Consejos si estás implementando la computación en la nube por primera vez en tu empresa

6 claves para que la computación en la nube funcione para tu negocio

©BigStock

Actualizado 24 | 02 | 2022 12:13

Computación nube

La computación en la nube, o cloud computing, se ha vuelto muy popular en la última década, ya que ofrece una variedad de beneficios para las empresas, especialmente aquellas con operaciones a gran escala que requieren una gran cantidad de recursos del sistema informático. Los servicios de computación en la nube brindan una forma asequible y segura de almacenar datos y acceder a ellos a pedido para que no pierdas dinero comprando, almacenando y manteniendo tus propios servidores y centros de datos.

Si bien los beneficios de la computación en la nube son claros, existen innumerables servicios disponibles en la actualidad e innumerables formas de implementarlos, por lo que comenzar a veces puede ser abrumador. Para ayudarte, a continuación te ofrecemos algunos consejos si estás implementando la computación en la nube por primera vez en tu empresa.

  • Implementa la computación en la nube lentamente. Es una buena idea implementar lentamente la computación en la nube en tu modelo de negocio. Si lo haces demasiado rápido, existe la posibilidad de que te abrumes y abrumes a los miembros de tu equipo. En lugar de hacer un montón de cambios drásticos, piensa en un área de tu negocio que podría mejorarse con la computación en la nube. Implementa tu estrategia y realiza ajustes con el tiempo. Cuando estés listo, usa la nube para otro aspecto de tu negocio que podría beneficiarse de las características y la funcionalidad de esta útil herramienta.
  • Busca servicios complementarios e implementación fragmentada. La nueva tecnología de transmisión permite acceder a las aplicaciones de trabajo y productividad directamente desde un ordenador sin tenerlas preinstaladas, lo que garantiza que el trabajo se pueda realizar rápidamente. Si buscas aumentar la productividad de tus empleados, las soluciones integradas en la nube de servicios como Microsoft Azure o Google Workspace permiten almacenamiento compartido, soluciones de software y otros beneficios, todo bajo un solo paraguas, reduciendo costes y permitiendo que los espacios de trabajo sean más eficientes y estén mejor administrados. Debes considerar servicios que brinden servicios complementarios y permitan una implementación gradual, permitiéndote expandirte según sea necesario y no incurrir en costes innecesarios, brindando escalabilidad y productividad al mejor valor.
  • Implementa pautas para problemas de seguridad o privacidad. Cuando realices la transición a la nube por primera vez, asegúrate de no descuidar los problemas de seguridad y privacidad. Las herramientas y el marco adecuados pueden ayudar a prevenir la mayoría de las violaciones de datos, pero también será necesario implementar nuevas pautas para los empleados para que sepan cómo manejar los archivos y datos comerciales de manera segura. Esto es especialmente cierto si tu empresa también está haciendo la transición a una fuerza laboral remota o híbrida.
  • Considera la arquitectura en la nube. Determina qué tipo de nube usarás para tu negocio. Una vez que definas qué tipo de nube (pública, privada o híbrida), decide qué tipo de aplicaciones o datos almacenarás allí. Para ello, piensa qué tipo de datos utilizas más tú y tu equipo. El objetivo final del uso de la nube es facilitar la comunicación entre los miembros del equipo, así que trata de obtener comentarios de los jefes de departamento u otros gerentes cuando decidas la arquitectura de tu nube.
  • Establece límites para cuánto planeas gastar. Cuando implementes la computación en la nube, ten cuidado de establecer un límite de cuánto planeas gastar. Hay plataformas en la nube que te cobrarán según su uso. Si no estás atento, terminarás usando más funciones de las que crees y te llegará una factura más alta de lo que esperas. Establece un límite para la cantidad de datos que deseas usar y cuánto planeas gastar cada mes. El uso de plataformas de computación en la nube puede ser un gran desafío para alguien nuevo, así que asegúrate de entender cómo aprovecharla o contrata a alguien para que te ayude a usarla.
  • Ten un plan para la organización. Asegúrate de tener un plan para nombrar, organizar y ubicar con precisión tus archivos. Designa cuidadosamente quién puede cargar archivos y para qué servidores tiene permisos. Si bien la computación en la nube puede ser mucho más eficiente, dejar que su gestión se convierta en un caos reducirá profundamente esa eficiencia. Simplemente monitoreando y controlando su acceso, tendrás un espacio más limpio y más fácil de trabajar y podrás evitar mejor varios problemas de seguridad y responsabilidad.

Me interesa


Cargando noticia...