Cuando hablamos de gestión de personas estamos haciendo hincapié en una pieza fundamental en cualquier compañía

Gestión de personas: cómo evitar que tus empleados se frustren

gestion-equipos-frustracion-empleados-motivacion

©BigStock

Actualizado 04 | 08 | 2016 10:27

Gestión de personas

La gestión de personas es clave para el éxito y el futuro de tu negocio. Ayudar a tus empleados a que dominen su frustración y mejoren así su rendimiento es una de tus responsabilidades como líder. ¿Quieres saber cómo lograrlo?

La importancia del feedback

En ocasiones serás testigo de un trabajador que pone todo su empeño en realizar un buen trabajo pero, sin embargo, su rendimiento es bajo. ¿Qué puede estar ocurriendo? Quizá no estés ofreciéndole el feedback necesario para que modifique sus hábitos.

Si le explicas que su rendimiento no está siendo el esperado y le das las herramientas para que mejore, verás que su esfuerzo merece la pena.

¿Qué puede estar detrás de un bajo rendimiento?

  • Una gestión deficiente
  • Instrucciones confusas o insuficientes
  • Recursos inadecuados o inexistentes
  • Una mala gestión del tiempo
  • Carga de trabajo excesiva
  • Conflictos entre compañeros
  • Falta de feedback

No lo olvides: obtener un rendimiento óptimo es obligación ineludible del líder como gestor de personas. A través del feedback puedes motivar la reacción de tus empleados y les ayudarás a vencer su frustración. Además, conocerás nuevas formas de hacer crecer tu credibilidad como líder.

Propuestas vs imposiciones

Cuando hablamos de gestión de personas estamos haciendo hincapié en una pieza fundamental en cualquier compañía: nuestro equipo, los recursos humanos. Éstos adquieren una importancia capital a la hora de planificar y establecer las metas corporativas.

Los tres objetivos esenciales de dar feedback a los miembros de tu equipo son:

  • Promover la participación: pregunta, averigua cosas sobre tus compañeros, lo que les motiva, lo que les preocupa, etc.
  • Visión: hazles compartir tu visión y misión que tienes sobre la empresa, de forma que todos se impliquen en la compañía.
  • Motivación: como líder y gestor de personas tienes que transmitirles energía. En otras palabras, trabaja en la motivación de los miembros de tu equipo.

Reflexionar para mejorar el rendimiento

Mejorar cualquier aspecto de tu organización requiere de un tiempo previo de reflexión, que te permita identificar las áreas de mejora. Como gestor de equipos tendrás que mostrarte curioso, hacerte preguntas y averiguar qué es lo que funciona y qué falla, para poder mejorar en aquellas áreas que lo necesiten.

Cuestiones que puedes hacerte a ti mismo para ayudar a tu equipo a mejorar su rendimiento:

  • ¿Estamos cumpliendo los objetivos?
  • ¿Cómo podemos maximizar el rendimiento?
  • ¿Qué está funcionando? ¿Cómo podemos seguir haciendo esto que funciona?
  • ¿Qué hay que hacer de forma diferente la próxima vez para mejorar?

Recuerda: siempre hay espacio para ser mejores. No te conformes, construye un ambiente positivo para reforzar los éxitos y corregir los errores. El gran reto de un líder es conseguir inspirar a sus empleados.