Negociar un nuevo salario

Has recibido una contraoferta salarial. ¿Ahora que?

contraoferta-salarial

©BigStock

Actualizado 11 | 02 | 2020 07:00

Negociar salario

Imagina que tienes una oferta de trabajo de una empresa sobre la mesa (o incluso de tu jefe actual) y te encuentras en una encrucijada de tres vías entre aceptar una oferta, rechazar o presentar una contraoferta.

Negociar un nuevo salario o contraoferta laboral es como un baile complejo que se aprende con el tiempo: da un paso adelante, dos pasos a un lado, gira y luego vuelve. Sin embargo, las negociaciones no son un giro en el suelo del salón de baile, no hay exhibiciones extravagantes o salvajes, no hay improvisación. Hay, simplemente, que seguir unos pasos.

Deepak Malhotra, profesor de Administración de Empresas en la Harvard Business School, no solo les enseña a los estudiantes de MBA las 15 reglas de negociación, sino que también les advierte de las dificultades que todos podemos tener al tratar de obtener una oferta ideal de jefes o empresas.

“En muchas compañías, la oferta salarial viene cada vez más en forma de acciones, opciones y bonos vinculados al desempeño personal y grupal”, afirma Malhotra. Estos factores más los beneficios, el tiempo libre y la ubicación (como trabajar desde casa) están sobre la mesa durante las negociaciones.

“La complejidad del actual mercado laboral crea oportunidades para que las personas puedan negociar hábilmente los términos y condiciones de empleo. Después de todo, la negociación es más importante cuando hay una amplia gama de posibles resultados “.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para gestionar una contraoferta salarial de la mejor forma.

  1. Sé firme y persuasivo: No expreses solo tu deseo (un salario o un permiso para trabajar desde casa un día a la semana), justifícalo. Si no tienes justificación para una demanda, puede ser imprudente plantearla.
  1. Considera las posturas: Pueden pensar que mereces todo lo que pides. Pero aún así es posible que no te lo den ¿Por qué? Debido a que pueden tener ciertas restricciones, como topes salariales, que ninguna negociación puede traspasar. Tu trabajo es descubrir dónde son flexibles y dónde no. Si, por ejemplo, estás hablando con una gran empresa que está contratando a 20 personas similares al mismo tiempo, probablemente no te pueden dar un salario más alto que a los demás. Pero pueden ser flexibles en las fechas de inicio, tiempo de vacaciones y bonos. Por otro lado, si estás negociando con una empresa pequeña que nunca ha contratado a alguien en tu cargo, puedes ajustar la oferta del salario inicial.
  1. Piensa más allá del dinero: No te obsesiones con el dinero. Concéntrate en el valor de todo el trato: responsabilidades, ubicación, viajes, flexibilidad en las horas de trabajo, oportunidades de crecimiento y promoción, beneficios, apoyo para la educación continua, y así sucesivamente .
  1. Propón cambios una sola vez:Si alguien te hace una oferta y estás en desacuerdo con alguna de las partes, es mejor que propongas todos los cambios de una vez. No digas, “El salario es un poco bajo.¿Podrías hacer algo al respecto?” y luego, una vez que haya trabajado en eso, vuelvas con “Gracias. Aquí hay otras dos cosas que me gustaría cambiar…..”. Si pides solo una cosa inicialmente, se puede suponer que obtenerla te hará aceptar la oferta. En cambio, si sigues pidiendo es poco probable que acepte.
  1. No tienes que demostrar que eres un gran negociador: Luchar para obtener un poco más te puede perjudicar y puede limitar su capacidad de negociar con la empresa más adelante.
  1. Evita dar ultimatums: Puede que lo hagas sin darte cuenta o únicamente para mostrar fortaleza, o que estés frustrado y te salga de la manera incorrecta. Pero ten en cuenta que tu contraparte puede hacer lo mismo.

Te interesa


Cargando noticia...