Los días de asegurar la financiación en función de los usuarios activos mensuales han terminado

5 banderas rojas que los inversores en tecnología buscan antes de financiar una startup

©BigStock

Actualizado 08 | 07 | 2022 12:02

Inversores startup

Esta primavera ha sido desalentadora para los inversores en tecnología. Las cinco empresas tecnológicas más grandes (Google, Amazon, Meta, Apple y Microsoft) perdieron más de 2,5 billones de dólares de sus valoraciones entre enero y finales de mayo, y se observaron caídas igualmente grandes entre las nuevas empresas tecnológicas en todos los ámbitos.

Los medios están llenos de referencias al estallido de la burbuja de las puntocom, lo que no ayuda a disipar los temores sobre la estabilidad del sector tecnológico. Cuando las empresas reciben valoraciones extremadamente altas, como se ha vuelto común para la tecnología en los últimos años, existe un mayor riesgo de grandes fluctuaciones.

Los expertos coinciden en que la recesión actual es una corrección del mercado de las sobre evaluaciones que se dieron durante la pandemia y no el presagio de un desplome en toda regla. La demanda general dentro del sector tecnológico se vio estimulada por las políticas de «bloqueo» sin precedentes y el posterior aumento en la adopción de tecnología, lo que llevó a proyecciones de crecimiento insostenibles que no podrían sobrevivir al final de la pandemia.

Sin embargo, la caída de los precios de las acciones ha puesto nerviosos a los inversores en tecnología, inclinándolos a ser más diligentes que nunca al evaluar si invertir en una startup tecnológica. Si eres una empresa nueva que busca financiación en este momento, aquí hay cinco señales de alerta a las que los inversores estarán atentos, así como consejos sobre cómo evitar cualquier inquietud.

  1. Incapacidad para ir más allá de la economía unitaria negativa

La definición de lo que constituye un plan de negocio «sólido» para una startup tecnológica ha cambiado fundamentalmente. Anteriormente, se consideraba aceptable, incluso normal, que las nuevas empresas tecnológicas impulsaran estrategias de crecimiento agresivas a través de la economía unitaria negativa, gastando regularmente más en adquirir nuevos clientes de lo que ganaban con ellos.

Sin embargo, el colapso de empresas emergentes de alto perfil ha aumentado la sensibilidad a los modelos comerciales que parecen demasiado dependientes de la economía unitaria negativa para hacer crecer su base de clientes. La incertidumbre del mercado también ha llevado a mayores expectativas, con muchos inversores exigiendo que las empresas muestren signos de generar ganancias antes de estar dispuestos a comprometer capital.

Para sortear este problema, las nuevas empresas deben evitar planes de crecimiento demasiado ambiciosos y construir su modelo de negocio en torno a la estabilidad financiera y las ganancias a largo plazo.

  1. Combinar métricas alternativas, como usuarios activos, con desempeño financiero

Los días de asegurar la financiación en función de los usuarios activos mensuales han terminado. Las luchas en Twitter para obtener ganancias han demostrado que la cantidad de descargas de aplicaciones o usuarios de la plataforma que tiene una empresa no está directamente relacionada con la rentabilidad a largo plazo.

Cuando se trata de nuevas empresas, los ingresos van de la mano con la escalabilidad empresarial. Varios miles de descargas de una aplicación gratuita no significan nada si no contribuye al resultado final. El enfoque debe estar en mostrar un plan de negocio viable con alcance para múltiples fuentes de ingresos, la palabra clave aquí es «ingresos», respaldado por datos financieros. Saltarse las finanzas y tratar de utilizar la participación en las redes sociales para aumentar una valoración es una forma segura de desanimar a los inversores potenciales.

  1. Falta de planificación comercial y KPI poco claros

La demanda de datos financieros va de la mano con el deseo de ver KPI concretos en lugar de vagas proyecciones comerciales. Los inversores quieren saber cómo se gastará el capital actual de una startup y qué se pretende lograr con ese gasto, como llegar a una cierta cantidad de clientes o desarrollar una nueva fuente de ingresos, y esta información clave no se encuentra en las diapositivas de PowerPoint aspiracionales.

Los líderes de empresas emergentes deben formular KPI y planes comerciales claros y con plazos determinados por los que estén dispuestos a rendir cuentas, lo que garantiza a los inversores una mayor supervisión del progreso comercial. Esta mayor responsabilidad es beneficiosa tanto para las nuevas empresas como para los inversores, ya que ayuda a administrar la tasa de consumo para que el capital inicial se pueda estirar más, así como también previene algunos de los problemas asociados con el crecimiento prematuro de las nuevas empresas, como los lanzamientos de productos con un exceso de ingeniería.

  1. Falta de análisis del panorama del mercado

¿Esta tecnología ya está disponible en el mercado? ¿Cuánto tiempo les llevaría a los competidores replicar una tecnología similar? ¿Tiene la startup una estrategia para distinguirse de competidores potenciales, como protecciones de propiedad intelectual, licencias y relaciones de distribución?

Los inversores harán estas preguntas obvias a cualquier startup tecnológica, por lo que no hay excusa para no preparar respuestas detalladas. Las nuevas empresas deben completar un análisis exhaustivo del panorama del mercado y utilizar los hallazgos para redactar un plan de negocio sólido antes de acercarse a un inversor. Sin esta información clave a mano, los intentos de involucrar a posibles patrocinadores terminarán rápidamente en decepción.

  1. Depender de valoraciones altas para asegurar la financiación

Como lo demostró la debacle de WeWork, las devaluaciones inesperadas tienen el potencial de descarrilar todo, especialmente si una empresa está mal administrada.

Si tu startup tiene una valoración alta, ¡enhorabuena! Sin embargo, ten cuidado de asumir que esta valoración te otorga un colchón de gastos, cayendo en la trampa de creer que los gastos adicionales pueden compensarse asegurando una mayor cantidad de fondos. Las rondas de inversión no deben utilizarse como medio para abordar las deudas existentes y los gastos excesivos.

Los inversores experimentados saben mejor que nadie que las valoraciones del mercado público pueden cambiar, por lo que las nuevas empresas deben tener cuidado con las valoraciones basadas en métricas externas. En su lugar, demuestra el valor de tu negocio a través de un plan de negocio bien pensado y apégate a él, resistiendo la tentación de asegurar un aumento de valoración a corto plazo sin considerar las consecuencias en el futuro.

Me interesa

Etiquetas InversoresStartups

Cargando noticia...