¿Has tenido en cuenta ese compañero de viaje que se llama jet lag?

10 consejos para evitar que el Jet Lag te arruine un viaje de trabajo

evitar-jet-lag-arruine-viaje

©BigStock

Actualizado 28 | 05 | 2019 07:00

Evitar Jet Lag

Ponte en situación; viajas por trabajo a otro país a visitar a un cliente, hacer una presentación o cerrar un negocio. La maleta, el equipaje de mano, la documentación… tienes todo preparado para viajar a la otra punta del mundo pero ¿has tenido en cuenta ese compañero de viaje que se llama jet lag? No te preocupes. A continuación, te vamos a dar algunos consejos para evitarlo o, al menos, que moleste lo mínimo.

Antes de volar

  • Sé regular: Intenta informarte sobre cuantas horas de diferencia horaria hay con respecto a tu destino y prepárate con un tiempo razonable. Días antes del viaje, vete a la cama más temprano que de costumbre si vuelas hacia el este, o quédate despierto hasta tarde si viajas hacia el oeste. Sé regular y mantén los buenos hábitos, por ejemplo, cenando los días previos a la misma hora.
  • Descansa: Es normal que estés emocionado y nervioso por el viaje pero intenta viajar fresco y relajado. Deja de lado las preocupaciones del trabajo y asegúrate de que has dormido lo suficiente. Ten en cuenta que un cuerpo descansado se recuperará con mayor facilidad y rapidez de la falta de equilibrio que supone el jet lag.

Durante el vuelo

  • Bebe mucha agua: El agua será tu mejor compañera de viaje. El café ni mirarlo, sobre todo durante las horas previas al vuelo. Esto te permitirá permanecer hidratado y descansar mejor a la llegada. De hecho, aunque no te des cuenta, el ambiente seco y la elevada altitud del avión harán que tu organismo consuma muchos líquidos. Y para esto, nada mejor que el agua. Olvídate de los zumos, las bebidas con gas y, sobre todo, el alcohol. A medida que el avión toma altura, una sola copa de vino puede debilitar a tu organismo.
  • Duerme en el avión: Es otra fórmula para llegar a tu destino descansado. Para conciliar el sueño te recomendamos que te hagas con una buena almohada, tapones para los oídos que te aíslen del ruido del avión (o de los ronquidos de algún otro pasajero) y, si es necesario, que te tomes alguna infusión de hierbas naturales.

Al llegar a tu destino

  • Haz lo que toque: Todo depende del horario de la llegada, pero cuando hayas llegado a tu destino intenta pasar algún tiempo al aire libre con luz natural, si es posible. Date un paseo o incluso un baño si tienes tu hotel tiene piscina o el mar cerca: te ayudará a mantenerte despierto durante el día y a restablecer el equilibrio de tu reloj biológico.
  • No a la siesta: Evita echarte la siesta e intenta dormir sólo cuando está oscuro. Aunque el cuerpo te pida a gritos una cabezada cortita, para tener un buen viaje de trabajo y un buen estado de ánimo, lo mejor es que te abstengas.
  • La temperatura: Por la noche, antes de ir a dormir, asegúrate de que la temperatura y la luz de tu habitación están bien ajustadas. Según algunos estudios, el reloj biológico está impulsado por los cambios de calor y luz en el cuerpo. Así que, aunque parezca una obviedad, si estás en un país frío, estimula el sueño vistiendo ropas de más abrigo y bebiendo cosas calientes. Mientras que si estás en un lugar cálido, ponte algo ligero y toma una buena ducha fría antes de meterte en la cama. Lo ideal sería mantener una temperatura de la habitación en unos 20 grados, evitando cambios excesivos y el traicionero aire acondicionado.
  • Fuera aparatos electrónicos: De acuerdo, es indispensable llamar a tu familia y enviarle un email a tu jefe pero te aconsejamos que lo hagas por la mañana. Los teléfonos inteligentes, ordenadores y tabletas, con sus pantallas brillantes, nos mantienen vigilantes y son grandes enemigos del sueño. Así que ya lo sabes: apágalos.
  • Relajación completa: Si no consigues terminar de relajarte para dormir, perfuma el aire del hotel con unas gotas de esencia de lavanda. Estos alejará a los insectos (si los hay) y te ayudará a relajarte como en casa. Tómate una taza de manzanilla, apaga las luces, ponte un antifaz y relájate. El sueño no tardará nada en llegar.
  • Come proteínas: Cuando te despiertes por la mañana aprovecha para tomarte un desayuno abundante y rico en proteínas para tener la energía suficiente para que tu cuerpo esté en forma y despierto. Durante el día, come algunas almendras, ya que son ricas en melatonina (un agente que regula el sueño). Al terminar el día, toma una cena ligera y, para hacer mejor la digestión, date un paseo antes de ir a dormir.

¡¡Bon voyage!!


Cargando noticia...