"Nadie es perfecto”. Ya lo dijo Billy Wilder

Los 10 errores de liderazgo imperdonables que probablemente cometes

los-10-errores-liderazgo-imperdonables-probablemente-cometes

©BIG STOCK

Actualizado 17 | 06 | 2017 18:45

“Nadie es perfecto”. Ya lo dijo Billy Wilder con la popular cita de Joe E. Brown en la mítica película ‘Con faldas y a lo loco’. Tampoco los líderes son perfectos; pero sí está en tu mano evitar estos 10 errores de liderazgo que probablemente cometes sin darte cuenta:

1. Utilizar el correo para asuntos urgentes

Es el error número 1 y seguramente el más común de todos. ¿Quién no ha caído en la tentación de enviar un email en cuyo asunto se lee la palabra “Urgente” y, por supuesto, en mayúsculas?

No caigas en la trampa: el correo electrónico es una excelente herramienta de trabajo, pero bajo ningún concepto puede ser la vía para transmitir asuntos urgentes. Si algo requiere tu atención inmediata, resuélvelo cara a cara o por otras vías que garanticen una rápida respuesta.

2. Usar el Whatsapp como herramienta de comunicación

Es muy difícil toparnos con alguien que no tenga o no conozca la famosa aplicación de mensajería Whatsapp. Sin embargo, esto no es excusa para que se convierta en tu herramienta para debatir temas de trabajo, coordinar reuniones, gestionar un equipo, priorizar tareas o comunicarse internamente. La respuesta es NO.

3. No dar la cara por el equipo

Es un error grave y, a menudo, difícil de detectar. El liderazgo consiste en estar junto al equipo para lo bueno y para lo malo pero, sobre todo, un líder tiene que apoyar a sus colaboradores cuando algo no va bien. Siempre van a existir problemas y lo importante no es señalar culpables, sino hallar soluciones. Nunca encontrarás la salida si antes no has sabido responder por tus compañeros.

4. No saber decir “No”

Decir que sí a todo es un signo de debilidad. Como líder tienes que asumir riesgos, ser consciente de que es imposible contentar a todo el mundo por igual. Aprender a decir “No” es esencial para fortalecer tu liderazgo y vital para no mermar tu productividad (si asumes un número insostenible de tareas sólo lograrás estresarte y no cumplir tus metas).

5.Convocar reuniones imprevistas

Asúmelo: sin una agenda previa con los objetivos, los temas a tratar y las personas que deben asistir, tu reunión será de todo menos productiva. Un error de liderazgo habitual es convocar reuniones improvisadas, que normalmente son una pérdida de tiempo para ti y para tu equipo. Olvídalo y acude sólo a aquellas reuniones imprescindibles que realmente contribuyan a mejorar tu gestión. Si no sabes cuáles son, echa un vistazo a nuestra lista de 10 situaciones en las que no necesitas reunirte.

6. Huir del cambio

El líder tiene que ser el motor del cambio. Sin embargo, el miedo a lo desconocido nos hace resistentes al cambio por naturaleza. El resultado es uno de los mayores fallos de liderazgo que podemos cometer: estancarnos como profesionales y desmotivar a todo nuestro equipo. Para remediarlo, abre tu mente y recompensa las actitudes atrevidas y las nuevas propuestas de tus colaboradores.

7. No contar con un sistema de seguimiento

Un líder es, ante todo, un gran gestor de equipos. Para coordinar personas es necesario establecer sistemas de seguimiento para comprobar el estado de cada tarea o proyecto. Es un error muy común contentarse con estar informado por correo o preguntar de vez en cuando “qué hay de lo mío”. No te conformes con un resumen esporádico del departamento y crea una estructura que te ayude a coordinar y comprobar si los objetivos se cumplen.

8. No reservarse tiempo para pensar

Solucionar conflictos, mejorar los procesos, corregir errores, identificar problemas, agilizar la comunicación entre los miembros del equipo…. todas éstas son tareas de un líder. Para llevarlas a cabo es necesario que te reserves un tiempo de reflexión que muchos líderes no respetan, lo que dificulta cualquier intento de implementar mejoras. No cometas el mismo error.

9. Confundir “delegar” con “ordenar”

Un fallo imperdonable de cualquier jefe o mánager es confundir la delegación de tareas con dar órdenes. Delegar de forma adecuada implica no sólo que confiamos en la otra persona para llevar a cabo el encargo, sino que confiamos en sus métodos de trabajo, respetamos unos tiempos de ejecución definidos previamente y, por supuesto, asumimos que la otra persona puede equivocarse.

10. No aceptar los errores

Ya lo decíamos al principio: “nadie es perfecto”. Asumir que nos equivocamos debería ser un lema de cabecera para todos los líderes, en lugar de uno de los fallos más comunes de liderazgo. Aceptar tus errores, además, te hará un líder mucho más fuerte y respetado en tu organización.

Etiquetas ErroresLiderazgo