Construir una marca, ya sea para un producto nuevo o como renovación de imagen, en una industria global no es tarea fácil

¿Qué es branding?

BigStock

©BigStock

Actualizado 19 | 05 | 2016 14:54

Es un concepto inglés utilizado en marketing para definir el método que se ocupa del proceso de construcción de una marca: negocio, valores y filosofía implementados con recursos estratégicos y creativos para asegurar el posicionamiento.

Se trata, por tanto, de la estrategia a seguir para gestionar los activos vinculados, directa o indirectamente, a un nombre comercial y su correspondiente imagen gráfica. Porque todos los elementos que construyen una marca influyen en su valor y en el comportamiento que los clientes tienen para con ella.

Las marcas están presentes en el día a día, proporcionan un estilo de vida, cómo siente cada consumidor en relación a cada marca porque promocionan valores intangibles, que diferencian el producto que están vendiendo.  Así, no se elige sino que se prefiere una sobre otra, precisamente porque los bienes que promocionan se han hecho imprescindibles. Esto es el branding, definido también como “la promesa cumplida”, que consigue que marcas que proporcionan el mismo producto o servicio, se perciban como distintas. (Es necesario aclarar que el branding se diferencia del marketing en que es el conjunto de acciones que se llevan a cabo para conseguir que la promesa hecha llegue a los consumidores, no para conseguir la promesa en sí).

Una marca está construida por varios elementos como: logo, gráfica, colores y nombre, producto,  target, promoción, desempeño en medios… Estas disciplinas deben trabajar unidas para construir el valor intangible de la marca, apelando a sus consumidores desde el discurso emotivo o la razón, según el caso. Habitualmente las marcas se vinculan con las personas desde lo emocional, ya que se potencia la personalidad de cada una: discurso, imagen y objetivos, entre otros.

Lo realmente fundamental es que sean diferentes, singulares y creíbles, que se adapten a cada target al que se dirigen para que, al hablar de forma directa a sus consumidores potenciales se establezca una relación fiel basada en la transparencia, consiguiendo un impacto único en el mercado. Una empresa cuya marca tiene un alto valor, una fuerte identidad corporativa y un buen posicionamiento en el mercado será una fuente de ingresos estable y segura en el largo plazo. Es decir, conseguir que el consumidor asocie en su mente una marca con un valor, como puede ser la innovación, la seguridad o la exclusividad. Así, esta marca es la que después el consumidor buscará cuando surja una percepción que aluda a este valor.

Construir una marca, ya sea para un producto nuevo o como renovación de imagen, en una industria global no es tarea fácil, ya que la identidad de una firma fundamenta su existencia, brindado la posibilidad de distinguirse claramente de las demás. Es por esto que el branding es un proceso  complejo, de cuyo éxito depende en gran parte el de la compañía.

Fuente de la noticias: EmpresaActual.com