Las impuntualidades y los chismes prevalecen en muchos lugares de trabajo

Dos comportamientos erróneos habituales en el trabajo

comportamientos-erroneos-habituales-en-el-trabajo

©BigStock

Actualizado 26 | 06 | 2019 07:00

Errores laborales

Estas acciones pueden parecer inofensivas, pero lo más probable es que causen daño en el trabajo. Sin darnos cuenta, quizás estemos haciendo cosas que irritan al jefe o a los compañeros de trabajo.

De acuerdo con una nueva encuesta de Accountemps, los altos directivos creen que es una falta de etiqueta llegar tarde a las reuniones, mientras que los trabajadores piensan que los chismes sobre colegas no son de recibo.

“La puntualidad es muy importante para los jefes”, dice Michael Steinitz, director ejecutivo de Accountemps. “Para los empleados, es posible que les molesten más los chismes de la oficina, ya que pueden suceder cuando sus jefes no se enteran”.

La buena etiqueta recorre un largo camino en el mundo profesional y tanto las impuntualidades como los chismes en la oficina prevalecen en los lugares de trabajo de todo el mundo.

Estos son algunos consejos para manejar los dos problemas más comunes en lugares de trabajo:

Faltar o llegar tarde a las reuniones

Cuando los actores clave llegan tarde a las reuniones, retrasan el intercambio de información y la toma de decisiones; pero también supone una falta de respeto a sus compañeros al hacerles perder su tiempo.

Llegar tarde a las reuniones puede dañar tu carrera, ya que otros pueden percibir la falta de puntualidad como signo de poca fiabilidad, lo que se puede perjudicar tu reputación profesional.

Si bien es molesto, a veces llegar tarde es inevitable, como si viajas y tienes un retraso o si tienes reuniones consecutivas. Lo mejor que puedes hacer en estos casos, para escapar de la ira de tus compañeros y jefes, es hacerles saber de antemano que vas con retraso o que llegarás más tarde. Eso demuestra respeto por el líder de la reunión y los participantes. También le da al líder de la reunión la opción de posponer o reprogramar la reunión. Darles un aviso es la mejor manera de no descalificarte al entrar a una reunión tarde.

Chismes sobre compañeros de trabajo

Los profesionales de cualquier nivel pueden caer en el chisme de la oficina, pero es la forma en que eligen manejarlo lo que les deja en evidencia.

Los chismes en el lugar de trabajo pueden generar pérdida de productividad y confianza dentro del equipo, sentimientos heridos y que los trabajadores se formen opiniones negativas entre sí. En algunos casos, podría causar que los trabajadores abandonen la empresa.

También es terrible para la carrera profesional. Decir cosas mezquinas sobre los compañeros de trabajo te hace parecer negativo, mala persona y poco fiable. Por lo que conviene cambiar el enfoque de las conversaciones de trabajo para alabar y reconocer. Descubrirás que tu vida laboral mejorará a medida que tus compañeros de trabajo aprenden a verte como una persona positiva y  digna de su confianza.

Los empleados que son más profesionales harán todo lo posible para mantenerse al margen de este tipo de conversaciones.

Por otro lado, si eres objeto de chismes, no te dejes absorber por el drama, ni tomes represalias, ni te hagas la ‘víctima’ quejándose ante tu jefe o compañeros. Comparte tus logros de manera que socaven a los chismosos. Por ejemplo, podrías enviar actualizaciones semanales a tu jefe sobre lo que tú o tu equipo logran cada semana. O podrías abordar la cuestión directamente diciendo algo como “he escuchado un rumor desagradable y quiero dejar las cosas claras'”.

Todos los trabajadores están ocupados, pero es importante recordar que tener cortesía muestra que respetas a tus colegas. Si tienes un desliz de etiqueta menor, reconoce tu error y discúlpate con aquellos a quienes hayas podido ofender. Esto puede ayudar a aumentar tu reputación como un empleado cortés.

Te interesa:


Cargando noticia...