¿Qué puede hacer una historia por tu empresa?

El storytelling o cómo acercarte a tus clientes contando historias

storytelling-como-acercarte-clientes-contando-historias

©BigStock

Actualizado 17 | 06 | 2017 19:01

Las historias forman parte de nuestra forma de ver la vida. El conocimiento, el aprendizaje, prácticamente todo se cuenta a través de historias. A todo el mundo le gustan. Contarlas y oírlas, pero también crearlas. Las historias pueden marcar la diferencia entre una persona corriente y una persona cautivadora, entre un simple producto y un producto motivador, entre una compañía cualquiera y una compañía que sirva de inspiración. A continuación, te descubrimos qué puede hacer una historia por tu empresa.

El storytelling, o lo que es lo mismo, contar historias, no es nada nuevo. Ha existido desde tiempos inmemoriales y, con toda seguridad, seguirá existiendo durante muchos otros. Porque es simple, porque perdura en el tiempo, porque llega a todo tipo de personas y porque se recuerda fácilmente. Y porque hacerlo resulta divertido, tanto para ti como para tus oyentes.

Aplicado al marketing, el storytelling es una herramienta que busca conectar con los clientes, de una forma más amena y cercana, llegando a empatizar con ellos. Contando una historia relacionada con tu empresa, con los productos o servicios que ofrece o incluso contigo mismo, sales de la encorsetada forma de hablar de negocios, consiguiendo de esta forma crear un vínculo emocional con el cliente.

Lo que el storytelling puede hacer por tu negocio

Relatos de los inicios de la empresa, de dónde surgió la idea de montarla, cómo conseguisteis hacer frente a los altibajos que os habéis ido encontrando a lo largo de los años o cómo se os ocurrió ese innovador servicio que nadie más ofrece, son el tipo de historias que el público quiere y desea oír. La narración de estos temas, y de muchos otros, son algunas de las formas en que las empresas pueden integrar el storytelling en su estrategia empresarial. Porque el storytelling tiene el poder de:

  • Generar confianza, mostrando un lado diferente de la empresa al contar aspectos hasta ahora desconocidos.
  • Crear una conexión intensa y humana, más allá de las explicaciones técnicas y funcionales sobre el producto o servicio.
  • Apelar al lado más emocional de las personas, ya que una historia permite cambiar la imagen que se tiene de una empresa, convirtiendo una compañía anónima y distante en un grupo de personas cercanas en las que confiar.

Y es que los números quizá no inspiren… ¡pero las historias sí! Hay pocas personas en el mundo que salgan entusiasmadas de una presentación de resultados, a base de gráficos y cifras. En cambio, una historia sí que puede entusiasmar. Además, cuando cuentas una historia, envuelves al oyente en un aura emocional que le hace interesarse aún más y estar más receptivo en aquello que le estás contando. Igualmente, puedes influir en tus oyentes diciéndoles lo que deberían hacer, pero sin imponérselo, ya que las personas extraen sus propias conclusiones de la moraleja de la historia y actúan como si fuera su propia decisión.

Campañas basadas en storytelling que han triunfado

Algunos ejemplos de éxito los hemos visto en televisión y te darán una idea clara de lo puede suponer el storytelling para tu empresa. Lo que probablemente considerases como un anuncio normal, tiene detrás mucho más que eso, una estrategia de storytelling en toda regla esta estrategia. Estrella Damm o Kas hace ya años que la utilizan.

Otra de las marcas que ha cautivado a los telespectadores con su manejo del storytelling fue Loterías y Apuestas del Estado en 2014. El éxito de su anuncio de Navidad “El Mayor Premio es Compartirlo” es el resultado de la mejor manera de utilizar las emociones para conectar con el público y transmitirle la historia para que cale lo más profundo posible:

¿Qué podemos contar en nuestras historias?

Pues casi cualquier cosa. Una historia que, al fin y al cabo, ponga de manifiesto que la tuya es una compañía en la que los clientes pueden confiar. Algunos de los temas en torno a los que pueden versar tus historias pueden ser:

Quien inspiró tu proyecto: Aquello en lo que creíste en un primer momento, que te llevó a levantar lo que tienes a día de hoy y por lo que luchas día tras día para mantenerte fiel a ella. Tu fuente de inspiración, tu esencia y la de tu empresa.

Los inicios de tu empresa: Algo tan humano como la ilusión inicial de arrancar un proyecto, de dónde surgió la idea que lo motivó o las dudas que surgieron, generan muchísima complicidad con el oyente, pudiéndose sentir en algunos puntos identificado con el relato.

Superar una crisis: Que tu proyecto o tu empresa haya caído en un bache o haya sufrido dificultades pero las haya superado con éxito es una excusa perfecta para contar esa historia a tu público. Este tipo de historias humanizan el carácter de tu empresa y la convierten en más cercana de cara a sus clientes.

Campofrío lo proyecta perfectamente en este spot:

Un buen recurso que puedes utilizar en tus narraciones consiste en prever y enunciar, ya de entrada, los desafíos de la audiencia. Y es que alguien que cuenta una historia que hace a la gente preguntarse si nos está leyendo la mente… ¡es fantástico! Esto te permitirá captar su atención y que te escoja a ti en lugar de a otros.

Todos tenemos un principio, una inspiración, una idea que sirve de punto de arranque, un motivo por el que cada día nos levantamos y hacemos lo que hacemos. Encuéntralo, compártelo y diferénciate de tu competencia. De ahora en adelante, piensa en qué quieres transmitir y cuéntalo a través de una gran historia.