Las patronales han subrayado que hay que tener en cuenta que el Reino Unido atrae y mantiene 377.00 millones de libras

Las patronales europeas se oponen al ‘Brexit’ y piden no poner barreras a una inversión de 692.000 millones

©CepymeNews

Actualizado 14 | 04 | 2016 12:30

Los líderes empresariales europeos, en nombre de aproximadamente 3,3 millones de empresas, han mostrado este miércoles su rechazo al ‘Brexit’ destacando el valor de 40 años de colaboración en la UE para las inversiones, y han pedido no poner “barreras” a una inversión europea de 550.000 millones de libras (692.000 millones de euros) entre Reino Unido y las cuatro principales economías europeas.

Así lo han manifestado durante una reunión con el primer ministro británico, David Cameron, los directores generales de las organizaciones empresariales de Alemania, Francia, España y los Países Bajos, junto a la CBI y la patronal europea Businesseurope, en la que han señalado que la pertenencia a la UE es la “piedra angular” de su colaboración con el Reino Unido.

Las patronales han subrayado que hay que tener en cuenta que el Reino Unido atrae y mantiene 377.00 millones de libras (474.000 millones de euros) en inversiones procedentes exclusivamente de estos cuatro países. A su vez, el Reino Unido invierte 185.000 millones de libras (233.000 millones de euros) en los cuatro Estados miembros, según los datos de la OCDE de 2014.

El conjunto de los líderes de las empresas europeas, incluyendo Siemens, L’Oréal, Banco Sabadell, Scottish Power (propiedad de Iberdrola) y Kannegiesser, han defendido los motivos por los que la pertenencia a la UE con pleno acceso al Mercado Único ayudará a crear empleo, crecimiento y prosperidad en el Reino Unido y en el conjunto de Europa.

Por parte de España, la secretaria general de CEOE, Ana Plaza, explicó el Reino Unido aporta a la UE una “valiosa visión y cultura normativa que promueve la competitividad, la desregulación y la libertad comercial, favoreciendo así la actividad empresarial”.

Plaza ha destacado que esto ha contribuido a impulsar el crecimiento económico europeo y la generación  de empleo durante las últimas décadas. “Una salida del Reino Unido tendría importantes repercusiones para el conjunto de la UE. Por lo tanto, su permanencia es clave para los ciudadanos y empresas del Reino Unido, de España y del conjunto de la UE”, ha añadido.

De su lado, el director general de CBI, Carolyn Fairbairn, ha señalado que “cualquiera en la empresa, pequeña, mediana o grande, sabe que las asociaciones no se forman de la noche a la mañana, sino que necesitan años para establecer su verdadero valor”.

Fairbairn ha insistido en que las empresas europeas tienen claro que 40 años de colaboración en la UE es fundamental para atraer inversiones en el Reino Unido, por lo que ha afirmado que “no vamos a dar la espalda a nuestros colaboradores más cercanos”.

“No debemos poner trabas que pongan en riesgo la inversión de más de 550 mil millones de libras (692.000 millones de euros) entre el Reino Unido y cuatro de las principales economías europeas”, ha recalcado, para añadir que “gracias al trabajo conjunto realizado en la UE, se ha establecido una sólida relación basada en la confianza mutua, la seguridad y unas reglas comunes”.

EL ‘BREXIT’ REDUCIRÍA LA INVERSIÓN DEL PAÍS UN 25% HASTA 2020

A su juicio, también significa que se puede aprovechar esa fuerza conjunta para “ser líderes mundiales en investigación e innovación”, y ha citado, entre las “muchas” razones por las que las empresas extranjeras deciden invertir su dinero en el Reino Unido, la franja horaria, el talento y el idioma, siendo uno de los principales atractivos del Reino Unido su pertenencia a la UE con pleno acceso al Mercado Único.

De esta forma, ha advertido de que la perspectiva de una salida de la UE presenta un “riesgo importante” tanto para los negocios y como para la inversión extranjera directa en el Reino Unido. El reciente estudio de PwC encargado por la CBI, determinó que bajo un hipotético escenario donde el Reino Unido abandonara la UE y, en su lugar, el comercio se basara en las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la inversión podría reducirse en un 25% hasta 2020 respecto de las que recibiría el Reino Unido permaneciendo en la UE.

Incluso en un escenario en el que el Reino Unido alcanzara rápidamente un acuerdo de libre comercio con la UE, la inversión aún podría ser un 16% inferior a la que se registraría si permaneciera en la UE, durante ese mismo período de tiempo.

GENERARÍA UN CLIMA DE “MAYOR INCERTIDUMBRE”

Sobre la incertidumbre creada por una posible salida de la UE, el director general de la patronal francesa Medef, Michel Guilbaud, ha manifestado que “Europa no es perfecta y todos los problemas que los británicos plantean son relevantes”, si bien “ningún país es capaz de hacer frente a los importantes acontecimientos que hay que afrontar, y es necesario el Reino Unido para construir una Europa mejor para las empresas y para los ciudadanos”.

A su vez, sobre futuras inversiones alemanas en el Reino Unido, el director general de BDI (Alemania), Markus Kerber, ha alertado de que una salida británica de la UE se traduciría en un clima de “mayor incertidumbre” para los inversores alemanes en el Reino Unido.

Casi el 9% del total de la inversión extranjera directa en el Reino Unido proviene de empresas alemanas. “Las barreras no arancelarias en el sector de los servicios aumentarían igualmente tras una salida de la UE. Dependiendo del escenario, las barreras y los aranceles sobre los bienes también pueden obstaculizar el comercio. La integración de las manufacturas y los servicios británicos en las cadenas de valor europeas resultaría más difícil, y más aún con la salida de los empresarios alemanes del Reino Unido”, ha apuntado.

Por su parte, la presidenta de Businesseurope, Emma Marcegaglia, se ha referido a la importancia para el Reino Unido de mantener su acceso al Mercado Único, y ha asegurado que todos los miembros de la organización -40 federaciones empresariales nacionales de 35 países europeos-, tienen la “firme esperanza” de que el Reino Unido seguirá siendo un miembro activo y positivo de la UE.