Si los beneficios del trabajo o el salario parecen demasiado buenos para ser verdad, probablemente lo sean

10 señales de que la oferta de trabajo desde casa es una estafa

senales-oferta-trabajo-estafa

©BigStock

Actualizado 21 | 08 | 2020 10:50

Oferta trabajo estafa

Las estafas de trabajo desde casa siempre han existido, pero ahora mismo se están extendiendo. Las empresas están haciendo muchas contrataciones a distancia para puestos vacantes y los estafadores están usando esta tendencia para llenar sus bolsillos. Para evitar que te estafen mientras solicitas trabajo, debes estar atento a las señales que te describimos a continuación.

Las ventajas son demasiado buenas para ser verdad

Si los beneficios del trabajo o el salario parecen demasiado buenos para ser verdad, probablemente lo sean. Ten mucho cuidado con los puestos que ofrecen beneficios que no se alinean con las tareas laborales.

Hay empresas que ofrecen beneficios increíbles para los empleados o salarios muy altos, pero los buenos trabajos son realmente difíciles de encontrar. Si uno cae del cielo virtual con más sueldo o beneficios de los que obtendrías con un trabajo similar en otra empresa, es posible que debas ser escéptico al respecto.

También debes tener cuidado con los trabajos por contrato o de media jornada que vienen con muchas ventajas inusuales. Este podría ser un trabajo de oficina a tiempo parcial para realizar de forma remota con un salario sorprendentemente generoso, o un trabajo que normalmente tendría un horario establecido que te ofrece un horario más flexible de lo esperado. Cualquier cosa que esté fuera de la norma para el puesto merece una buena dosis de tu escepticismo.

Te han ofrecieron un trabajo que no has solicitado

Las ofertas de trabajo no solicitadas que llegan a tu bandeja de entrada sin que hayas enviado una solicitud pueden ser una señal segura de una estafa. En estos casos, la persona que se comunique contigo te dirá que encontró tu currículum online y que tiene una oportunidad de trabajo para ti. En la mayoría de los casos, dirán que quieren que empieces de inmediato o te ofrecerán una entrevista lo antes posible.

Estas ofertas son diferentes a las que provienen de reclutadores de recursos humanos. Son más difíciles de vender, con una línea de tiempo agresiva y un tono de “¡Actúa ahora!”. Querrán engañarte de inmediato diciéndote que eres finalista para el puesto o que te ofrecen el puesto directamente, y en esos casos, probablemente sea una estafa.

Cualquier empresa querrá examinar a fondo a la persona que está contratando para asegurarse de que sea una buena opción para el puesto. Si se te ofrece un trabajo sin investigación de antecedentes, entrevistas o solicitudes, debes tener mucho cuidado.

El correo electrónico está lleno de errores

Si solicitaste un trabajo y recibes una respuesta en un español deficiente, o la respuesta a tu solicitud parece poco profesional en comparación con lo que esperarías de una empresa similar, desconfía.

Los errores tipográficos ocurren, pero las comunicaciones corporativas deben ser claras, concisas y profesionales. Cualquier cosa que se salga de esa norma debe enfrentarse con escepticismo.

La empresa no tiene mucha presencia online

Vivimos en una era digital. Incluso las empresas que no hacen negocios online tienen presencia en la red de alguna forma, lo que permite a los posibles candidatos investigar la empresa. Si estás solicitando un trabajo, siempre debes buscar la empresa en internet.

La mayoría de las empresas tendrán algo online que valide lo que hacen, quiénes son y cuál es su modo principal de negocio. Si no puedes encontrar ninguna de esas pistas, toma la publicación de trabajo como no fiable.

También debes tener cuidado con las personas que afirman trabajar para empresas de renombre pero que no tienen una dirección de correo electrónico emitida por la empresa o una presencia en su web. Los estafadores intentarán aprovecharse de empresas legítimas, pero cuando se pongan en contacto contigo, la dirección de correo electrónico u otra información debería ser una pista de que algo va mal.

Pon atención en las direcciones de correo electrónico que parecen legítimas pero no lo son. Esto podría ser una ligera variación en la dirección de correo electrónico oficial de la empresa: un guion adicional en el nombre de la empresa, letras yuxtapuestas u otras variaciones leves que inicialmente no parecerán fuera de lugar.

Verifica la dirección de correo electrónico de la empresa real con la dirección del correo que has recibido. Si coinciden, probablemente esté bien. Si son diferentes, debes tener mucho cuidado.

Las conversaciones de trabajo ocurren solo a través de aplicaciones de mensajería o correo electrónico

Si has solicitado un trabajo y se te pide que te comuniques con la empresa únicamente por correo electrónico o aplicaciones de mensajería, probablemente estés tratando con un estafador. En estos momentos, la contratación se realiza de forma remota en muchos casos debido a la pandemia, pero esas entrevistas se realizan cara a cara a través de Zoom u otra plataforma similar.

Los estafadores, por otro lado, utilizan los servicios de mensajería instantánea para ocultar quiénes son. En muchos casos, al principio estas conversaciones parecerán legítimas, pero rápidamente evolucionarán para que brindes tu información personal a alguien que dice ser un gerente de contratación.

Las respuestas a tus preguntas son vagas

Los estafadores no están preparados para preguntas que requieren respuestas detalladas. Si estás haciendo preguntas sobre el trabajo para un puesto específico y estás recibiendo respuestas estándar, debes estar alerta pues podría ser una estafa.

Cualquiera que esté directamente involucrado en un proceso de contratación tendrá toda la información de lo que implica el trabajo y, si no puede responder a tu pregunta, te dirigirá a alguien que pueda hacerlo.

Se te solicita que pagues por adelantado el equipo, la capacitación u otras tarifas

Uno de los signos más obvios de una estafa es que se te pida que pagues por adelantado por algo relacionado con la empresa. Los estafadores buscan ganar dinero con los buscadores de empleo y, en algunos casos, lo hacen pidiendo a los “nuevos empleados” que paguen por adelantado la capacitación u otras tarifas como parte de las estipulaciones de contratación.

Las empresas no piden a los empleados que paguen la formación por su cuenta; cualquier empresa que necesite que tengas más habilidades para el puesto contratará a un candidato con esas habilidades o pagará la capacitación con cargo a las arcas de la empresa. Si te piden que pagues cosas como estipulación de tu contratación, no lo hagas. Es claramente una estafa.

Alguien que no sea un representante de recursos humanos te solicita información personal

Los estafadores utilizan tácticas sofisticadas para robarte información personal, así que ten cuidado de no pasar información personal a nadie. Este podría ser un supuesto gerente de contratación que te solicita la información de tu cuenta bancaria para configurar el pago de nóminas, o podría ser alguien que solicite tu número de la Seguridad Social para finalizar el proceso de contratación.

Este tipo de solicitudes son trámites normales en un proceso de incorporación, pero se realizan de manera segura con las personas adecuadas.

Tu instinto te dice que algo no cuadra

Tu instinto es tu mayor barómetro para las estafas. Si algo no te termina de cuadrar con una oferta de trabajo, incluso si todo lo demás se alinea, debes seguir tu instinto. Haz tantas preguntas como puedas, intenta obtener la imagen completa, pero si aún te sientes incómodo, debes confiar en tu olfato. Tu intuición existe por una razón, y en muchos casos, evitará que seas víctima de una estafa.

Me interesa

 


Cargando noticia...