evaluar los autoconceptos de las personas. Es extremadamente simple: la prueba requiere que obtengas 20 respuestas diferentes a la pregunta “¿Quién soy?” En lugar de responder a esta pregunta en general, respóndela por tu trabajo, es decir, “¿Quién soy en el trabajo?”

Lo más probable es que muchas de las descripciones que se te ocurren sean independientes, pero también es probable que encuentres algunas que son interdependientes. Ahora revisa tu lista y mira si hay formas de convertir algunos de los descriptores independientes que utilizaste en interdependientes.

Este ejercicio puedes dar una descripción más rica y más coloquial de ti mismo, que la que simplemente enumera las habilidades laborales asociadas con la inteligencia emocional. Al reescribir el título, el resumen y otras secciones en LinkedIn, invístete de esa mentalidad interdependiente. Te hará parecer más accesible y con quien vale la pena conectarse.

Te interesa:


Cargando noticia...