No tienes que ponerte a prueba desde el primer día

Cómo destacar en tu nuevo trabajo

como-destacar-en-tu-nuevo-trabajo

©BigStock

Actualizado 11 | 07 | 2018 07:00

Causar buena impresión

Comenzar un nuevo trabajo es un día que recordarás, y quieres que tu jefe y compañeros de trabajo también te recuerden.

Si bien suena contradictorio, la mejor manera de hacer una gran primera impresión es relajarse, dice Keith Rollag, profesor de administración en Babson College y autor de What to Do When You’re New (Qué hacer cuando eres nuevo).

“Es normal sentir una mezcla de excitación y ansiedad en cualquier situación nueva, especialmente el primer día en un nuevo trabajo. No tienes que demostrar tu valía el primer día. Nadie espera que seas productivo desde el primer día”.

Intentar relajarse no significa que no debas tomarte el día en serio. “Pre-vivir” tu primer día es una buena forma de prepararse, dice Rollag. “Piensa en lo que podría pasar”, dice. “Configura tu plan de juego. Esto tiende a reducir la ansiedad y te hace sentir más cómodo”.

Desde qué vestir hasta qué llevar, aquí hay ocho cosas para hacer en tu primer día y para dejar una buena impresión:

Vestimenta

No busques en Google el código de vestimenta de tu nuevo empleador. Si bien puedes preguntarle a la persona que te contrató o a alguien en recursos humanos que te proporcione detalles al respecto.

Si dicen ‘sin corbata’, mete por si acaso una en el bolsillo. Si dicen que los jeans y la camiseta son buenos, ponte una camisa con botones sobre ella. Siempre puedes ponerla (la corbata) o quitártela (la camisa) una vez que llegas allí y ves lo que usan los demás.

Llegar temprano

Llega 15 minutos antes de tu hora de inicio. Es posible que tengas que atender una gran cantidad de documentos, y si trabajas para una gran empresa que hace la incorporación grupal, es posible que lleguen muchas personas al mismo tiempo. No querrás llegar tarde porque estabas parado/a en una cola.

Sin embargo, tampoco llegues temprano. No es bueno aparecer para descubrir que todavía no hay nadie. Tu jefe se puede sentir mal si llegas antes que ellos. Entre 10 a 15 minutos de anticipación está bien, pero no más que eso.

Aprovecha tu novedad

Lo bueno de ser nuevo es que tienes licencia para presentarte y hacer preguntas. “Aprovecha esto”, dice Rollag. “Decir, ‘Soy nuevo aquí’ puede ser poderoso porque desencadena una respuesta de ayuda en los demás. Abre muchas puertas; la mayoría de las personas están programadas para ser acogedoras”.

En lugar de ponerte a aprender el sistema informático y leer materiales, por ejemplo, recorre el sitio y conoce a tantas personas como puedas.

“El éxito estará más determinado por las relaciones que estableces que por lo que lees en tu primer día”, dice Rollag.

Encontrar un amigo

Si la empresa no te asigna uno, busca un amigo o un mentor informal. La persona debe estar más relacionada con la empresa y menos relacionada con tu trabajo, como un compañero o alguien que está un paso por delante y que estuvo recientemente en tu puesto.

Alguien a quien puedas ir y hacer preguntas. Tal vez te perdiste donde está el baño más cercano y no te sientes cómodo/a preguntándoselo a tu jefe.

Preparar preguntas

Esto te obliga a pensar sobre lo que quieres aprender sobre la compañía o tu rol, dice Rollag. “No entregues la lista a tu nuevo jefe ni vayas a tu primera reunión y comiences a revisar la lista. Se usa mejor como una forma de pensar sobre las cosas que quieres aprender. Haz preguntas que parezcan apropiadas”.

Pero no hagas demasiadas preguntas. Hay muchas posibilidades de que te digan: ‘Tendrás que responderlas durante la incorporación’. Espera por tanto hasta que termine tu incorporación.

Lleva un cuaderno

Es posible que tengas reglas estrictas sobre la tecnología y las empresas más grandes te proporcionarán un ordenador. Pero siempre debes llevar un cuaderno y un bolígrafo para poder tomar muchas notas. No quieres que tu primera impresión sea que estás escondido detrás de la pantalla del ordenador.

Cuando puedas, escribe todo lo que aprendas, incluidos los nombres, agrega Rollag. “Terminarás conociendo a mucha gente, y recordar los nombres es un desafío. Cuando escribes las cosas, siempre las tendrás a tu entera disposición”. Si te olvidas, no te avergüences. Nadie espera que aprendas el nombre de todos el primer día. Si lo haces, crearás una gran impresión.

Deja estas cosas en casa

No vengas preparado/a para decorar tu oficina; muchas empresas tienen puestos y empleados que comparten mesas o escritorios. Espera de una a dos semanas antes de comenzar a personalizar tu lugar de trabajo. No querrás ser el único que aparece con flores y marcos ya que, así, es posible que te destaques por las razones equivocadas la primera semana.

Decorar tu oficina de inmediato podría enviar una señal pobre, agrega Rollag. “Dice que te importa más tu oficina que la gente de la oficina”.

Además, no traigas tu almuerzo; es tu mejor oportunidad de conocer a otras personas. Usa el almuerzo como un momento para hacer esas primeras conexiones. Conoce a otros que son nuevos, o a tu equipo o gerente.

El almuerzo en el primer día puede ser un momento crítico, coincide Rollag. “Esta es la mejor manera de construir relaciones. Puedes hacer preguntas de manera que pueden no parecer apropiadas en las reuniones. Es hora de construir tu red”.

Deja el pasado detrás de ti

Es tentador tratar de causar una buena impresión al compartir tu currículum, pero esa tampoco es una buena idea. Asegúrate de no mencionar lo que has visto o hecho en el pasado. Tu experiencia pasada no es tan relevante como crees que puede ser. No entres con la actitud de que lo sabes todo.

Sé tú mismo, dice Rollag:

“La mejor manera de dar una buena primera impresión es no intentar impresionar en absoluto”.

Te interesa: