La sociedad pide que los procesos internos se simplifiquen y las relaciones tiendan a ser menos jeráquicas y más colaborativas

Organización horizontal: el fin de la empresa tradicional

organizacion-horizontal-fin-empresa-tradicional

©BigStock

Actualizado 23 | 05 | 2019 07:00

Organización horizontal

La globalización, la revolución tecnológica y un mercado profesional liderado por millenials que buscan ya otras inquietudes y argumentos para decantarse por un puesto de trabajo u otro, han obligado a las empresas a hacer cambios profundos en su propia organización interna.

La sociedad pide que los procesos internos se simplifiquen y las relaciones tiendan a ser menos jeráquicas y más colaborativas. Empresas más tradicionales como Indra o Gas Natural Fenosa ya están trabajando en estos cambios pero, a día de hoy, son las startups y las pequeñas y medianas empresas las que más se están decantando por la organización horizontal.

El motor de cambio de toda esta transformación son los millenials. Los jóvenes nacidos entre los 80 y los 2000 ocupan ya gran parte del mercado laboral y tienen una concepción muy distinta del trabajo respecto a sus padres, por ejemplo. Valoran tanto, o más, su tiempo de ocio y su desarrollo personal como el éxito profesional, de ahí que busquen la implantación de medidas de flexibilidad como el teletrabajo o la conciliación familiar. Su ya (y todavía más marcada en el futuro) predominancia en las plantillas traerá consigo una adopción generalizada de modelos de gestión más abiertos y flexibles, unos modelos que les permitan tener una relación estrecha con sus jefes, participar e involucrarse en la compañía y desarrollar sus propias ideas. Y si hay un modelo que ejemplifica todo esto, es la organización horizontal empresarial.

La estructura organizativa horizontal es aquella en la que se han eliminado la mayoría de los mandos medios y sus funciones, con lo que la alta dirección está en contacto directo con los trabajadores. Tienen una corta cadena de mando y un amplio abanico de control de gestión. El organigrama horizontal representa una cultura empresarial basada en el proceso de trabajo y no en un mando de poder jerárquico. Gráficamente, el organigrama horizontal se estructura de izquierda a derecha, representando equipos de trabajo auto responsables capaces de tomar ciertas decisiones sin tener un rango de responsabilidades tan marcado.

Ventajas y desventajas de la organización horizontal

Aunque pueda parecer un modelo de organización empresarial muy atractivo para todos los tipos de compañías, también posee ciertas desventajas que conviene analizar para comprender si es el modelo óptimo para nuestra empresa.

Ventajas:

  • Satisfacción. Con este modelo, la plantilla suele estar más motivada, ya que goza de mayor autonomía e independencia para hacer su trabajo.
  • Mejor (y mayor comunicación interna). No hay procedimientos ni jerarquías que impidan la comunicación abierta con todos los niveles de la empresa.
  • Cooperación. Al no existir tantos mandos intermedios con funciones tan determinadas, se fomenta la colaboración entre equipos.
  • Éxitos y fracasos grupales, no individuales. Esta mentalidad de colaboración elimina rivalidades y fomenta el conocimiento compartido.
  • Agilidad. La supresión de intermediarios aumenta la rapidez y agilidad de los procesos.
  • Menos burocracia.
  • La toma de decisiones es rápida.
  • Innovación. El clima colaborativo que se crea permite una mayor fluidez de ideas, haciendo a la empresa y a sus trabajadores más innovadores y competitivos.
  • Formación continua.

Desventajas: 

  • Superposición. Al no establecer claramente las competencias de cada departamento y trabajador, puede provocar solapamiento en los trabajos e incertidumbre, además de una pérdida considerable de tiempo y recursos.
  • Escasa promoción. Al existir pocos puestos directivos, el trabajador no tiene tantas posibilidades de desarrollar una carrera profesional ascendente.
  • Descontrol. Implantar este modelo de organización en startups y pequeñas y medianas empresas es sencillo, pero en grandes compañías podemos encontrar problemas a la hora de organizar las funciones y responsabilidades de cada profesional.

Cargando noticia...