¿Cómo influye la música en nuestra productividad?

Música en el trabajo. ¿Sí o no?

musica-trabajo

©BigStock

Actualizado 07 | 05 | 2019 07:00

Música productividad

Cuantas veces hemos visto a alguien desempeñando su trabajo y al mismo tiempo escuchando música absorto, concentrado. O lo mismo a algún joven delante de un libro de texto y con los auriculares puestos deleitándose con alguno de su grupos favoritos.

Tras los últimos estudios publicados, sabemos que escuchar música mientras de estudia o trabaja mejora la concentración pero solo en determinadas situaciones. Vamos a ver en cuales.

Depende de si el trabajo es físico o mental

No es nuevo decir que la música estimula nuestro cerebro pero, por contra, no siempre nos ayuda a mejorar nuestro rendimiento. Jordi A. Jauset, doctor en Comunicación, músico y escritor explica que “cuando se trata de practicar deporte o de realizar un trabajo físico y mecánico, como en la cadena de una fábrica, suele ser recomendable. Su base rítmica ayuda a desempeñar un acto repetitivo”.

También la profesora de psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de Navarra, Lucía Herrera Torres, dice que “El tempo de la música escuchada de fondo mientras se realiza otra actividad influye en el tempo de las actividades que se realizan simultáneamente. Por lo tanto, ha de existir una sincronía entre ambas”.

Así que, si vas a meterte una sesión de running o tienes que realizar trabajos manuales en poco tiempo, la mejor opción es escuchar música rápida y enérgica. Y si lo que necesitas es concentración, entonces es mejor elegir música tranquila e instrumental.

Mejor que sea a nivel individual

Cuando una escuchamos una música o canción que nos gusta, nuestro cerebro genera dopamina. La dopamina es un neurotransmisor de nuestro sistema nervioso central y tiene muchas funciones en el cerebro, incluyendo papeles importantes en el comportamiento y la cognición, la actividad motora, la motivación y la recompensa, el sueño, el humor, la atención, y el aprendizaje

Y es mejor escuchar una música que te guste con auriculares y evitar el hilo musical, ya que así te asegurarás de escuchar únicamente la música que prefieres.

Si necesitas concentración, mejor sin letra

Cuando necesitamos realizar una acción que precise concentración, es mucho más aconsejable elegir melodías sin letra porque nuestro cerebro está programado para detectar humanos y prestar atención a todo lo que provenga de ellos. Por consiguiente, la parte oral de una pieza musical nos distraerá.
“En especial, la música con letra conduce a resultados cognitivos y de actitud más deficientes para aquellos oyentes que tienen una menor capacidad de memoria operativa [relacionada con la planificación, el razonamiento y la toma de decisiones]”, apunta Lucía Herrera.

Mozart no te hace más listo

La psicóloga Francesa Rauscher, de la Universidad de California, publicó en 1993 en la revista Nature un artículo en el que explicaba un experimento relacionado con Mozart.

Dicho experimento consistía en que treinta estudiantes escucharan música de Mozart durante 10 minutos. Según sus conclusiones, esta exposición tuvo efectos positivos en las pruebas de razonamiento espacio temporal durante los 10 minutos siguientes. El grupo de estudiantes que se habían preparado musicalmente obtuvieron mejores resultados que los que hicieron las pruebas sin ayuda de Mozart.

Jordi A. Jauset explica que la prueba “se realizó entre jóvenes universitarios y se vendió para algo que no tenía nada que ver, así que se convirtió en una simple campaña de marketing”. Lo que conocemos como efecto Mozart sirvió para vender productos que mejoraran las aptitudes de bebés y de niños, como los vídeos y discos Baby Mozart, sin que existiera desde entonces una confirmación científica.

Si se escucha música a menudo, se producen beneficios a nivel cognitivo. “Múltiples estudios ponen de relieve la relación entre la música y el desarrollo de la inteligencia, la memoria a corto plazo y la memoria operativa, el lenguaje oral y escrito y el razonamiento lógico-matemático”, comenta Lucía Herrera Torres, pero no se trata de una virtud específica de un compositor en concreto, ni mucho menos se logran resultados en solo 10 minutos.


Cargando noticia...