El trabajo es fundamentalmente social, y muchos trabajos requieren colaboración para lograr resultados

Por qué es importante la privacidad en el trabajo

privacidad-trabajo

©BigStock

Actualizado 31 | 01 | 2020 07:00

Privacidad laboral

¿Recuerdas cuando eras niño y tenías un letrero en la puerta de tu habitación que decía “Prohibido el paso” o una cinta adhesiva en el suelo que marca tu lado de la habitación? Desde la edad más temprana, parece que estamos enfocados en querer controlar nuestro ambiente, proteger nuestro territorio y mantener la privacidad.

Hace un tiempo, las oficinas solían ofrecer mucha privacidad; estaban definidas por muros y lugares de trabajo privados. El estatus en la empresa se basaba en mudarse a la oficina de la esquina del piso superior que tenía ventanas desde el suelo al techo. Sin embargo, más recientemente, sin importar cuál sea tu estatus, el lugar de trabajo ha eliminado gran parte de la privacidad. En los peores casos, las oficinas son filas de mesas de trabajo. Algunos empleados dicen que no pueden encontrar un lugar para atender una llamada privada, del médico, la escuela de sus hijos o un asunto de trabajo, a menos que vayan al baño o salgan de la empresa. Muchos diseños de oficinas han sobrevalorado la colaboración, la transparencia y la apertura y, al hacerlo, han ido demasiado lejos y han negado la oportunidad para que las personas tengan un lugar privado.

El trabajo es fundamentalmente social, y muchos trabajos requieren colaboración para lograr resultados. Tanto los extrovertidos como los introvertidos necesitan a otras personas y conexiones, aunque en mayor o menor grado. Pero no importa cuál sea tu estilo, también necesitas cierta privacidad.

En 1890, Samuel Warren y Louis Brandeis escribieron “El derecho a la privacidad” para Harvard Business Review y acuñaron el término “el derecho a quedarse solos“. Este concepto significa que lo que cada uno de nosotros hace no es asunto de nadie más que nuestro. Establece límites sociales apropiados e implica libertad para elegir lo que hacemos, lo que compartimos y quién tiene acceso a nosotros o nuestra información. La privacidad en el lugar de trabajo es quizás más importante hoy que nunca porque también estamos teniendo debates sobre nuestra privacidad de la información. La cantidad de datos disponibles en la actualidad es abrumadora, y el documental The Great Hack explica que nuestros datos personales han excedido el valor del petróleo.

Cuatro razones por las que necesitamos privacidad en el trabajo

La privacidad es importante porque se requiere que las ideas ganen terreno, especialmente si son nuevas (o incluso subversivas). Cada nueva idea requiere una conversación tranquila entre compañeros de confianza antes de exponerla ante un grupo más grande. La conversación en profundidad es lo que permite que la idea se desarrolle y se apruebe. Cuanto más arriesgada es la idea, más conversaciones confidenciales requiere para ser procesada.

La privacidad también es necesaria para la creatividad. Lejos de ser un proceso que siempre enfatiza la lluvia de ideas en grandes grupos, la creatividad también debe incluir momentos tranquilos para la reflexión y el enfoque. Es un proceso que fluye entre grupos e individuos, y entre pensamiento convergente y divergente.

La privacidad facilita el enfoque. En su libro Deep Work, Cal Newport argumenta que necesitamos más atención. En un mundo marcado por el escaneo superficial y el deslizamiento de un tema a otro, debemos dejar espacio para un pensamiento profundo, reflexión, atención y concentración. Esto se realiza mejor con algo de privacidad.

La privacidad está relacionada con el compromiso. Cuando las personas tienen una mayor cantidad de opciones en su lugar de trabajo, tienden a estar más comprometidas.

Si la privacidad facilita la innovación y el proceso creativo, el enfoque y el compromiso se traduce en efectividad.

La privacidad se da de distintas maneras

La privacidad puede ser acústica (no puedo escuchar a los demás y ellos no pueden oírme a mí), informativa (las personas no pueden ver en lo que estoy trabajando), visual (no puedo ver a los demás o ser visto por ellos), o territorial (tengo un espacio que me pertenece).

Si bien todos necesitamos todos estos tipos de privacidad en un momento u otro, pocas personas los necesitan a la vez. Las mejores oficinas ofrecen a las personas una opción para que puedan acceder al tipo de privacidad que necesitan. Y las culturas empresariales más efectivas permiten a las personas tomar sus propias decisiones sobre dónde trabajar durante todo el día.

También es necesario pensar en las diferencias entre acceso y visibilidad. Es posible que queramos ser visibles a través de oficinas transparentes o las paredes de la sala de conferencias, pero no accesibles para que la gente se pare a mirar lo que estamos haciendo. Por otro lado, es posible acceder a alguien a través de mensajes instantáneos, mensajes de texto o llamadas telefónicas sin ser visible, ya que alguien puede estar fuera del sitio o en una oficina en casa. Diseñar oficinas para estas diferencias y educar a las personas sobre qué tipo de privacidad necesitan para facilitar diversos tipos de trabajo, puede ayudar a las personas a ser más efectivas.

La privacidad es fundamental. La libertad de elegir cómo trabajamos y dónde trabajamos, así como nuestros niveles de visibilidad y accesibilidad, es importante no solo para nuestra experiencia laboral sino también para nuestros derechos como personas. El diseño que permite todo tipo de privacidad, y las culturas organizacionales que abarcan la elección y el control de los trabajadores, tienen una clara ventaja en términos de personas comprometidas y altamente efectivas.

 


Cargando noticia...