Solo el 8% de los propósitos duran un año entero y apenas la mitad ha sobrevivido el mes de enero

Qué podemos hacer para mantener un nuevo hábito

mantener-nuevo-habito

©BigStock

Actualizado 05 | 02 | 2020 09:45

Mantener un nuevo hábito

Ya sea hacer más ejercicio, comer de manera más saludable, leer más o adquirir una nueva habilidad, mantener tu propósito de Año Nuevo es más fácil decirlo que hacerlo. No faltan los consejos para adquirir nuevos hábitos positivos, pero las tasas de fracaso son muy altas. Parece que solo el 8% de los propósitos duran un año entero y apenas la mitad ha sobrevivido el mes de enero.

¿Cuál es el secreto para mantener nuevos hábitos?

Durante dos años de investigación, Cleaner Thinking reclutó a casi 500 personas que querían crear hábitos diarios, como mantener una rutina de ejercicios o beber más agua todos los días. Asignaron a cada una de ellas técnicas destinadas a apoyar el cambio de comportamiento, extraídas de una lista de 23 posibilidades. Incluyeron métodos como planificar una recompensa si se tiene éxito en el hábito, o hacer un plan para llevar a cabo el hábito a una hora específica todos los días.

Después, rastrearon el progreso en el transcurso de un mes, verificando tres veces para averiguar cómo se habían mantenido los hábitos elegidos. Finalmente, realizaron cinco estudios separados y analizaron 1.256 encuestas de seguimiento. Cuando obtuvieron el resultado, comprobaron que una técnica superó a las otras 22 a la hora de ayudar a mantener los hábitos.

Lo que funcionó mejor: reflexión de hábitos

La técnica que mejor funcionó es la denominada “Reflexión de Hábitos” y se adapta a tu historia y experiencias personales. La reflexión de hábitos consiste en utilizar las lecciones de tu pasado en el presente.

Tiene tres pasos simples:

  1. Elije una situación pasada en la que hayas podido cambiar con éxito tu comportamiento a largo plazo o hayas podido crear un nuevo hábito.
  2. Escribe todo lo que aprendiste de esta situación pasada sobre cómo formar con éxito nuevos hábitos, o cualquier táctica que hayas utilizado para ayudarte a hacer este cambio que podrías aplicar a tu nuevo hábito ahora.
  3. Crea un breve plan escrito para aplicar esas lecciones a tu nuevo hábito.

Este método rápido y simple ayudó a los participantes a practicar sus hábitos un promedio de 0.7 veces más por semana, una mejora del 140% con respecto a la segunda técnica más efectiva. Además, aquellos que usaron la técnica de Reflexión de Hábitos mostraron más satisfacción con su progreso hacia sus objetivos de formación de hábitos que cualquier otro grupo en el estudio.


Cargando noticia...