Para que sea menos fácil ignorarte

Cómo hacer que te escuchen en el trabajo

como-hacer-que-te-escuchen-en-el-trabajo

©BigStock

Actualizado 30 | 07 | 2019 07:00

Reconocimiento laboral

Resulta desalentador sentir que nadie escucha lo que tienes que decir en el trabajo. Y es una situación difícil de manejar.

Afortunadamente, hay algunas cosas que puedes hacer para que sea un poco menos fácil ignorarte. Dándole una oportunidad a estas sugerencias puede que, con algo de suerte, te sientas reconocido/a y escuchado/a.

Desahogarte de frustraciones laborales no cambiará tu situación en el trabajo, pero si te defiendes estratégicamente, lo conseguirás.

¿Qué puedes hacer, aparte de intentar hablar más fuerte?

Hay un par de cosas que puedes probar cuando nadie te escucha en el trabajo.

En el momento en que te sientes ignorado/a: aboga por ti mismo/a

En el momento en que sientas que tu idea o exposición no recibe la consideración que merece, no temas empujar suavemente la conversación para continuar con algunas preguntas bien pensadas, tales como:

  • ¿Crees que eso podría funcionar?
  • ¿Ves algún problema con ese enfoque?
  • ¿Cuál sería nuestro siguiente paso para lograr que se implemente?

Será mucho más difícil para las personas dejar tu idea en el olvido si los estás forzando (respetuosamente, por supuesto) a considerarla.

Si haces eso y sigues atrapado/a en ese escenario en el que un colega esgrime tu misma sugerencia y obtiene una reacción totalmente diferente, háblale y pregúntale algo como: “¿Puedes explicarnos por qué es diferente de lo que he sugerido?”

Es probable que tu compañero de trabajo se quede con la boca abierta y, si bien no es tu objetivo avergonzarlo ni mostrarte condescendiente, esa es una manera efectiva de recordarle a la gente que realmente tienes algunas ideas y cosas valiosas para compartir.

Después de hablar, acércate a tu supervisor

Cuando estás acostumbrado/a a que tus ideas se arrinconen o se olviden, hablar de esa manera puede parecer un poco agresiva, y los miembros de tu equipo incluso podrían estar un poco desconcertados por el hecho de que de repente te defiendas.

Por eso, es recomendable que después vayas donde tu jefe para tener una conversación breve de tú a tú. Durante la misma, puedes explicar que esperas que no hayas sido demasiado directo/a, pero que quieras asegurarte de que te escuchen y puedas hacer una valiosa contribución a tu equipo.

También puedes preguntarle a tu jefe algo así como: “¿Hay alguna otra cosa que deba hacer para asegurar que mi opinión se escuche en estas reuniones?” Esto no solo suaviza el golpe al devolverle al menos un poco de la responsabilidad sobre sus hombros, sino que también puede abrir sus ojos a las normas del equipo, de las que tal vez no se dé cuenta.

Cuando nada está cambiando: comienza tu búsqueda

Has hecho todo lo que se te ocurre. Has hablado y defendido tus ideas en reuniones de equipo. Te has sentado con tu jefe (al menos un par de veces) para explicarle que sientes que tus contribuciones no reciben atención. Y, sin embargo, absolutamente nada está mejorando y todavía te sientes igual de ignorado/a e inaudito/a.

¿Ahora que? Probablemente es hora de que comiences a buscar un lugar de trabajo donde se valoren tanto a ti como a tus ideas. Está justificado esperar cierto respeto y reconocimiento.

Por lo tanto, si realmente sientes que continuarás pasando desapercibido/a en el trabajo, a pesar de tus mejores esfuerzos para cambiar eso, podría ser un signo de un problema mayor dentro de la organización, en lugar de tener algo que ver contigo específicamente.

Te interesa:

 


Cargando noticia...