Conviene tener puntos de referencia para los últimos tres meses

No esperes al Año Nuevo: ¿por qué deberías establecer tus metas ahora?

no-esperes-al-ano-nuevo-por-que-deberias-establecer-tus-metas-ahora

©BigStock

Actualizado 17 | 10 | 2018 07:00

Establecer metas

Establecer puntos de referencia para los últimos tres meses del año es una forma poderosa de alcanzar tus metas.

Y si preguntas a algunos expertos, podrían decirte que es una temporada mejor, que la habitual del 1 de enero, cuando los profesionales establecen ya de antemano resoluciones personales y centradas en la temporada para los próximos 12 meses.

Mientras que te dirán que esperar hasta el día de Año Nuevo para establecer metas es de novatos.

Aquellos que cosechan éxito no solo establecen principios rectores para después de Año Nuevo, sino que crean estándares a corto plazo para practicar la autoevaluación crítica frecuente.

Establecer metas generalmente te mantiene en el camino y motivado a lo largo de cada viaje. Si no estás trabajando para mejorar, puedes llegar a un punto muerto profesional, sin importar el mes.

De hecho, hay una serie de ventajas y de efectividad en establecer los objetivos en octubre y por qué deberías comenzar a anotarlos lo antes posible.

Te ayuda a recalibrar y obtener información detallada

La mayoría de las personas se encuentran viendo una montaña de restos de trabajo a finales del verano. Esto hace que caiga el momento en que la mayoría de las empresas ceden para terminar el año con fuerza.

Sin embargo, para lograr esto, se sugiere hacer metas tangibles para recalibrarse de los días más relajados del verano.

Para responsabilizarte, aplica el mismo enfoque esencial a tu desempeño profesional que a la planificación de tus vacaciones. A menudo se pasa por alto un paso a paso para alcanzar un objetivo. La gente puede abrumarse con metas elevadas, y no tiene por qué ser así. Es imperativo que dividas esos objetivos en pasos digeribles, que puedas hacer todos los días para alcanzar esos objetivos más grandes.

Hace que los objetivos sean más manejables e inmediatos

Hay una razón por la que muchas personas se rascan la cabeza en julio, preguntándose cómo pasaron seis meses sin dar un solo paso para perder peso, recibir un aumento o ahorrar para el próximo gasto extra.

A menudo, en lugar de establecer hazañas inmediatas, fijamos nuestra mirada en ideas a largo plazo, brindando la ilusión de que tenemos mucho tiempo para completar nuestra aspiración. Pero como la mayoría de los humanos son procrastinadores, este método no es eficiente.

Octubre brinda la misma oportunidad de “nuevo yo” que la arena da paso a las hojas, pero también acumula presión. Como solo tiene tres meses para completar tu lista de verificación, te sentirás más inclinado/a a trabajar. Para mejorar tus probabilidades, descomponlas aún más:

  • Para los objetivos que has establecido en octubre, divídelos en los últimos tres meses del año. Luego haz un check-in mensual a principios de noviembre, seguido de otro a principios de diciembre.
  • Esta debe ser su guía para ver cómo progresan las metas y lo que se necesita para alcanzar tus metas antes del Año Nuevo.
  • Si te atrasas en octubre o noviembre, recuerda que todavía tienes más tiempo para presionar. Sigue reevaluando y averiguando qué necesitas hacer para llegar a esa meta.

Te centrarás más en la auto-reflexión 

Échele la culpa al champán o a la promesa de un nuevo año, pero la mayoría establece objetivos de ensueño en enero sin reflexionar demasiado sobre el pasado.

Si bien las gafas de color rosa pueden ayudarte a mantenerte positivo, hay que destacar el valor de la auto reflexión.

Examinar críticamente dónde te quedaste corto/a y, lo que es más importante, entender por qué es octubre y no vas por el buen camino, te guiará el resto del año.

Haz una lista de los objetivos que no lograste, pero que puedes redirigirlos.

Los últimos tres meses del año pueden ser fundamentales para que adquieras más impulso o quizás recuperes tu enfoque.

Te facilita un comienzo de temporada para el próximo año

Los magnates, los multimillonarios y los ejecutivos tienen una cosa que los conecta: nunca se detienen. Ya sea un nuevo pivote en un modelo de negocio actual o una compañía completamente nueva, su capacidad de evolucionar continuamente establece un valor más alto.

Por lo tanto, si bien puedes identificar tus objetivos anualmente, recuerda que no siempre se trata de llegar a un destino preferido, sino que te dé la energía necesaria para superarlo y seguir adelante.

La mejora en el otoño proporciona una pista de tres meses para el próximo año. Si comienzas a planificar estos objetivos en octubre, ya habrás dado los pasos para lograrlos antes de enero. Ya habrás estado en el camino hacia el progreso, y es menos probable que te des por vencido/a cuando no obtienes una gratificación inmediata la semana después del Año Nuevo.

Una vez que llegas a enero, no estás pensando en el año, sino más bien, sobre el segundo cuarto. Y para abril, tus ojos deberían estar en el otoño.

Te da tiempo para soñar un poco más a lo grande

Es posible que no necesites una excusa o permiso para soñar, pero el establecimiento de metas de octubre te permite dividir todo lo que esperas lograr, desde la tarea más pequeña hasta la búsqueda aparentemente imposible.

Cuando eres capaz de ver cómo cada paso te acerca a donde te visualizas, es más probable que te muevas hacia lo que creías imposible hace unos pocos días, y ahora es tu realidad.

Te interesa:


Cargando noticia...