Más de tres millones de pequeñas y medianas empresas pueden resultar beneficiarias de estas ayudas

Industria abre el plazo para que pymes y autónomos soliciten las ayudas para dar el salto a la nube

industria ayudas pymes autonomos salto nube

©BigStock

Actualizado 14 | 07 | 2016 17:52

Ayudas económicas de Industria para dar el salto a la nube

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través de Red.es, ha abierto el plazo para que pequeñas y medianas empresas (pymes) se inscriban en el programa ‘Súbete a la nube‘ y se beneficien de las ayudas para adquirir soluciones de computación en la nube.

El periodo para inscribirse en este programa, cofinanciado por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y que cuenta con un presupuesto de 40 millones de euros, estará abierto hasta el próximo 8 de junio en la sede electrónica de Red.es.

Súbete a la nube con ayudas para Pymes y autónomos

El programa, cuyos detalles están publicados en www.subetealanube.gob.es, dispone de un catálogo de más de 300 soluciones, ofrecidas por más de 100 proveedores homologados a pymes y autónomos con menos de 250 empleados y un volumen de negocio menor de 50 millones de euros.

En consecuencia, más de tres millones de pequeñas y medianas empresas  pueden resultar beneficiarias de estas ayudas, que podrán ser de hasta 15.000 euros por compañía.

Estas soluciones cloud son transversales a toda actividad económica: puesto de usuario, gestión económica, gestión de negocio, relación con clientes, gestión del punto de venta, comercio electrónico, infraestructura como servicio, plataforma de desarrollo como servicio o centralita virtual.

Según datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), la digitalización de las pymes y la adopción de soluciones cloud ofrecen beneficios directos a las empresas y, muy especialmente, a las pequeñas y medianas.

Entre ellos destaca el incremento de productividad, mediante la agilización de su escalabilidad y la posibilidad de acceso remoto y ubicuo, y la seguridad y el ahorro en los costes en tecnología e informática, que ascienden a un 40% en hardware y software, a un 38% en personal TIC y hasta un 80% en costes energéticos.