El employer branding es la marca de una empresa como empleadora

Cómo evitar destruir el employer branding en una entrevista de trabajo

evitar-destruir-employer-branding-una-entrevista-trabajo

©BigStock

Actualizado 25 | 11 | 2019 07:00

Employer Branding

El employer branding es la marca de una empresa como empleadora. Es decir, la imagen que tiene la empresa no solo ante sus clientes, sino también entre sus propios empleados y, sobre todo, la imagen que perciben los posibles candidatos.

Los empleados pueden erigir el buen nombre de la empresa, pero al contrario, también pueden dañarlo si llevan a cabo malas prácticas mientras tienen contacto con personas que aún no forman parte de la empresa, como puede darse en el caso de los reclutadores.

Acciones que destruyen el employer branding en una entrevista de trabajo

En las diferentes fases de los procesos de selección de personal, hay muchas oportunidades de mejorar la imagen de la empresa para atraer talento. Pero también se pueden perder ocasiones de reclutar talento necesario. Si, por ejemplo, alguien que ha presentado su candidatura recibe una mala respuesta, puede ponerse en contra de la empresa. Esto es evitable tan solo teniendo buenas prácticas.

Estas son algunas tácticas que se pueden emplear en una entrevista de trabajo:

  • Evidenciar desinterés por la candidatura: En muchas ocasiones, ante un gran número de candidaturas y ante la sensación de que habrá candidatos de sobra donde elegir, los reclutadores suelen ofrecer un trato frío y distante. Pero los datos demuestran que esto es un error, sobre todo si se trata de talento cualificado.
  • Mostrar falta de formalidad: Los reclutadores son los estandartes de la marca de la empresa. Acciones como llegar tarde a la entrevista o cambiar la cita sin justificación, no saludar al candidato al llegar o vestir de forma descuidada, harán que el candidato salga con la impresión de que toda esa falta de formalidad y detalle forman parte de la marca de la empresa, que permite que suceda.
  • Ser impertinente en las preguntas: La impertinencia siempre causa irritación en la persona que la recibe. Hay reclutadores que se dejan llevar y dejan salir su yo más desagradable frente a un talento que la empresa quiere contratar. El postulante se irá de la entrevista con una mala imagen, tanto del entrevistador como de la empresa.
  • No comunicar el resultado del proceso de selección: Según el informe Talento Conectado, solo un 40% de los candidatos encuestados para el estudio han recibido información de la empresa acerca del estado de su candidatura.

Cómo evitar que un mal reclutador destruya las estrategias para atraer y retener talento

Para que la empresa logre atraer talento cualificado, en necesario que el equipo directivo que coordina las labores de RRHH, lleve un control sobre cómo actúan los reclutadores durante los procesos de selección.

Se puede comenzar elaborando un protocolo con pasos que no pueden saltarse y que evitan malas prácticas, así como llevar un control de cada entrevista para poder revisar las incidencias y los puntos débiles del protocolo.

Otra medida de control puede ser la de que sean dos las personas que hagan la entrevista al candidato. Ante otro compañero, es más difícil saltarse el protocolo.

Tampoco está de más que los entrevistadores integren durante el transcurso de la entrevista una pequeña charla sobre la misión de la empresa, sus bondades a la hora de tratar con los empleados y las ventajas de trabajar en ella.

Todo esto mejorará notablemente el employer branding de la empresa.


Cargando noticia...