Growth Hacking

Descubre qué es el Growth Hacking y cómo puede impulsar tus ventas

growth-hacking-impulsar-ventas

©BigStock

Actualizado 04 | 09 | 2017 08:00

La figura de Growth Hacker o aquel que se dedica al Growth Hacking es una figura cada vez más demandada por empresas de todo el mundo.

El concepto surge en Estados Unidos, impulsado por grandes empresas digitales como Amazon, Airbnb, Google o Facebook. Una profesión orientada a resultados, al alcance de todos los bolsillos.

Un Growth Hacker es un híbrido entre desarrollador web y experto en marketing digital, polivalente, enfocado a resultados, creativo, con capacidad estratégica, analítica y ejecutiva y pasión por la formación continua y la optimización de los beneficios empresariales. Una figura del marketing del siglo XXI que ha venido para quedarse.

Sus características y capacidades le están convirtiendo en la profesión favorita de las startups, quienes requieren de un mayor impulso, implicación y resultados.

El término fue utilizado por primera vez por Sean Ellis el 26 de julio de 2010 en su artículo ‘Where are all the growth hackers’, donde lo definía como una persona cuya verdadera pasión es el aprendizaje continuo y el descubrimiento de las nuevas tecnologías.

6 ejemplos de estrategias de Growth Hacking

Las habilidades y motivaciones del Growth Hacker te ayudará a impulsar tu negocio de la forma más eficiente, incrementando tus ventas al menos coste gracias a la utilización de estrategias disruptivas tecnológicas, con los que captarás nuevos clientes, mientras fidelizar a los existentes.

Lejos de lo que pueda parecer, su aplicación no se limita a las grandes empresas tecnológicas o startups, respondiendo a las necesidades de cualquier empresa. Una profesión en la que ya se está trabajando para reducir el gap entre lo que demandan las empresas y lo que ofrecen los trabajadores, con formación específica. Descubre con estos seis ejemplos cómo la figura del Growth Hacker puede impulsar las ventas de tu negocio:

Facilitar el registro

Acceder por primera vez a un servicio no siempre es sencillo, por eso, facilitar el registro mediante las redes sociales fomenta la creación de la cuenta.

Utilizar la psicología

La psicología de la venta es otro de los factores a tener en cuenta en el Growth Hacking. Las ofertas limitadas donde se muestra la urgencia y quiénes ya han adquirido el producto, fomentan la compra inmediata, tal y como hacen plataformas de cuponeo, ecommerce y blogs de servicio.

Utilizar la psicología para el Growth Hacking

Fuente (http://oferplan.elcomercio.es/)

Ofrecer una demo

Ofrecer tus servicios de manera gratuita durante un tiempo incrementan los resultados, al incrementar la confianza de los usuarios. Empresas como Amazon con Amazon Prime o Spotify con su versión de pago son ejemplos de ello.

Preocuparte por su experiencia

Aunque parezca de Perogrullo, atender a la experiencia de los clientes incrementa las ventas y la percepción que estos tienen de ti. Llamarles para preguntarles si han tenido problemas con la plataforma, enseñarles cómo utilizar tu servicio paso a paso o enviarles emails postventa preocupándote sobre su experiencia tras la recepción de su pedido, son algunas buenas formas de hacerlo.

Sorprender a los clientes

Enviarles un detalle a tus clientes el día de su cumpleaños, añadir un producto de regalo en su pedido o informarles de los mejores lugares donde puede veranear, son algunas sugerencias sobre cómo puedes mimar a tus clientes a bajo coste. Algo que han hecho empresas como Hackers. Ideas con las que mejorarás tu imagen de marca, reputación y trato con los clientes.

Incentivar la prescripción

Dropbox, empresa de almacenamiento en la nube, ofrece almacenamiento adicional a sus clientes con enlaces de referidos, así, de tal forma que cuantos más amigos y conocidos se registren en Dropbox a través de su enlace, mayor será su espacio de almacenamiento. Una estrategia gratuita con la que ha incrementado su base de datos, fidelizando a quienes ya la utilizaban y fomentando la entrada de otros nuevos.

Incentivar la prescripción, ejemplo de Growth Hacking