Renunciar al empleo

Cómo saber si debes renunciar a tu empleo y qué hacer luego

como-saber-si-debes-renunciar-a-tu-empleo-y-que-hacer-luego

©BigStock

Actualizado 07 | 06 | 2018 07:00

Cambiar de trabajo

Renunciar a tu empleo no es nada fácil. Implica que no sabes si volverás a conseguir un empleo pronto, si será algo que te guste, que te genere ganancias suficientes para pagar la renta, los servicios y comer, y muchas otras cosas. Es un gran cambio en tu vida.

Pero a veces los cambios son necesarios. Si estás aquí es porque ya tienes la duda de si deberías dejar tu empleo porque algo te molesta o no te termina de gustar del todo. ¿Quieres saber cuáles son las causas que indican que debes buscar un nuevo trabajo o, mejor, empezar tu propio negocio?

  1. Te tratan mal

Este maltrato puede venir desde cualquier persona y en la forma que sea. Sin embargo, con el más difícil de lidiar es con el maltrato de tu jefe. Si te grita, no toma en cuenta tu opinión, te sientes subestimado o pone demasiado peso en tu espalda, debes preguntarte si vale la pena soportarlo. Incluso si es tu trabajo soñado, tu jefe puede hacerlo una pesadilla.

¿Tu problema es con alguno de tus compañeros? Háblalo. Y si es necesario tomar acciones legales (por acoso de algún tipo) no lo dudes. Tu trabajo y tu estabilidad emocional no deben verse arruinados por nadie. 

  1. No eres feliz

Esto es esencial. Si un trabajo no te hace feliz, no deberías estar ahí, y eso aplica para todo en la vida. Un amigo, una casa, una carrera, una pareja… No desperdicies tu tiempo en algo que no te llena y que no te trae reales beneficios. 

  1. No ganas lo suficiente

Aquí viene un punto algo engorroso. Si bien sabemos que el dinero no lo es todo, debes poder cubrir tus necesidades básicas, como mínimo. Así que si estás viendo dificultades para pagar tus facturas, comer bien o incluso ahorrar, es mejor que consigas otro trabajo. Porque este quizás te mantenga a flote por ahora, pero no tendrás dinero para cosas importantes en las que tendrás que gastar más adelante, como una familia, más estudios, viajes, una casa, un coche y muchas otras cosas. 

  1. No te gusta

Esto tiene mucho que ver con el punto de ser feliz, pero esto se trata específicamente de cuando no te gusta tu trabajo, no te gusta lo que haces. Si tú siempre has querido ser escritor y te encuentras en un centro de atención al consumidor de un banco, o vendiendo productos en una tienda de alguien más y eso simplemente no te llena y te la pasas fantaseando con cómo sería tu vida si tuvieras el trabajo que siempre has querido.

Bueno, ¿qué te parece si dejas de fantasear y vas a buscarlo? Es más fácil quejarse que levantarse e ir a cumplir tus sueños. Puede ser difícil conseguir un trabajo que realmente te guste, pero no dejes de intentarlo. Además, ahora hay muchas más facilidades porque puedes trabajar por internet, si es que crees que en tu ciudad no hay campo para tu pasión. Solo no te cierres a las opciones y no te conformes con nada por debajo de lo mejor.

  1. Te sientes estancado

Es posible que sientas que no tienes un futuro más allá de tu presente. Que toda tu vida será igual, que ya no aprendes nada nuevo, que no tienes aspiraciones. Si eso te sucede, es hora de dejar tu trabajo porque uno debe mantenerse en constante movimiento y aprendizaje. En el camino de la vida, quedarse parado es lo mismo que un paso para atrás.

¿Qué hago si dejo mi trabajo?

Es normal que te sientas confundido y con miedo cuando decides dejar tu empleo, pero hay varias cosas que debes hacer para encontrar el rumbo de nuevo:

  • Evalúa tu vida. Esta es una gran tarea para hacer, pero es muy importante, para saber qué es lo que quieres, con qué cuentas, cuáles son tus aspiraciones y qué es lo que no estás dispuesto a hacer.
  • Considera empezar tu propio negocio, porque es la mejor manera de independizarte económicamente. Claro, lleva trabajo, pero verás sus frutos y no tendrás que lidiar con jefes molestos ni nada que no quieras hacer.
Etiquetas Edith GómezEmpleo