"La economía cambiará tremendamente"

La digitalización tendrá un impacto de 120.000 millones sobre el valor añadido bruto en 2025 en España

©BigStock

Actualizado 19 | 05 | 2016 17:52

La transformación digital tendrá un impacto de más de 120.000 millones de euros sobre el valor añadido bruto de los sectores económicos más relevantes en España, como telecomunicaciones e Internet, turismo, servicios financieros, transporte, infraestructuras, farmacia, salud, energía e industria, en el año 2015.

Esta es una de las principales conclusiones del ‘Primer Estudio sobre la Digitalización de la Actividad Económica en España 4.0’, elaborado por la consultora Roland Berger y patrocinado por Siemens, presentado este martes por la presidenta de Siemens en España, Rosa García, junto al presidente de CEOE, Juan Rosell, y que analiza el estado de la transformación digital en los sectores económicos más relevantes.

García ha pronosticado una “tremenda revolución” cuando se conecten más de 55.000 millones de nuevos dispositivos a la red con más de 1.000 millones de personas, momento en el que “la economía cambiará tremendamente”, así como “la forma en la que haremos las cosas y los propios modelos de negocio”.

No obstante, ha lamentado que la crisis ha hecho “mucho daño” también en el proceso de digitalización de las empresas españolas, de hecho, la economía española ocupa el puesto número 15 en el mundo por volumen de PIB, pero se sitúa en el 45 en desarrollo de la digitalización.

“No es para sacar pecho”, ha indicado García, quien ha advertido de que en los últimos años España ha perdido dos puestos en la lista de digitalización mundial.

El estudio, que recoge la opinión de más de 100 directivos, muestra que sólo una de cada tres empresas españolas está ya preparada para afrontar la transformación digital hacia la “España 4.0”, a pesar de que entre un 80% y un 90% de las empresas reconoce que el cambio digital va a ser grande y “tendrán que ser capaces de impulsar en digitalización y convertirse”.

Además, García ha apuntado que más del 80% creen que podrán incrementar sus ventas y crear productos que rompan “barreras geográficas y de conocimiento del cliente”, siendo capaces de “producir más y mejores productos”, para lo que nueve de cada diez reconocen que hay que cambiar los procesos digitales.

Sin embargo, solo el 33% de las empresas españolas cuenta con una estrategia digital y, de éstas, solo el 60% lo ha comunicado de forma “clara” a sus empleados, al tiempo que solo un 28% tiene un líder que dirige digitalmente la compañía.

EL ‘GAP’ DIGITAL Y LAS DIFERENCIAS ENTRE SECTORES

El análisis revela que las empresas españolas dominan los usos digitales básicos, pero no los más avanzados. La diferencia o ‘gap’ de penetración digital supera el 75% en sectores como salud o transporte, seguido de energía, con un 51%, lo que refleja que existe un “importante margen de crecimiento y una manifiesta falta de aprovechamiento de las oportunidades de la digitalización”.

Los resultados muestran que sólo un 38% de las empresas cuenta con una estrategia digital formalizada y un 26% todavía no tienen un responsable de área digital.

Esta falta de apuesta por el desarrollo digital es especialmente manifiesta en la formación a los empleados, ya que el 20% no realiza ningún tipo de formación digital y, del 62% de las empresas que sí lo han ofrecido, sólo se han beneficiado de ella el 60% de los trabajadores.

Por sectores, aquellos más “pegados” al consumidor, como telecomunicaciones (91%), turismo (83%) o banca (65%), tienen una estrategia digital más clara, mientras que en los más alejados al cliente, como industria o telecomunicaciones, solo un 10% y un 15% de sus directivos, respectivamente, consideran que existe una estrategia digital formalizada en sus compañías.

SE CREARÁN “MUCHOS MÁS” EMPLEOS

La presidenta de Siemens considera que con la transformación digital “se pueden destruir algunos puestos de trabajo tradicionales, como reponedores”, pero “se van a crear muchos más trabajos de los que se destruyan”, si bien con contenido tecnológico “eminentemente distintos” y “más tecnificados”, de forma que se podrá llegar a cambiar la producción de una fábrica a diario.

En declaraciones a los medios de comunicación, García ha indicado que los empleos van a cambiar “bastante”, ya que, al pasarse del big data a los datos inteligentes, habrá “mucha menos gente” que se dedique a las labores manuales, mientras que un número mayor de trabajadores se empleará en el mundo digital.

“La fábrica no será solo un hecho físico, sino lógico y sobre ello se va a empezar a ser capaces de emular nuevas formas de trabajo”, ha explicado García, quien ha recalcado la necesidad de una mayor formación digital. “Los estudiantes trabajarán en puestos de trabajo que todavía no están definidos”, ha agregado.

ROSELL VE AL SECTOR PÚBLICO MUY “RETRASADO” EN DIGITALIZACIÓN

De su lado, el presidente de CEOE, Juan Rosell, ha insistido también en la importancia de la educación en materia digital en todos los niveles educativos, al tiempo que ha valorado el “cambio importante” en las empresas españolas en este campo, que “ahora sí empiezan a poder apostar por la digitalización”.

En este sentido, ha dicho ser “optimista” respecto a la apuesta del conglomerado empresarial español por la digitalización, que será “decidida y fuerte”, si bien ha apuntado que, frente esta parte privada que se está “poniendo las pilas” para no perder “el tren del futuro de la competitividad”, tiene sus “dudas” sobre el sector público.

En su opinión, desde el sector publico van “muy retrasados” en transformación digital, por lo que ha pedido formación digital en la administración pública y considera que los políticos “han de entenderlo, creérselo y apostar por ello”.

Etiquetas