Un estudio detecta que todavía hay reticencias de los consumidores a adquirir alimentos 'on line'

La alimentación representa el 2% del total de ventas del comercio electrónico

BigStock

©BigStock

Actualizado 28 | 04 | 2016 19:51

La venta de productos alimentarios representa el 2,2% del total de facturación del comercio electrónico en España, lo que indica que existe un gran potencial para la comercialización de alimentación en el canal ‘online’, según un estudio elaborado por Mercabarna.

El presidente de Mercabarna, Agustí Colom; el director general de Mercabarna, Josep Tejedo, y el codirector de la consultora Market AAD, Ricard Madurell, han presentado el estudio este miércoles en el marco del salón Alimentaria de Fira de Barcelona.

Según este estudio, en el año 2015 hubo 18 millones de compradores ‘on line’ en España, que realizaron ventas por valor de 20.000 millones de euros, con una previsión de crecimiento para 2016 del 29%.

El gasto medio por usuario en comercio electrónico es de 1.100 euros y de 15 compras anuales, con un ticket medio por transacción de 70 euros.

El comercio electrónico está encabezado por las agencias de viaje, el transporte aéreo, el ocio y la moda, mientras que el sector de la alimentación representa el 2,2% del total y, a su vez, el sector del producto fresco es el 0,8% de todo el sector de la alimentación ‘on line’.

“Estas cifras muestran que el comercio electrónico en la alimentación es una parte muy pequeña pero también hay un recorrido muy grande y un gran potencial”, ha destacado Colom.

El estudio ha detectado que las principales barreras para que los consumidores adquieran alimentos a través de Internet son el temor a recibir productos de mala calidad o próximos a su caducidad y la posibilidad de que se puedan producir equivocaciones en el pedido.

“Cuando se superen estos retos, como se superaron en el ámbito de los hoteles o de la ropa, la alimentación va a ser uno de los pilares del comercio electrónico en España, como lo está siendo en otros países”, según Ricard Madurell, autor del estudio.

En este sentido, el estudio destaca la entrada de los productos alimentarios en las grandes plataformas ‘online’ como Amazon y la posibilidad que da el comercio electrónico de ajustar la oferta a cada cliente y de personalizar la experiencia de compra.