Mikel Egidazu | CEO UPtheMEDIA

Qué pasa cuando pides hacer una silla… y te hacen una mesa

que-pasa-pides-hacer-silla-te-hacen-mesa

©BigStock

Actualizado 16 | 06 | 2017 10:55

A veces nos ocurre que mandamos hacer una silla y nos terminan haciendo una mesa… o viceversa. También es cierto que, a veces, mandamos hacer una silla y nos terminan haciendo un portaaviones. Todo consiste en cómo nos entienden. Hay veces en que no te entienden nada… de nada, otras en las que te entienden a medias y otras, las bendecidas por las hadas, en las que te entienden mejor que tú mismo… portaaviones.

Cuando te pasa A y B… normalmente pensamos “no nos han entendido”. No obstante, invito a pensar si esto ocurrirá debido a que “no nos hemos explicado bien”. (Que aunque nos resulte científicamente imposible, desconcertante o incluso aterrador, sucede).

En muchas ocasiones, tenemos una idea tan clara que sentimos y pensamos que todo el equipo concibe la idea como nosotros y eso es un error sideral. Si, sideral. Enorme y anómalamente abstracto.

Llámame Jeff… 

Partiendo de la base crítica de que tal vez “no nos hemos explicado bien”, podemos hacer lo que Jeff Bezos hace cuando presenta un nuevo proyecto a su equipo. (No digo que tengamos que “separar las aguas” como hace él, eso, entiendo, está al alcance de muy pocos. Digamos que vamos a hacerlo bien… inteligentemente. Como se espera de nosotros).

Pues bien, en su particular metodología, Jeff hace algo obvio… algo que todos podemos hacer cuando tenemos una idea que se convierte en un proyecto: prepara toda la documentación, materiales y recursos que le van a permitir explicar dicha idea.

Aunque su escala sea sideral, lidere ideas y proyectos por valor de 100.000 millones de dólares y sus recursos sean ilimitados… hace lo mismo que podemos hacer todos: Documentos, proyector, pizarra, rotuladores y extras.

Eso es fácil. Jeff no ha construido un imperio romano global haciendo solo eso. Lo que le diferencia de todos los demás es que se cerciora de que todas las partes de su equipo hayan entendido correctamente la idea y las directrices. (Puedes preguntárselo: jeff@amazon.com)

Él lo hace pidiendo un documento a cada una de las personas de su equipo, 24 horas después de la presentación. Un documento que recoge, libremente, un resumen de la idea o proyecto, directrices generales, directrices particulares y objetivos a alcanzar. Sin estridencias ni ejercicios plásticos. Un sencillo esquema particular del trabajo a desarrollar.

Esto también podemos hacerlo. Jeffdoc PDF.

Para conseguir esto cada uno tendrá su método, su forma de comunicar y su nivel de exigencia y de su equipo… pero la verdad es que a veces sucede que por no estar seguro de que nos hayan entendido terminamos trabajando el doble: es decir, haciendo la silla, tumbándola y creando, muchas veces, la mesa. (no portaaviones).

La otra cosa que hace Jeff es confiar en su equipo. Confía en lo que su equipo pueder conseguir, como grupo e individualmente. Delega y deja hacer. (Él lleva ventaja porque ya se ha asegurado de que todo el equipo ha entendido la idea y el proyecto). Delega y evita, radicalmente, las revisiones innecesarias. Por dos cuestiones. 1. Tiempo. Su tiempo es plutonio. 2. Confianza. Siempre ha pensado que mina la confianza del equipo y no permite el desarrollo de talento individual.

Aquí entra en juego la idiosincracia de cada grupo en particular… y también podemos hacerlo.

Cosas a tener en cuenta para que el proyecto lleve consigo un éxito potencial.

  1. Dejar todo por escrito. Pero no solo escribir algo que solo tú vayas a entender sino ser lo más explícito que se pueda; lo ideal es poner ejemplos.
  2. Ser lo más visual que se pueda. Ser excesivamente visual nunca es malo; la comunicación visual es muy poderosa y expresa a veces mucho más que lo escrito.
  3. Trabajar por objetivos. Ser muy específico en lo que se pide y detallar objetivos claramente de tal manera que el equipo sepa que haga lo que haga el producto-campaña-brindis_al_sol debe cumplir, y obtener, los objetivos planteados.
  4. Enfatizar directrices importantes. Si hay algo que se quiere enfatizar o se quiere que se haga, hay que explicarlo claramente y, si es posible, generar toda la documentación que lo explique.
  5. Confiar en el equipo. Quienes no son expertos no deben aprobar las especialidades, se debe trabajar bajo requerimiento, directrices y objetivos y se debe delegar y confiar en que el equipo va a realizar un producto que va a cumplir todo lo requerido.
  6. Recomendar, recomendar y recomendar. Las recomendaciones son válidas y el que consiga una mejor manera de hacerla considerando lo mejor por consenso será la opción más adecuada.

En definitiva, la clave para la perfección es saber lo que se pide. Así que, volviendo al tema inicial, te invito a que antes de pensar “NO ME HAN ENTENDIDO”, pienses “¿ME HABRÉ EXPLICADO BIEN?”.