Listado de Fuentes de Financiación

Guía para Financiarse en 2017: Listado de Fuentes de Financiación

guia-financiacion-pymes-2017-listado-fuentes-financiamiento

©CepymeNews

Actualizado 06 | 02 | 2017 11:23

Financiación Pymes y autónomos

Uno de los principales problemas con los que se suelen encontrar las pymes es con la falta de recursos y de financiación. En el siguiente artículo vas a poder encontrar las principales fuentes de financiación para PYMES o autónomo que hay hoy en día.
El tejido empresarial está formado principalmente por Pymes. Que son las pequeñas y medianas empresas. En Europa componen más del 95% del conjunto empresarial, y en España superan el 99%. Por lo tanto, podríamos decir que la Pyme es el motor de una economía desarrollada y la principal generadora de empleo.

Principales fuentes de financiamiento

financiacion-pymes

1.- ¿Qué es la financiación para una empresa?

Financiar es el acto de dotar de dinero y de crédito a una PYME, organización o individuo, es decir, conseguir recursos y medios de pago para destinarlos a la adquisición de bienes y servicios, necesarios para el desarrollo de las correspondientes actividades económicas. Tesorería, gestión de los cobros y pagos, movimiento de dinero y relación con entidades bancarias y provisiones de fondos.

Por lo tanto, una fuente de financiamiento para nuevas empresas no es más que la obtención de dinero y/o recursos para iniciar un proyecto, mantenerlo o hacerlo crecer.

Una Pyme puede necesitar financiación en estos tres casos:

 

Préstamo bancario (5)

a) Cuando quiere iniciar un nuevo proyecto y todavía está en situación embrionaria

En este caso, la pequeña o media empresa no tiene recursos para empezar a desarrollar una idea que ha tenido. Un autónomo tiene un oficio, sin embargo necesita una serie de recursos iniciales para poder empezar. Este caso, es probablemente el más habitual. Y también es el que puede tener mayor riesgo. Todavía está todo en el aire.

b) Cuando se quiere mantener un proyecto

En muchas ocasiones la Pyme sufre de falta de liquidez. Cuando no se tienen recursos suficientes para afrontar los pagos, empiezan a venir embargos o los proveedores dejan de suministrar el material o género necesario. Esto es un problema para cualquier empresa. La Pyme puede entrar en un círculo vicioso que va a peor y cada vez tener menos recursos. Por ello, es habitual que se solicite financiación para obtener más liquidez y tener mayor margen de maniobra para operar.

Es importante destacar este punto. Puede ser el más arriesgado. El gestor o director de la empresa tiene que saber diferenciar cuando la actividad por si sola es incapaz de generar los recursos suficientes como para afrontar los gastos habituales del día a día. En este caso, la empresa no es rentable, y salvo que se cambie la tendencia, la situación empeorará. Por ello, puede ser la situación de mayor riesgo.

c) Cuando una empresa quiere crecer

Los resultados acompañan. Se está creciendo. Sin embargo, falta inversión. Con mayor inversión, se pueden obtener más recursos, llegar a más clientes, y por lo tanto, que el negocio sea más grande y rentable. Es un caso muy habitual en startups que funcionan. Son necesarios recursos para poder crecer y la empresa por si sola carece de ellos. Por lo tanto, una buena vía es obtener financiación.

2.- ¿Cuáles son las fuentes de financiamiento para una PYME?

Existen muchos tipos de financiación para una empresa. Aunque principalmente se pueden dividir en dos grupos. Por un lado están los recursos externos o financiación externa y por otro lado están los recursos internos o auto-financiación. Por lo tanto podemos encontrar fuentes de financiamiento internas y externas.

La financiación externa es un tipo de fuente de financiamiento para una empresa en la que os obtienen los recursos de un agente externo.Los créditos bancarios suelen ser la forma más habitual que tiene una PYME o autónomo de financiarse. Dicha financiación conlleva tener mayores o menores obligaciones de pago. Por ejemplo, no son lo mismo los préstamos bancarios, que la inversión de un socio capitalista.

Por otro lado tenemos la financiación interna o auto-financiación. Es ni más ni menos que la financiación que obtiene la empresa con los propios recursos generados mediante la actividad. Por ejemplo, una empresa tiene beneficios durante un ejercicio. Dichos beneficios se destinan a las reservas, en vez de repartirse entre los socios. Como se van a las reservas, la empresa se está auto-financiaciando. Sin duda, este es el mejor mecanismo de financiación, puesto que el riesgo es mucho menor y dota a la empresa de un balance mucho más saneado.

2.1 El préstamo bancario

El préstamo bancario es el tipo de financiación más utilizado y el más conocido. Va a un banco y solicita un préstamo. La pega que tiene este sistema es que va muy ligado a la solvencia financiera que tenga su empresa y su propio patrimonio personal. Es decir, las garantías que pueda aportar al banco toman mucha importancia. Hace unos cuantos años era mucho más sencillo acceder a la financiación a través de un banco o de una caja. Sin embargo, después de la crisis de 2008, que hoy en día todavía perdura, los bancos son mucho más restrictivos a la hora de dar financiación.

Es cierto que la sociedad limitada como entidad jurídica de por sí, tiene como principal objetivo proteger el patrimonio personal del empresario. Sin embargo, no se engañe:

  • Si la sociedad no tiene patrimonio y el empresario no pone ningún tipo de aval personal, el banco no dará financiación. Salvo que el potencial de crecimiento de la empresa sea más que evidente (se tiene que ver reflejado en la facturación, y no basta con un ejercicio, ni tampoco con facturación estimada ni previsiones).
  • Si incumple algún tipo de las infracciones estipuladas por el código mercantil como administrador, los acreedores (bancos) pueden acudir a su patrimonio personal.

La sociedad limitada como vehículo económico y empresarial puede ser una herramienta muy interesante para el empresario, pero debe ser bien utilizada y debe saber que los bancos no dan dinero al aire. Quieren garantías de que el dinero que van a prestar vaya a ser devuelto.

2.1.1 En lo que se tiene que fijar

A la hora de ir a pedir financiamiento a un banco, lo primero que ha de mirar son las condiciones que le propone el banco. Suponiendo a todo esto que aceptan darle un préstamo. En el contrato del préstamo, deben aparecer una serie de cosas que ha de mirar y tener en cuenta si no quiere llevarse sustos más adelante.

 

fuentes de financiamiento préstamo bancario

 

  • Lo primero de todo es el tipo de interés que te va a aplicar el banco. No es lo mismo un tipo de interés a precio de mercado, que un tipo de interés a precio de mercado con un mínimo. Por ejemplo, si es sólo a precio de mercado, y el Euribor marca el 3%, el interés será de un 3%. Sin embargo, si existía un mínimo del 4,5%, a pesar de que el Euribor esté al 3%, el préstamo seguirá teniendo un interés del 4,5%.
  • Las comisiones de apertura, cierre y por impago de alguna cuota también son importantes. Las cantidades en comparación al dinero prestado pueden parecerte pequeñas. Pero todo suma. Y se puede negociar.
  • El plazo de amortización del préstamo: significa el período que tiene para amortizarlo y por lo tanto la cuota que le va a quedar. Si quiere amortizar (pagar) el préstamo en poco tiempo, las cuotas serán mayores. A mayor tiempo, más fraccionado. Es importante el plazo de vencimiento, los intereses y las comisiones aplicadas.
  • Período de carencia es el período en el que sólo se pagan intereses y por lo tanto, no se amortiza capital.

2.1.2 En lo que se fijan los bancos

  • Principalmente los bancos se fijarán en las garantías que pueda aportar. Sobretodo, hoy en día. Es evidente que si su empresa tiene un balance económico sólido y saneado, será más accesible. Sin embargo y debido a la ingeniería contable que se practica hoy en día, los bancos cada vez se creen menos los balances y más las garantías que pueda aportar.
  • Además de esto, es casi seguro que le pedirán que aporte un plan de empresa. Sea cual sea la razón por la que quiere solicitar financiación.
  • El plan de empresa que aporte debe estar redactado de tal forma que aparezca un plan económico/financiero y otro de proyecto, explicando cómo puede mejorar su empresa si obtiene recursos y cómo se van a ver reflejados sus números posteriormente. Se trata de hacer una estimación futura de lo que puede pasar en el caso de que la empresa recibiera financiación. Cuanto más elaborado y realista sea, más creíble será.
  • Para saber más sobre planes de empresa puedes consultar la web del Ministerio de Economía y Hacienda.
  • En caso de que tu empresa ya esté en marcha, el banco querrá ver la información financiera de la empresa. Balance de situación, balance de pérdidas y ganancias, que la empresa está al corriente con la Agencia Tributaria y con la Seguridad Social, Cuentas Anuales, etc.

fuentes de financiación

2.1.3 Elaborar el Plan de empresa para obtener financiación

  • Explicar con claridad en qué se va a basar tu negocio y cómo vas a tener beneficios. ¿Dónde está el márgen? ¿Qué te diferencia de tu competencia? ¿Qué ventajas tienes?
  • Explicar qué tipo de inversión necesitas para llevar a cabo lo que propones.
  • A partir de dicha inversión, debes concretar qué capital es necesario para ello. Y un margen de seguridad por los imprevistos que pudieran haber.
  • Realizar una previsión de los ingresos y gastos futuros. Aunque esto, obviamente, es lo más irreal.
  • Para más información, mira esta página y esta otra.

2.1.4 Principales causas por las que un banco NO le dará un préstamo

  • No tiene una fuente de ingresos clara y constante en el tiempo: Se suele pedir declaración de la renta, impuestos periódicos presentados, balances de la empresa, estados financieros, etc. Con ello, el banco analiza y estima la capacidad que tiene para generar ingresos.
  • No entiende para qué quiere el dinero: su plan de empresa no es claro. No está transmitiendo la razón por la cual necesita mayor liquidez. Poca claridad, mayor riesgo.
  • ¿Cómo vas a devolverlo? muy parecido a la anterior. La entidad no entiende muy bien cómo vas a generar el dinero que le tienes que devolver.
  • Mete mucha prisa por firmar el nuevo crédito bancario: una clara muestra de debilidad financiera y de falta de liquidez. Algo les está ocultando. Si tiene prisa, es porque su negocio no genera lo suficiente.
  • Tu rentabilidad es baja o negativa.
  • No presenta tus obligaciones fiscales periódicamente.
  • No está al día con la Seguridad Social.
  • El banco al que le está pidiendo financiamiento no le conoce. No ha trabajado nunca con él. No tiene ningún tipo de recomendación, ni de información suya.
  • El banco le conoce, sin embargo el historial que tiene con él no es bueno. Cuentas en números rojos, impagos… En el pasado le has generado problemas, por lo que ahora costará mucho más ganarse su “confianza”.
  • No tiene avalistas. Y tampoco quieres aprobarlos.
  • La empresa, además de no tener avalistas, no disponga de activos fijos o activos corrientes. Por ejemplo, si la empresa dispone de una nave en propiedad, es un activo fijo al que el banco se puede agarrar en caso de impago del préstamo.
  • Finalmente, duda de su capacidad de pago. Al final, todo se resume a esto. La capacidad para pagar y para devolver la financiación que tenga su empresa. Si el banco cree que es baja, pedirá más avales. Si no los tiene, es mucho más complicado que reciba financiación.
Actualización: Preaviso de recorte de financiación para las empresas. Las entidades financieras (Bancos ,cajas…) deberán de informar con un preaviso de 15 días a aquellas empresas a las que vaya a recortar la línea de crédito bancario. Por ejemplo, si tuviera una línea de descuento de pagarés, visas, etc

2.2 La línea de crédito

Es un tipo de crédito bancario que da financiamiento a corto plazo a una empresa. La empresa dispondrá de un dinero en su cuenta y accederá a él cuando le sea necesario. A medida que vaya utilizándolo irá agotando dicho crédito, teniendo un límite. Periódicamente la empresa deberá de devolver dicho crédito a corto plazo. Normalmente la empresa pagará intereses a medida que vaya utilizando el dinero.

2.2 El Leasing

El Leasing también se conoce como arrendamiento financiero. Se trata de comprar un activo y pagarlo como si de un alquiler se tratara. La única diferencia es que puedes tomar una opción de compra una vez hayan pasado las cuotas de “alquiler” correspondientes. Además de esto, al tratarse de un arrendamiento financiero, estará sujeto a una serie de intereses y comisiones.

 

el leasing

 

La principal ventaja que tiene el leasing es que se trata de un tipo de financiación externa relativamente sencilla de obtener. Se podría plantear como un alquiler de un coche, por ejemplo, que al cabo de 3 o 4 años, acaba siendo tuyo. Con la pega de que la propiedad, durante los pagos, no es tuya por completo. Y que además, has tenido que pagar una serie de intereses y comisiones extras. Además de esto, el leasing tiene una serie de ventajas fiscales en el Impuesto sobre Sociedades o en la declaración de la Renta pudiendo acelerar la amortización del bien arrendado.

El leasing incluirá de manera obligatoria una opción de compra, que podrá tomarse una vez finalice el plazo establecido de cuotas. Cuando, por la razón que sea, el contratante no llegara a adquirir el bien que ha sido objeto de arrendamiento, el propietario podrá cederlo a un nuevo contratante. Los leasing tendrán una duración mínima de dos años cuando tengan por objeto bienes muebles y diez años cuando tengan por objeto bienes inmuebles.

Las cuotas del leasing deben aparecer en el contrato de arrendamiento y se debe poder ver de forma clara la periodicidad y los intereses futuros. Es decir, el montante total de la cuota que se va a pagar periódicamente. Generalmente es forma mensual.

El coste del leasing se puede dividir en dos:

  • El primero es el coste de adquisición del bien que estamos comprando. Entiéndase adquisición, como depreciación del bien con el paso del tiempo.
  • El otro coste será el de tipo financiero. Es decir, el interés aplicable por la entidad que arrienda el bien.

2.3 Renting

Parecido al leasing, el renting es un sistema de financiación en el que se alquila un bien, y pasado un tiempo establecido, se puede devolver y cambiar por uno nuevo. A diferencia del leasing, el renting no está regulado por la Ley. Sin embargo, sí que tiene también, beneficios fiscales para la empresa. En el caso del renting, la propiedad del bien no se transmite.

El renting es un mecanismo de contratación para adquirir servicios, maquinaria o productos con los que generalmente no cuenta una empresa. Otra forma de decirlo: el renting es una herramienta que tienen las empresas para adquirir productos que necesitan como si de un alquiler/arrendamiento se tratara y que por ahora no quieren o no pueden permitirse su adquisición (compra). En caso de que la empresa utilice el renting, el objeto que adquiera para su uso no se podrá incorporar en el activo, porque no pertenecerá realmente a la empresa, sino que será un arrendamiento puro.

2.4 Factoring

El factoring es un sistema de financiación enfocado principalmente para empresas que tienen que gestionar cobros de facturas. Para una empresa que vende al contado, como pudiera ser un bar, tiene poca utilidad. Sin embargo, las Pymes, en muchas ocasiones, han negociado con sus clientes de forma más desfavorable el cobro de las facturas. Por ello, se puede generar una falta de liquidez que conlleve a que no se puedan afrontar otros pagos. Así pues, un recurso que tiene la Pyme es el factoring. Destina las facturas pendientes de cobrar a un tercero, que suele ser una entidad financiera y ésta se encargará del cobro de dichas facturas. Para le empresa que contrata el factoring, una vez ha traspasado la gestión de cobro a un tercero, recibirá el dinero y ya no deberá preocuparse por el cobro de dichas facturas. Pero como todo, tiene que haber un coste. El coste variará según el riesgo que conlleven dichas facturas. A mayor riesgo, mayores intereses y comisiones.

Hay diferentes escalas de factoring. Teniendo en cuenta que la entidad financiera absorbe por completo la gestión del cobro, será el que mayor coste tendrá. Por ser el más arriesgado. Sin embargo, pueden existir híbridos. O que la empresa que contrata el factoring decida gestionar el cobro de algunas de las facturas.

2.5 Confirming

Digamos que el confirming es el opuesto al factoring. Una empresa contrae una deuda con un proveedor y tiene que proceder al pago. Dicho pago deberá ser efectuado a 30 días. Pero, para esa fecha, la empresa cree que no va a disponer de liquidez suficiente. Por lo tanto, acude al confirming. Una entidad financiera soportará el pago de la empresa, a cambio de un interés fijado. En el confirming, los costes serán mayores cuanto menos solvente sea tu empresa ante el banco.

2.6 Sociedad de Garantía Recíproca

El principal objetivo de una SGR es ser una fuente de financiamiento de las pequeñas y medianas empresas mediante la aportación de avales. Como hemos dicho más arriba, los bancos generalmente reclaman garantías o avales suficientes para otorgar financiación. Las sociedades de garantía recíproca se encargan de dar dicha garantía a la Pyme.

Por otro lado, la Pyme que recibe el aval de la SGR, deberá también obtener cuotas sociales de la SGR, incrementando por lo tanto los fondos propios de ésta y dándole mayores posibilidades para realizar nuevas operaciones.

Otra nota característica de estas sociedades es que sólo pueden garantizar operaciones de sus socios, lo cual implica que para conceder el aval a una pyme, ésta deberá adquirir necesariamente la condición de socio. No se persigue ni la obtención de beneficios, ni el reparto de dividendos.

2.7 Sociedad de Capital Riesgo

La sociedad de capital riesgo, se diferencia de la SGR en que sí que buscará la participación en una Pyme para un beneficio futuro. Las SCR invierten y dotan de recursos a una Pyme porque creen que dicha empresa puede crecer en el futuro y que por lo tanto, podrán obtener un beneficio mediante dividendos o a la hora de vender las participaciones adquiridas.

Las SCR son de diferentes tipos. Pero se caracterizan por asumir un gran riesgo a la hora de invertir en pequeñas y medianas empresas. El beneficio es que la rentabilidad puede ser mucho mayor. Por otro lado, es un recurso muy utilizado por la Pyme a la hora de buscar crecimiento. Sin duda, deberá presentar un plan de empresa mucho más completo, realista y de calidad que el que le presentaría a una entidad financiera. Las SCR tienen menos garantías que un banco, por ello, sus exigencias a la hora de entrar en el capital de la empresa son mayores. También pueden llegar a tomar posiciones de decisión dentro de la empresa.

El capital externo dotará de mayor rapidez a la empresa para crecer. Probablemente, menguará su independencia y las decisiones se tendrán que consensuar más. La empresa también contará con un grupo de inversores, probablemente experimentados, y sobretodo, interesados en la evolución del proyecto. Por otro lado, si la inversión no es la correcta, o tus nuevos socios no te gustan, vas a tener lidiar con ellos más tiempo del que te gustaría.

El objetivo de una startup no es convencer a los inversores de lo estupenda que es su empresa sino persuadir a los clientes de lo genial que es su producto.

2.8 Crowdfunding

El crowdfunding se ha popularizado con el uso, cada más masivo, de Internet. Se trata de obtener recursos de forma masiva a través de la red. Quizás micro-recursos, pero de forma masiva. Acceder a muchos tipos de personas, y que estas crean en el proyecto. De esta forma, decidirán invertir una parte para que la idea tire hacia delante. Es probable que todos salgan ganando. La dirección de la empresa no se ve afectada, puesto que se tratan de micro-inversiones. Pero por otro lado, el inversor no asume un riesgo demasiado elevado. En el futuro, su pequeña inversión puede estar dándole una rentabilidad de dos y hasta tres dígitos. El crowdfunding se ha utilizado para todo tipo de proyectos. Desde la filantropía, hasta pequeñas startups.

El Crowdfunding se ha limitado hasta un máximo de un millón de euros en total para un proyecto. Y una persona podrá aportar hasta 3.000€.

Algunas webs que ayudan al patrocinio o están especializadas en crowfunding.

2.9 Créditos ICO

La líneas ICO son préstamos ofrecidos por el Ministerio de Economía, cuyo principal objetivo es poder financiar a los autónomos, pequeñas sociedades y entidades públicas y privadas. La tramitación de estos créditos se realiza a través de las entidades de crédito.

El importe máximo que se puede conseguir es de 10 millones de euros. Lo que se puede financiar a través de una línea ICO son todo tipo de gastos que suele tener una pequeña y media empresa, como puedan ser: gastos fijos y variables, nóminas, pago de facturas pendientes, impuestos…

Pero también se puede utilizar para iniciar nuevos proyectos empresariales que requieren de una inversión inicial.

En una línea ICO también van a pedirte garantías. Las determinará la entidad financiera con la que lo tramites. Aunque, como puedes leer más arriba, puedes acudir a una Sociedad de Garantía Recíproca o una Sociedad de Capital Riesgo. En caso de que no dispusieras de ningún tipo de aval.

2.10 Capitalización del pago único de la prestación del desempleo

Si estás en el paro y quieres iniciar un proyecto empresarial, una buena forma de financiarte sería solicitar el pago único de la prestación del desempleo. Significa que la Seguridad Social te adelantará los pagos pendientes de prestación que te queden y de esta forma, recibirás financiación para empezar tu negocio. Te tienen que quedar pendientes de cobro como mínimo cuatro cuotas de la prestación de desempleo. Si tienes inversión a realizar, deberás de justificarlo. Y sino podrás solicitar la subvención de las cuotas de la Seguridad Social. Para más información visita la siguiente web.

Requisitos:

  • Que tengas derecho a paro y tener derecho a al menos  a tres mensualidades. Si eres empresario y tienes el derecho por cesar en tu actividad empresarial, entonces debes tener como mínimo derecho a seis mensualidades.
  • No haber hecho uso de este derecho, sea cual sea su modalidad, en los cuatros años anteriores.
  • En caso de que se haya impugnado ante la jurisdicción social el cese de la relación laboral, la solicitud del pago único deberá ser posterior a la resolución de dicha resolución.
  • Quienes en los 24 meses anteriores a la solicitud del pago único hayan compatibilizado el trabajo por cuenta propia con la prestación por desempleo de nivel contributivo, no tendrán derecho a obtener el pago único para constituirse como trabajadores por cuenta propia o trabajadores autónomos socios de una sociedad mercantil.

2.11 Subvenciones autonómicas y sectoriales

En épocas de bonanza económica la Administración Pública ofrece ayudas, o bien por sectores (agricultura, industria, turismo…) o por autonomías. Sin embargo, hoy en día son mucho menos frecuentes que hace unos años. Para conseguir información sobre dichas subvenciones, se puede acudir a organizaciones empresariales, consellerías o cámaras de comercio. Cada Administración Pública pone sus requisitos, condiciones y plazos para recibir estas subvenciones. Suelen ser muy estrictos por lo que hay que hacer y tener todo en regla.

Consejo: No esperes que tu negocio se nutra de las subvenciones. Las pocas que llegan, suelen hacerlo un par de años más tarde de que se concedan.

2.12 La Autofinanciación

La autofinaniciación es un concepto contable más o menos sencillo de entender. Digamos que una empresa tiene beneficios. Estos beneficios, a final de año se pueden distribuir de diferentes formas.

  • La primera y la más lógica, es que se repartan entre los accionistas. Una de las principales razones que tiene un accionista a la hora de poner dinero en una empresa es que algún día dicho dinero le sea retornado con una rentabilidad. Una manera es que se le retribuya el beneficio empresarial. Es bastante lógico.
  • La segunda, es la compensación de pérdidas de ejercicios anteriores. Si la empresa ha tenido pérdidas durante algún ejercicio, estas pérdidas tienen que ser compensadas con los beneficios futuros. Si esta acumulación de pérdidas es demasiado grande, la empresa debería declararse en concurso de acreedores.
  • Finalmente, existe la opción que la empresa destine este dinero a las reservas. Lo que quiere decir que este beneficio se quedará en las arcas de la empresa y que por lo tanto, a priori, podrá disponer de él en el futuro. Esta es la parte de la autofinanciación. Lo que provoca es el aumento de los fondos propios. Es una forma de financiarse de la propia empresa.

La empresa debería de devolver el beneficio obtenido a los accionistas. Sin embargo, el director o el administrador, decide que la empresa va a necesitar de ese dinero para poder crecer o para poder financiarse en el futuro. Por ello, en vez de devolver el dinero, lo que realmente hace es capitalizar a la empresa. Por ello, se dice que la empresa se ha podido financiar mediante recursos propios.

Por lo tanto, los beneficios empresariales se dotarán a una partida contable llamada reserva. De tal forma, la empresa podrá disponer en el futuro de fondos que ha generado ella misma.

2.13 Capital externo/Socios externos

Esta forma de financiación es común y beneficiosa, en parte, para la empresa. Significa básicamente que la empresa va a obtener recursos del exterior a cambio de la propiedad. Los socios principales deciden ceder parte de la propiedad a cambio de que otros socios inviertan dinero en la empresa. Muy común en pequeñas empresas que quieren crecer y necesitan capital, pero que sin embargo no quieren acudir al banco para pedir un préstamo. O tampoco pueden por falta de garantías.

De esta forma, los socios principales pierden parte de la propiedad de la empresa, pero a cambio reciben capital externo. La parte positiva de esta forma de financiación es que los socios que deciden invertir en la empresa, están arriesgando su dinero y en pocas ocasiones tendrán forma de recuperarlo en caso de que las cosas vayan mal. Contrariamente, con el banco esto no pasa porque suelen exigir avales o garantías. Al menos ahora.

Estos tipos de fuentes de financiamiento se suelen realizar mediante ampliaciones de capital, emitiendo acciones comunes o con algún tipo de derecho para los propietarios. Muy habitual en las startups, que suelen acudir al capital semilla para poder crecer. La emisión de acciones se puede realizar con prima o sin, y los accionistas pueden hacer uso de su derecho de suscripción preferente o venderlo. También es común en los mercados financieros.

Los socios externos que tengan intención de invertir, valorarán los estados financieros y el potencial de crecimiento de la empresa. Al fin y al cabo ellos están invirtiendo en la empresa y quieren obtener una rentabilidad a corto, medio o largo plazo. Sin embargo, al tratarse de una pequeña empresa, el margen de maniobra para salir es más reducido, por lo que suelen ser mucho más estrictos a la hora de valorar las razones por las que invierten.

Posibles preguntas que le pueden hacer sobre tu empresa:

  • ¿Está muy endeudada la empresa?
  • ¿Qué capacidad para generar beneficios tiene?
  • ¿Cuál es su capacidad para generar beneficios futuros?
  • ¿Es escalable el producto? ¿A cuántas personas puede llegar?
  • ¿Es replicable en otros mercados?
  • ¿Existe una ventaja competitiva en tu empresa?
  • ¿Quién y cómo es el director de la empresa?
  • ¿Cuál es la estrategia empresarial?
  • ¿Cuál es el objetivo empresarial?
  • ¿Qué tal son los empleados?
  • ¿Cómo son los costes fijos?

2.14 El pagaré o el descuento comercial

El pagaré es un documento mercantil por el cual una parte se compromete al pago de una cantidad de dinero a otra parte. Por lo tanto, dicho documento es un compromiso de pago. El empresario tiene la opción de financiarse a través de este documento. ¿Cómo lo hace? Descontando el pagaré. El descuento de papeles comerciales o pagarés es una herramienta que utilizan muy a menudo las pequeñas y medianas empresas para financiarse a corto plazo. La principal razón es la falta de liquidez.

La empresa acude a otra entidad especializadas en este tipo de acciones y descuenta el pagaré, adelantándole el dinero y a cambio recibiendo unos intereses. Es importante indicar en el pagaré cuál va a ser el plazo de vencimiento. Dicho plazo de vencimiento indicará cuándo la empresa beneficiaria va a recibir el dinero por parte de la empresa suscriptora.

El descuento de papel comercial o el descuento de pagaré es una buena herramienta de financiación cuando la empresa necesita liquidez. Según la capacidad de pago de la empresa que debe el dinero, el pagaré tendrá mayor o menor coste.

2.15 Patrocinadores

Una forma común para poder financiar proyectos empresariales suele ser el patrocinio. Muy parecido al ya mencionado anteriormente crowdfunding. Sin embargo los patrocinadores pueden dar un plus de visibilidad al proyecto.