No necesitas un doctorado en psicología para obtener resultados

Como utilizar correctamente la psicología publicitaria para mejorar tu campaña. Comportamientos

psicologia-publicitaria-comportamientos

©FLYERALARM

Actualizado 14 | 10 | 2019 07:00

Psicología publicitaria

¿A veces te preguntas por qué recuerdas tan bien un anuncio en particular y por qué te olvidas de otros después de unos segundos? La respuesta es: psicología publicitaria.

Continuamos con la segunda parte de: Cómo utilizar correctamente la psicología publicitaria para mejorar tu campaña. Reglas básicas

Leemos de izquierda a derecha

Ten en cuenta, por ejemplo, la dirección de lectura de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. Por consiguiente, la mitad superior de una pantalla es la más importante y la inferior viene después. Si abres, por ejemplo, una revista, la primera ojeada recae automáticamente en el lado derecho de esta. Por lo tanto, los mensajes publicitarios importantes deben tender a colocarse en el lado derecho y las imágenes en el lado izquierdo.

En principio, además del posicionamiento, el tamaño y la representación de los elementos individuales también juega un papel importante. Cuanto más grande y destacada sea una imagen, una declaración o un solo elemento, más atención se genera.

Controlar la mirada del espectador

La visión del consumidor también puede dirigirse con bastante precisión: con el rostro de un testimonio. Por naturaleza, reaccionamos a la mirada de nuestra contraparte, esto se puede ver en muchas situaciones cotidianas. Si tu interlocutor mira repentinamente por la ventana en lugar de a tu rostro, tu mirada sigue inevitablemente la de este durante un corto período de tiempo. Puedes utilizar este efecto para tu publicidad.

Si un modelo que aparece en el anuncio mira a la derecha, donde, por ejemplo, se puede ver un precio reducido para uno de tus productos, la mirada del espectador se desplazará automáticamente hacia la mitad derecha de la imagen. Si el modelo del testimonio no tiene una dirección definida de la visión, sino que mira a la cámara, es decir, directamente a los ojos del espectador, la mirada del consumidor se dirigirá a la boca del modelo. Por lo que podrías poner otro mensaje importante allí.

Este truco funciona no solo con rostros humanos, sino también con direcciones de movimiento. Tendemos a seguir con la mirada objetos o animales en movimiento. Esto se puede observar excelentemente con los espectadores de un partido de tenis: la mayoría de los espectadores no se fijan en uno de los dos tenistas, sino que siguen la pelota con la mirada. Lo mismo se aplica a los anuncios impresos: si un coche se mueve en la dirección de desplazamiento de izquierda a derecha, la mirada del espectador sigue el movimiento imaginario del coche. El mismo efecto también se puede lograr con la visualización de la profundidad: los objetos, mensajes o testimonios que se encuentran obviamente más adelante, se visualizan en primer lugar.

Elegir el testimonio correcto

En principio, se aplica lo siguiente: cuanto más popular sea el rostro de un testimonio, mejor. Hace mucho tiempo que la publicidad con modelos ha demostrado su eficacia. Si en un anuncio el nuevo coche es conducido por un famoso piloto de Fórmula 1, esto sugiere que el coche debe ser de alta calidad. De lo contrario, un piloto profesional no se decidiría por él. El testimonio debe encajar bien con el producto anunciado. Un piloto de carreras, por ejemplo, puede anunciar un coche, al igual que un actor puede anunciar productos de cuidado o un popular cocinero televisivo puede anunciar electrodomésticos de cocina.

La gran desventaja: un piloto de Fórmula 1 exige un precio bastante elevado. De forma alternativa, puedes trabajar con “modelos convencionales”. Estos pueden ser empleados, vecinos u otros voluntarios. Lo ideal es que el rostro de tu testimonio sea una persona que se adapte bien a tu grupo objetivo en cuestión y que tenga un aspecto agradable, abierto y de confianza, para que los espectadores puedan identificarse bien con el anunciante.

La repetición trae recuerdos

“Bienvenido a la república independiente de tu casa”, “Just Do It”, “Porque yo lo valgo”. ¿Te vinieron a la mente las compañías correctas para estos eslóganes? Una y otra vez escuchamos y leemos los eslóganes actuales de marcas y compañías conocidas. Y, cuanto más a menudo nos enfrentemos a los eslóganes, más profundamente se fijan estos en nuestra memoria. La calidad de la publicidad no es necesariamente decisiva. El mejor ejemplo: la publicidad radiofónica de un conocido fabricante de muesli, en la que se menciona una y otra vez el nombre de la marca.

El principio psicológico detrás de esto se llama efecto de mera exposición. Este establece que las personas, a través de la percepción repetida con frecuencia, evalúan una circunstancia inicialmente percibida como neutra de forma cada vez más y más positiva con el tiempo. Este efecto se utiliza con frecuencia en la industria publicitaria.

No obstante, la principal desventaja de la repetición frecuente es el factor del coste. Cada repetición individual, ya sea en la radio, el cine, la televisión, periódicos o revistas, dependiendo del tiempo de emisión o de las celebridades empleadas para el posicionamiento de este método de publicidad, implica un gran desembolso.

Acondicionamiento

Estoy seguro de que conoces a los perros de Pávlov. En 1905, el médico y fisiólogo ruso Iván Petrovich Pávlov realizó el siguiente experimento: cada vez que le daba de comer a sus perros, antes hacía sonar una campana. Tan pronto como los perros olían la comida, empezaban a salivar. Después de algún tiempo, hizo sonar la campana sin dar de comer a sus amigos de cuatro patas, sin embargo, los perros empezaron a salivar, aunque no había ningún estímulo físico para ello. Iván Petrovich Pávlov fue el primero en demostrar el condicionamiento clásico.

En una forma mucho menos drástica, el condicionamiento también funciona como medio publicitario. Si durante el tiempo suficiente se sugiere al consumidor que un determinado desodorante atrae al sexo opuesto, el sujeto de prueba adoptará esa forma de pensar e, idealmente, incluso comprará el producto. La base de un acondicionamiento con éxito es, no obstante, un gran número de repeticiones del mensaje publicitario, así como testimonios creíbles y, más allá de esto, un alto grado de preparación operativa en los medios.

Los comienzos no suelen ser fáciles

Los anuncios con éxito no son cosa de brujería, sino que se necesita un poco de práctica para hacer anuncios inteligentes y atractivos. Si deseas hacer tu campaña en carteles, flyers o banners publicitarios, en FLYERALARM encontrarás los productos adecuados para tu empresa. Y, en caso de que lo que necesites sea asesoramiento, también te lo podemos ofrecer.

 


Cargando noticia...