El volumen de negocios o la falta del mismo también puede estar vinculado a la rotación

¿Por qué la baja rotación de una empresa no siempre es buena?

baja-rotacion-empresa

©BigStock

Actualizado 25 | 02 | 2020 10:23

Rotación empleados

El proceso de contratar a un nuevo empleado suele llevar por lo menos unas tres semanas. Además, a esto hay que sumar el tiempo que otros empleados emplean en la capacitación del nuevo empleado.

Los CEOs y los profesionales de contratación se esfuerzan por lograr una baja rotación para aliviar estas pérdidas potenciales, pero la baja rotación no siempre es positiva para las empresas.

Cuándo la rotación laboral es mala

Si tus empleados de alto rendimiento o alto potencial se van, eso debería activar las alarmas de cualquier gerente. La rotación a menudo se debe a la cultura interna.

“En esencia, es el propósito más fundamental de una empresa y la forma en que las personas se tratan entre sí”, dice David Shanklin, director gerente de soluciones culturales de la compañía CulturelQ. “Se dice que la gente no abandona las empresas; dejan a los gerentes. La forma en que los líderes tratan a los empleados y la profundidad de las relaciones establecidas es un componente decisivo para la rotación”.

El volumen de negocios o la falta del mismo también puede estar vinculado a la rotación. “Es más probable que los empleados permanezcan en una empresa si sienten que tienen valores compartidos; es una búsqueda de trabajo significativo”, según la Sociedad Americana de Gestión de Recursos Humanos.

Si la rotación se debe a una mala gestión o falta de significado, especialmente si los que tienen un alto desempeño o los empleados de alto potencial son los que se van, las entrevistas de salida pueden ser una forma de monitorear y recopilar datos. “Una vez que sepas por qué se van, puedes determinar cómo abordarlo”, dice Shanklin.

Cuándo la rotación laboral es buena

La rotación también puede darse cuando una empresa implementa nuevas estrategias o cambios culturales. Ante estos cambios, es posible que algunas personas ya no estén en la empresa en el futuro. Pueden desencantarse con la nueva forma de hacer negocios y abandonar por su propia cuenta.

“Las empresas invierten mucho tiempo y energía para pasar por un cambio cultural, y cuando comienzan a ver a la gente irse, los líderes se confunden”, dice Shanklin. “Si hay grupos de empleados que no están interesados en adaptarse a nuevas formas de trabajo y no quieren ser parte de la visión futura de la empresa, este tipo de rotación puede ser saludable porque ofrece la oportunidad de traer nuevos empleados que se alinean mejor con las nuevas expectativas y con nuevas habilidades “.

Si los empleados de alto rendimiento se van, no siempre es motivo de alarma. “Después de un cambio estratégico, una empresa tiene que ofrecer algo diferente para sus empleados”, dice Shanklin. “El alto rendimiento de ayer puede no ser el alto rendimiento de mañana. Es importante entender quién es el que mejor encajará en el futuro”.

“Las empresas necesitan saber dos cosas: qué está impulsando su tasa de rotación y quién se va”, afirma Shanklin.

Te interesa

 


Cargando noticia...