Con la irrupción del game-based learning y otras modalidades, la formación ha tenido que superar nuevos límites

Los 5 grandes retos de la formación corporativa en 2016

BigStock

©BigStock

Actualizado 19 | 04 | 2016 16:15

¿Sabes cuáles son los retos que tendrá la formación corporativa en 2016? Poner en marcha un proyecto de formación para los trabajadores de nuestra organización supone enfrentarse a una serie de desafíos que varían con el paso del tiempo.

Hace años la prioridad, entre otras cosas, era contar con material físico de primera calidad y personal capacitado para impartir la formación. Después llegaron los cursos online que pusieron sobre la mesa otros dilemas a los que poco a poco se fue dando respuesta (el acceso a Internet, la adecuación de los contenidos al entorno digital, etc.). Con la irrupción del game-based learning y otras modalidades de aprendizaje, la formación ha tenido, una vez más, que superar nuevos límites. Estos son los 5 retos más importantes que tendrá la formación corporativa en 2016:

1. Incluir contenidos audiovisuales e interactivos

El reto para 2016 sigue siendo ofrecer contenidos audiovisuales y no volcar, sin más, textos y textos para ser visualizados en una pantalla de ordenador. Se trata de interactuar y obtener unas habilidades o conocimientos por medio de la práctica y esto sólo es posible mediante contenidos audiovisuales e interactivos que sean realmente eficientes para el alumno.

Te puede interesar: El juego como la nueva estrategia en los RRHH

2. Sintentizar el contenido para un aprendizaje eficaz

En plena era de las comunicaciones es muy fácil contar con muchísima información sobre casi cualquier tema. Otro de los desafíos para 2016 al que se enfrenta la formación corporativa es sabersintetizar el contenido para mostrarlo al alumno de forma comprensible, clara y accesible. El programa de cada formación debe organizarse en módulos o temas bien estructurados y hacer hincapié en los conceptos básicos para que éstos sean correctamente (y realmente) asimilados por los alumnos.

3. Eliminar contenidos “de relleno”

El reto para este año es eliminar los contenidos “de relleno” para hacer del aprendizaje una inversión útil y provechosa. Engordar innecesariamente el contenido de una formación es contraproducente para el aprendizaje. Las personas que realizan una formación lo hacen para aprender nuevos conocimientos y capacidades, y sólo serán capaces de asimilar una cierta cantidad de datos. Prolongar la duración de la formación sin motivo, dilatar los textos sin razón o añadir información repetitiva y trivial sólo convertirá el proceso de aprender en algo molesto y poco productivo.

Post relacionado: Los simuladores en la formación corporativa

4. Incorporar sistemas de evaluación personalizados

Una de las mayores preocupaciones de los departamentos de Recursos Humanos a la hora de implementar una acción formativa es el sistema de evaluación. Comprobar si los trabajadores han aprendido o no, y si lo aprendido es o no directamente aplicable a su puesto de trabajo, es esencial para los que invierten en formación. El reto está en incorporar un sistema que sea por sí solo capaz de demostrar el grado de aprendizaje de los participantes, sin implicar necesariamente la realización de un “examen” al uso.

5. Posibilidad de actualizar contenidos

Otro de los retos a los que se enfrenta la formación corporativa es la capacidad para actualizar los contenidos. Entre las ventajas que ofrece el entorno digital está la facilidad para acceder a éstos y renovarlos, de manera que la información que se ofrezca esté siempre al día.