De Guindos cree que son "mejorables" e insiste en tener en cuenta la baja inflación para estudiar el desvío del déficit de España

Los Veintiocho discuten cómo abordar las deficiencias de la normativa fiscal y hacerla más predecible

©BigStock

Actualizado 24 | 04 | 2016 10:33

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) han discutido este sábado cómo abordar las deficiencias y la complejidad de la normativa fiscal comunitaria actual con el objetivo de hacerla más predecible y más controlable.

El ministro de Finanzas de Países Bajos, Jeroen Dijsselbloem, que este semestre ostenta también la presidencia de turno de la UE en el Ecofin, ha subrayado que hay un “fuerte acuerdo” entre los ministros europeos del ramo con respecto a los defectos del marco fiscal y ha señalado que han debatido dos formas de mejorarlo

En primer lugar, han planteado la posibilidad de reducir el número de indicadores que se utilizan en el análisis del cumplimiento de los objetivos de déficit y centrar la atención en aquellos otros que están “más bajo el control de los ministros de Finanzas”. Por otro lado, la opción de promover una orientación de medio plazo en el proceso presupuestario.

“Estas propuestas pueden contribuir a hacer más predecible y creíble la aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, normas fiscales más controlables, más predecibles y más fáciles de explicar a nuestro electorado”, ha defendido el ministro holandés.

El vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, ha reconocido que existe una “percepción” de que la política fiscal comunitaria es “demasiado compleja” y ha afirmado que Bruselas ha estudiado reducid el número de indicadores operaciones, pero ha subrayado que esto no significa “dejar a un lado” los objetivos de déficit y de deuda”. “Se trata más de hacer más claro qué se espera de los Gobiernos para alcanzar estos objetivos”, ha explicado.

Por su parte, el ministro en funciones de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, ha expresado que las reglas fiscales “son mejorables” y ha asegurado que los ministros tienen dudas sobre la utilización de indicadores que no son observables, cómo el déficit estructural.

“La conclusión fundamental de las intervenciones es que son variables no observables y su determinación depende de diferentes metodologías”, ha apuntado De Guindos, que además ha indicado que los responsables económicos de los Estados miembros han llegado a la conclusión de que el horizonte sobre el cual se hace la valoración del esfuerzo de la política fiscal debe ser de más de un año.

Por otro lado, De Guindos ha defendido de nuevo que Bruselas debería tener en cuenta que la inflación el año pasado fue menor que lo proyectado al estudiar su respuesta después de que España cerrase 2015 con un déficit del 5% del PIB, ocho décimas por encima del objetivo pactado con el Ejecutivo comunitario, que podría suponer una sanción de hasta el 0,2% del PIB.

Así, el ministro ha recordado que este criterio ya ha sido utilizado por la Comisión en los casos de Francia e Italia. “Si la inflación es inferior a la proyectada, también se tiene que tener en consideración para tener un análisis simétrico y justo”, ha destacado.

“Lo que vamos a hacer es dar argumentos”, ha resaltado De Guindos, antes de afirmar que España es el país que más crece y más empleo genera de entre las  grandes economías europeas, que ha hecho un “enorme” esfuerzo fiscal, que ha reducido por primera vez el ratio de deuda pública sobre el PIB y ha aprobado reformas estructurales “que otros están empezando a considerar”.