La pregunta es complicada de responder porque no existe una lista de cosas que estén prohibidas

¿Qué actividades no debes hacer estando de baja?

BigStock

©BigStock

Actualizado 06 | 04 | 2016 12:17

Cuando un trabajador (autónomo o por cuenta ajena ajena) causa baja sabe de sobra que no puede trabajar, de lo contrario la baja sería fraudulenta y perdería el derecho a la prestación, siendo incluso causa de despido. Pero, a veces, lo que no se tiene muy claro es qué actividades no se deben hacer estando de baja, entendiendo aquí actividades de ocio y tiempo libre.

La pregunta es complicada de responder porque no existe una lista de cosas que estén prohibidas. Lo que no puede hacer el trabajador es viajar, salvo autorización del médico y con una causa justificada. Pero el resto de actividades dependen del caso y de la dolencia que dio lugar a la situación de incapacidad.

Está claro que un trabajador aquejado de lumbalgia no puede ponerse a jugar al tenis ni hacer determinado ejercicio físico, pero si lo que tiene es una depresión la actividad física es más que recomendable. Lo que se exige es que la actividad que la persona realice estando de baja no entorpezca su recuperación, ya que el deber del trabajador es intentar reincorporarse cuanto antes a su puesto de trabajo.

Diversas sentencias de los Tribunales Superiores de Justicia han reconocido despidos disciplinarios por transgresión de la buena fe contractual por realizar actividades incompatibles con la dolencia padecida. Se entiende en estos casos que el trabajador simula su enfermedad o bien intenta alargar el periodo de baja.

Una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el 23 de enero de 2012, autorizaba el despido de un trabajador de baja por depresión por hacer salidas nocturnas. Entendía que las mismas ponían en riesgo el proceso de curación o eran indicativas de una recuperación, por lo que esta conducta era claramente censurable.

Por lo que pudiera pasar, mejor tomar medidas de precaución. Y más ahora, que se ha detectado un incremento en la contratación de detectives privados por parte de las mutuas y aseguradoras para perseguir el fraude de las bajas simuladas.