De momento, no supondrá una pérdida significativa de usuarios

WhatsApp prepara el terreno para introducir publicidad a partir de 2019

whatsapp-prepara-el-terreno-para-introducir-publicidad-a-partir-de-2019

©Whatsapp

Actualizado 08 | 01 | 2019 07:00

Publicidad WhatsApp

Primero, lo avanzó The Wall Street Journal en agosto. En otoño, un directivo de Facebook, empresa propietaria de WhatsApp, lo reiteraba en unas declaraciones al periódico italiano La Repubblica, según recoge la información de Roser Reyner.

Todo apunta a que esta aplicación, que está en el móvil de más de mil millones de personas de al menos 180 países, empezará a mostrar anuncios en 2019. ¿Cómo se lo arreglará para no generar rechazo entre los usuarios, para los que WhatsApp es un pequeño gran mundo de conversaciones privadas? Parece que de forma prudente, porque de momento la publicidad aparecerá en los estados y no en los chats.

Dos expertos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) consideran que la decisión era previsible y que, de momento, no supondrá una pérdida significativa de usuarios. Pero también advierten de que Facebook tendrá que pensar bien cómo evolucionan estos anuncios, al igual que el nuevo servicio para comunicar a personas y empresas que la aplicación ha estrenado este año.

Los estados, que usan más de 400 millones de usuarios de WhatsApp, son similares a las historias de Instagram: se trata de imágenes, vídeos, textos o gifs que son públicos durante 24 horas. Cuando una persona hace una publicación en el estado, pueden verla todos los contactos que tenga guardados en la agenda o bien los que haya elegido si ha cambiado su configuración. Parece que en algún momento del próximo año, entre los estados de los contactos se intercalará publicidad.

«Probablemente, Facebook quiere probar si los usuarios de WhatsApp que utilizan los estados, que son un perfil de personas que abren su privacidad a los contactos, aceptan bien los anuncios». Así lo explica Neus Soler, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. «De momento, no me parece que sea una publicidad muy intrusiva, porque no se introduce en las conversaciones con contactos o grupos», opina, por su parte, Carles Garrigues, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Comunicación. «Si no se introduce en los chats, no creará dudas en cuanto a la inseguridad de los datos o las conversaciones», añade Soler.

Para ambos expertos de la UOC, esta prudencia inicial, sumada a la inmensa cantidad de usuarios que tiene WhatsApp, parece minimizar los riesgos. Neus Soler recuerda que, hoy en día, WhatsApp no tiene grandes competidores en el mundo occidental. «Google, hace unos años, no tenía publicidad. ¿Dejamos de usar este buscador cuando introdujo anuncios?», reflexiona la profesora de los Estudios de Economía y Empresa. «Además, si ahora Facebook tomara decisiones drásticas referentes a la publicidad que provocasen que muchos usuarios se fueran, perdería la oportunidad de abrir nuevos modelos de negocio similares a los de la aplicación china WeChat, que permite, por ejemplo, hacer compras en línea», subraya Garrigues.

A pesar de que la información todavía es escasa, el experto de la UOC apunta que el sistema para mostrar la publicidad puede ser similar al de la mayoría de aplicaciones, «que tienen acuerdos con grandes proveedores de anuncios y cobran en función de los clics o las visualizaciones».

La otra publicidad: contacto con las empresas por medio del chat

La aparición más que probable de anuncios en los estados tendrá lugar después de que en 2018 Facebook ha puesto en marcha WhatsApp Business, que permite a pequeñas y grandes empresas tener una cuenta de WhatsApp donde pueden poner información corporativa y atender a los clientes, con la condición de que sean estos últimos quienes lo pidan. «La parte positiva es que solo puede activarse por iniciativa del usuario y que solo es gratuito si la empresa le responde en 24 horas, lo que asegura una atención al cliente de calidad, al menos en relación con el tiempo de respuesta. Obviamente, la empresa utiliza la vía de comunicación que abre el cliente para dirigirlo a sus redes sociales y enviarle información. En este sentido, si las compañías sobrepasaran esta idea original, sí podrían resultar altamente intrusivas. Por este motivo, también se ha previsto que el cliente pueda bloquear a la empresa y parar la intrusión», analiza Neus Soler.

Varias vías, el mismo motivo

En todo caso, los motivos de estos cambios en WhatsApp son claros, según los profesores de la UOC. «Es por la necesidad de obtener retorno económico por la inversión que Facebook hizo al comprar WhatsApp e Instagram», asegura Soler. «Desde el primer día, Facebook ha buscado la forma de sacar un rendimiento económico a WhatsApp y ha estado trabajando en ello», coincide Garrigues. Habrá que ver cómo evoluciona todo este 2019, que ya llega.

Te interesa: