Solo uno de cada diez vehículos que circulan en España cumplen con la normativa de emisiones de la UE

La opción de compra de un automóvil eléctrico

compra-automovil-electrico

©BigStock

Actualizado 18 | 01 | 2019 07:00

Automóviles eléctricos

Si estás considerando comprar un automóvil eléctrico o simplemente para saber de qué se trata, esta guía está pensada como un resumen para ayudar a aclararte las cosas.

Un automóvil eléctrico (a veces llamado VE o vehículo eléctrico) puede ser completamente eléctrico (alimentado por una batería) o una combinación de un motor eléctrico con un motor convencional o un generador. Hay muchos para elegir en función de tus necesidades y hay muchos más que se lanzarán en los próximos años.

Dónde comprar

La nueva generación de automóviles eléctricos son vendidos por los principales fabricantes de automóviles, por lo que el lugar para buscar si deseas saber más es con tu distribuidor o concesionario local. No todos los distribuidores de un fabricante determinado almacenan los modelos eléctricos, pero en algunos casos pueden solicitarse. En general, todos los principales fabricantes tienen o planean ofrecer un automóvil eléctrico.

Al elegir tu concesionario, debes considerar que, actualmente, los automóviles eléctricos requieren un servicio especializado, es decir, que tu mecánico local o habitual generalmente no podrá dar servicio a un automóvil de este tipo.

Automóvil eléctrico en comparación con uno de gasolina o diesel

Las tareas típicas relacionadas con la posesión de un automóvil convencional incluyen el servicio y el reabastecimiento de combustible. Ser propietario de un automóvil eléctrico no cambia esto, pero en general tendrás un servicio de mantenimiento un poco menor debido a una reducción en el número de piezas móviles en este tipo de coches.

La batería de un automóvil eléctrico es el componente más costoso de reemplazar y costaría al menos la misma cantidad que la de un motor convencional completo.

El reabastecimiento de combustible se realiza cargando tu automóvil desde un punto de carga de electricidad, ya sea en su casa o afuera.

La velocidad máxima y el rendimiento de aceleración de los automóviles eléctricos ahora igualan o superan al de los automóviles de combustible convencional.

Cargando

Suponiendo que tu automóvil sea completamente eléctrico (sin motor convencional o híbrido), entonces necesitas cargar la batería regularmente.

La frecuencia con la que debes hacer esto dependerá de la distancia a la que viajes cada día y el “alcance” de tu automóvil.

La rapidez con la que se puede recargar depende del suministro al que estás conectado, pero generalmente una carga doméstica a 220 voltios en una toma de 13 amperios demorará entre 6 y 10 horas, según la tecnología utilizada en tu automóvil. Los cargadores rápidos o de alto rendimiento (HPC) son cargadores de potencia industrial que algunas marcas de automóviles pueden usar para cargar hasta el 80% en 30-45 minutos.

¿Autonomía, o hasta dónde puedes llegar con una carga?

El rango o autonomía es una indicación en kilómetros de hasta dónde puedes llegar con una carga completa, antes de quedarte sin batería y ser necesario recargarla nuevamente. Aunque cada día hay rangos más elevados, una cifra de rango típico es de 200 km. entre cargas; sin embargo, el frío o el clima cálido adicionales lo reducirán, al igual que la conducción agresiva (con mucha aceleración y frenado rápidos).

Hoy en día, sabedores de este hándicap, las autonomías de las nuevos coches eléctricos llegan y superan los 400 km.

Duración de la batería y garantía

Las garantías del fabricante en automóviles eléctricos normalmente cubrirán la batería y los componentes de la transmisión eléctrica.

Debes consultar con tu distribuidor, pero generalmente las garantías son de 5 a 8 años para la batería y los componentes de la unidad eléctrica. Esto no cubrirá el desgaste normal y debes esperar que tu batería permita gradualmente menos carga conforme pasan los años.

Argumentos a favor y en contra de los coches eléctricos

En general, los autos totalmente eléctricos tienen costes de combustible mucho más baratos (menos de una quinta parte del coste por km. respecto a uno de gasolina) y son responsables de menos emisiones de carbono.

Sin embargo, la electricidad no siempre es “verde” en la forma en que se produce. Si estás considerando que un automóvil eléctrico sea ‘Verde’ o ‘Eco’, los oponentes de los automóviles eléctricos se apresurarán a señalar que consumirá electricidad de las centrales eléctricas ‘sucias’. Esto se debe a que en muchos lugares se quema carbón o gas para producir electricidad.

Hasta dónde se puede llegar con una carga es un factor limitante que se cita a menudo para elegir un automóvil eléctrico. Hoy en día ya hay coches con autonomías para 400, 500 o 600 km. Además, para muchas personas, un rango típico de 200 km. es más que suficiente para regresar a casa varias veces antes de tener que enchufar y recargar la batería.

Sin embargo, algunas personas no tienen una forma práctica de cargar su automóvil con regularidad, otras simplemente no se sienten cómodas con la idea de confiar en una batería en lugar de gasolina o diesel. Para estos casos las mejores opciones son:

  • Auto eléctrico de amplia autonomía: un automóvil con un generador de gasolina/diesel a bordo para proporcionar electricidad adicional. El automóvil se puede recargar enchufando o llenando con combustible normal.
  • Vehículo eléctrico híbrido enchufable (o PHEV): un automóvil con un motor eléctrico unido con un motor convencional. Nuevamente, este tipo se puede enchufar para cargar pero también necesita combustible normal.
  • Híbrido: un motor convencional complementado por un motor eléctrico, la carga se realiza mediante la recuperación de energía del movimiento y frenado del automóvil. Este tipo de automóvil no se puede enchufar y siempre necesita combustible normal.
  • Un coche convencional a diesel o gasolina.

Otro argumento común contra los coches eléctricos es el impacto ambiental de la batería. Los automóviles eléctricos nuevos ahora tienen baterías que pueden ser parcialmente, o en muchos casos, totalmente recicladas. El fabricante de tu automóvil debe tener planes de reciclaje para la batería, ya que contiene componentes y elementos muy valiosos. Cuando la batería de tu automóvil se agote (después de 5-10 años o unos pocos miles de cargas completas) tendrá una capacidad de carga menor y, finalmente, tendrás que reemplazarla (lo que será costoso, a menos que el fabricante proporcione un plan de reemplazo) o comprar coche nuevo.

¿Es un auto eléctrico adecuado para ti?

Un coche completamente eléctrico puede ser adecuado para ti si puedes contestar sí a algunas o todas las siguientes cuestiones:

  • Tienes fácil acceso a una toma de corriente durante la noche o un punto de carga local de alto rendimiento.
  • Por lo general, tus viajes son cortos y numerosos.
  • Deseas elegir un vehículo ‘verde’ o ‘ecológico’ y eres consciente de lo limpio que se genera o no esa electricidad. En general, la electricidad siempre es más limpia que quemar gasolina o diesel directamente.

Debes considerar un híbrido en lugar de un automóvil completamente eléctrico si:

  • Por lo general, realizas viajes largos.
  • No tienes acceso fácil y fiable a un punto de carga.
  • Necesitas la tranquilidad adicional de que no te quedarás tirado/a cuando se te olvide cargar el automóvil o que debas realizar un viaje inesperadamente largo.

El caso de España

La venta de vehículos eléctricos o híbridos en nuestro país es todavía escasa. Según datos de Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), solo el 9,6% de los vehículos que circulan en España cumplen con la normativa de emisiones actual, marcada por la Unión Europea.

El compromiso adquirido con Europa implica la introducción progresiva de este tipo de vehículos con el fin de mejorar no sólo el parque automovilístico de nuestro país sino también la calidad del aire y reducir emisiones de CO2. Pero en España, en los últimos siete años, sólo se han otorgado 74,5 millones de euros en planes de apoyo al vehículo alternativo, una cantidad mínima si la comparamos con otros países de la Unión Europea como Alemania (1.000 millones) o Reino Unido (1.500 millones).

Para 2019, y si se aprueban los Presupuestos Generales del Estado, el Plan VEA (Vehículo de Energía Alternativa), dotado de 66 millones de euros, planea que 50 millones de ayudas vayan destinados a la compra de vehículos etiquetados como eficientes por la Dirección General de Tráfico (entre ellos vehículos eléctricos, de gas licuado del petróleo -GLP-, de gas natural comprimido -GNC- y licuado -GNL-) y otros 16,6 millones se destinen a la implantación de infraestructuras para puntos de recarga.

Te interesa: