Tal vez la automatización continua del trabajo ha creado un vacío que no vimos venir

¿Tu trabajo vale tu tiempo?

tu-trabajo-vale-tu-tiempo

©BigStock

Actualizado 12 | 09 | 2018 10:29

Vida laboral

Karl Marx argumentó que la tecnología ayudaría a liberar a los trabajadores de las duras condiciones y reduciría el tiempo de trabajo. En la década de 1930, Bertrand Russell escribió sobre los beneficios de “un poco más de inactividad”.

En 1856, los canteros que construían la Universidad de Melbourne dejaron de trabajar y marcharon a la Casa del Parlamento para exigir el derecho para el día de ocho horas: ocho horas de trabajo, ocho horas de recreo y ocho horas de descanso.

Según un informe de InPsych, de la Sociedad Psicológica Australiana, los factores de liderazgo de apoyo y la calidad del clima de un equipo explican regularmente al menos el 50% del resultado en bienestar.

El autor de la cuarta revolución industrial y fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, dice que estamos en el comienzo de una revolución tecnológica que “está cambiando la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos unos con otros”.

Él llama a líderes y ciudadanos a “forjar juntos un futuro que funcione para todos, dando prioridad a las personas, empoderándolas y recordándonos a nosotros mismos que las nuevas tecnologías son, antes que nada, herramientas creadas por las personas para las personas”.

La ex CEO de Westpac, Gail Kelly, que escribió Live, Lead, Learn, cuenta cómo las personas y las empresas prosperan cuando abordan abiertamente el significado de lo que hacen y comprenden la necesidad de vivir una vida entera.

Una cicatriz en nuestra alma colectiva

Según David Graeber, autor de Bullshit Jobs: A Theory, existe una buena posibilidad de que el trabajo que realizas no tenga sentido y no agregue ningún valor a nada.

“Un trabajo tonto es un trabajo que es tan inútil, o incluso pernicioso, que incluso la persona que hace el trabajo en secreto cree que no debería existir. Por supuesto, tienes que fingir, tienes que fingir que hay una razón para que este trabajo esté aquí. Pero en secreto, si imaginas que el trabajo no existiera, o bien no cambiaría nada, o el mundo en realidad sería un lugar un poco mejor”, dice.

No es de extrañar, argumenta, que cuanto más beneficie tu trabajo a otras personas, es menos probable que te paguen. Cuanto más inútil sea el trabajo, más se puede esperar ganar.

Él enfatiza que las personas no son inherentemente perezosas y dice que trabajamos no solo para pagar las facturas, sino también porque queremos contribuir con algo significativo para la sociedad.

Pero el efecto psicológico de pasar nuestra vida laboral en tareas que secretamente creemos que no es necesario realizar es profundamente dañino, “una cicatriz en nuestra alma colectiva”.

Tal vez la automatización continua del trabajo ha creado un vacío que no vimos venir.

Y esas horas que salvábamos debían liberarnos para hacer más por nosotros mismos.

Así que la imagen del trabajo que destruye el alma, pintada por David Graeber, puede contener un atisbo de esperanza a medida que los líderes captan el problema de abordar con éxito el significado del trabajo en la nueva economía.

O puede ser hora de salir por tu cuenta, y hacer tu propio futuro, y dar sentido a cómo puedes prosperar en un mundo de incertidumbre y oportunidad.

Te interesa: