El futuro es de las pymes y autónomos

Actualizado 01 | 02 | 2016 10:45

Llevo más de dos décadas como profesional de la demoscopia, a la que se le suelen pedir pronósticos, sobre todo electorales, y a lo que siempre argumento que no tenemos ni manejamos una bola de cristal. También llevo más de dos décadas en la enseñanza universitaria, viendo pasar generaciones de jóvenes sin apenas perspectivas. Asimismo he trabajado un lustro en la administración pública, tanto a nivel estatal como autonómico, lo que no hace falta para saber que la oferta pública de empleo ya no es lo que era y no parece que vaya a mejorar, sino más bien lo contrario. Por último, además de dirigir una empresa por cuenta ajena, he sido socio, promotor y fundador de varios proyectos empresariales, lo que puede dar una idea de las vicisitudes y odiseas que conozco de primera mano.

Con este repaso a mi experiencia o labor profesional quiero avalar la visión de futuro que quiero exponer, aunque insisto en que no es mi intención ni mi labor hacer de pitoniso. Sin embargo, y esta vez sin que me lo pidan, el análisis de la situación actual, del presente, me lleva a una serie de reflexiones sobre cómo se presenta el panorama en nuestra sociedad a la hora de poder ganarse los garbanzos y asegurarse, en la medida de lo posible, un porvenir.

Como ya he adelantado, ni el sector público ni las carreras universitarias son ya garantía ni panacea. Otros sectores hace poco importantes en el empleo y la economía están languideciendo igualmente, desde la construcción al sector primario tradicional (agricultura y pesca), por no hablar de la minería o el naval, así como del pequeño comercio frente a las grandes superficies. Si a todo ello añadimos a esta ecuación la incertidumbre sobre el futuro de las pensiones, resulta que los proyectos vitales de mucha gente y, sobre todo, de las generaciones venideras pueden ser o resultar una incógnita mayúscula y general para el conjunto de la población.

De ahí que mi pronóstico se centre sobre todo en elegir al sector empresarial y autónomo como la gran salida o vía ante semejante panorama. Dicho de otro modo, tenemos que ir acostumbrándonos y mentalizar de que nadie nos va a sacar las castañas del fuego. Y no solo me refiero a nivel de empleo o recursos, con los sectores mencionados en clara recesión, sino también en el ámbito sanitario o de la educación, por citar dos ejemplos dentro de los servicios públicos.

Para trabajar y para poder vivir de ello hará falta descubrir, potenciar y poner en valor las posibles potencialidades de cada uno. De ahí que la manida palabra emprendedor y la vapuleada figura del autónomo/a creo que van a tener que prepararse para la avalancha de refugiados y nuevos actores económicos. En definitiva, estoy hablando de un nuevo estadio de la iniciativa privada, enfocada a nuevos sectores, nuevos escenarios, nuevos actores, nuevas formas, nuevos mercados y nuevas tecnologías. Estoy hablando, por un lado, de un sector que hoy en día tampoco es que esté en sus mejores momentos y, por otro, de la que se le avecina tal y como, creo, indican los síntomas actuales.

Estamos, por tanto, ni más ni menos, ante uno de los mayores retos y, a la vez, posibilidades del sector empresarial pequeño y mediano en nuestro país, debido sobre todo a la corriente y afluencia de proyectos vitales que, según estimo o considero, van a dirigir sus miradas, expectativas, ideas, fuerza de trabajo, estímulos, propuestas y maneras de hacer de cara a que la gente pueda o tenga algún viso de poder ganarse la vida y contar con una perspectiva más o menos viable.

No sé si hablar de corto, medio o largo plazo a la hora de hacer mi pronóstico, pero creo que cuanto antes nos preparemos para ello estaremos dando pasos en la dirección correcta.  Espero que nuestra aportación desde el ámbito de la comunicación pueda, entre otros propósitos, contribuir a informar adecuadamente sobre ello.



Sobre Gabriel Vázquez Fernández
Sociólogo, con las especialidades de Sociología General y Psicología Social, por la Universidad Pontificia de Salamanca (1987). Doctor en Sociología por la Universidad de A Coruña (2006), defendiendo la Tesis Doctoral sobre “las imágenes conformantes de la realidad social”. Profesor Contratado Doctor en la Universidad de A Coruña, desde 2012, impartiendo materias de Política, Estructura y Educación Sociales; siendo con anterioridad Profesor Asociado en las Universidades de Vigo (1994-97) y A Coruña (1998-2011). Impartiendo también en Máster y Cursos de Post-Grado de varias Universidades, codirigiendo además el de Marketing Social (UDC).

Su actividad docente la ha venido compaginando con la labor profesional en el terreno de la investigación social, siendo Director del Instituto Sondaxe desde su creación, a finales de 1991, hasta principios de 2011; trabajando con anterioridad como Sociólogo en el Servicio de Fomento Cooperativo de la Xunta de Galicia (1989-91) y como Director del Servicio de Evaluación y Organización del Personal del Ente Público de Radio Televisión Española (1988). Al mismo tiempo, entre 1996 a 1999, fue Delegado en Galicia de la Asociación Española de Investigación de Mercado, Marketing y Opinión (AEDEMO). Ha dirigido más de mil estudios y trabajos de investigación social, principalmente de carácter demoscópico, tanto de ámbito regional, nacional o internacional, muchos de ellos con amplia repercusión en los medios de comunicación. Autor de media docena de libros sobre la realidad social y coautor de otras tantas obras, en algunas también como coordinador, entre otras publicaciones figuran artículos en revistas especializadas y medios de comunicación.