Crecimiento del tejido empresarial a través del modelo de Franquicia

Visión de País. Encaje del sistema de franquicia en la realidad de nuestro tejido empresarial

franquicia-franquiciado-franquiciador-franchseeker

©Franchseeker

Actualizado 24 | 01 | 2017 11:50

Franquicias

Que España es un país de PYMES es algo fuera de toda discusión. También es un hecho el que el tamaño medio de nuestro tejido empresarial está por debajo de la media en los países de nuestro entorno.

Si el número de empresas en nuestro país que factura más de 50M € es de 3.000, en Alemania supera las 12.000.

Polémicas aparte sobre las consecuencias de lo anterior, o sobre la necesidad de variar esta realidad, podemos convenir sin esfuerzo en que no es tan fácil hacer crecer una empresa.

Para empezar, antes de crecer, una empresa debe crearse, establecerse, consolidarse y sobrevivir como proyecto de futuro. Lógicamente, en este proceso tiene mucho que ver el proyecto empresarial en sí mismo considerado, su capacidad para ofrecer al mercado una propuesta única y de valor.

franquicia-franquiciado-franquiciador-franchseeker

Cuando hablamos de Franquicia, debemos atender a los dos actores que forman el sistema, Franquiciador y Franquiciado.

Desde el punto de vista del franquiciador, el sistema de franquicia supone una alternativa al crecimiento orgánico de su proyecto de empresa. Con este enfoque, queremos destacar el hecho de que las organizaciones abordan un proceso de franquicia en respuesta a los retos que la necesidad de su propio crecimiento les impone, y no, o no deberían, como un fin en sí mismo.

Hablamos igualmente de crecimiento cuando adoptamos el punto de vista del franquiciado, ya se trate de un particular en busca de su propio empleo o de un inversor, todos ellos, bajo cualquiera de las fórmulas jurídicas que el ordenamiento mercantil permite, ya sea como empresario individual o como sociedad mercantil.

Cuando hablamos de franquicia hablamos, por lo tanto, de crecimiento. Crecimiento del tejido empresarial de nuestro país, tanto en el número de actores, como en la dimensión de los existentes.

Una dimensión que faculte a nuestras empresas para superar barreras de entrada antes insalvables, que permita el acceso a la financiación de sus proyectos en condiciones competitivas, que facilite su proyección al mercado de trabajo como foco de atracción del talento que realmente necesitan para continuar creciendo.

 

faldon-franchseeker