Evaluaciación de empresas: Rating y Scoring

Formas de evaluar una empresa: ¿es lo mismo un Rating que un Scoring?

evaluar-empresa-rating-scoring

©BigStock

Actualizado 24 | 08 | 2017 08:00

Evaluar una empresa ¿es lo mismo un Rating que un Scoring?

Como toda entidad con la que se mantiene una relación, una empresa será siempre objeto de una evaluación por parte de aquellos con los que interacciona.

Por supuesto siempre existirán evaluaciones subjetivas sobre la calidad de los servicios y productos que ofrece al mercado e incluso existirán indicadores sobre la reputación social que dicha compañía tiene en su entorno. Pero si existe un ámbito en el que una empresa recibe una evaluación por parte del mercado es el relacionado con sus capacidades económicas.

Las evaluaciones, ratings, scorings y demás dependerán, obviamente, de qué es lo que se quiere medir en realidad. No es lo mismo discernir la capacidad de una empresa de hacer frente a sus pagos que de mantener una posición competitiva determinada que asegure su continuidad y por lo tanto hacer frente a sus compromisos de capital.

En el primero de los casos, la herramienta de evaluación será utilizada diariamente, pues sus resultados estarán ligados a las operaciones del evaluador y por lo tanto la evaluación deberá ser a su vez continua, mientras que en el segundo de los casos estamos ante calificaciones más estructurales, más ligadas a proyectos futuros y sujetas solo a revisión en caso de eventos excepcionales o diferenciales.

Y para diferenciar qué estamos midiendo aparecen diferentes herramientas y sistemas que producen una calificación. Lo primero será, por tanto, saber qué es lo que queremos medir y evaluar, para de esta forma utilizar el sistema que más conviene para nuestros fines.

Rating ligado a emisiones de capital

Las empresas acuden al mercado de capitales en busca de financiación para sus proyectos tantoestructurales como de expansión. Normalmente realizan emisión de deuda que deberá recibir una calificación pertinente realizada por una agencia cualificada y certificada para dicho menester.

El rating o calificación crediticia es emitido por dicha agencia de calificación y se trata de una opinión que valora la capacidad y voluntad de la empresa calificada de cumplir sus obligaciones frente a sus acreedores en tiempo y forma.

Existen diferentes tipos de rating:

  • Rating de Emisor: hace referencia a la capacidad de la empresa de cumplir plenamente y de forma puntual con sus obligaciones financieras.
  • Rating de Emisión: se analizan las características de la emisión en sí y además tiene en cuenta la tasa de pérdida estimada adherida a la emisión evaluada en caso de incumplimiento/ impago.
  • Además de los anteriores ratings corporativos, la calificación se puede hacer sobre un país (rating soberano), sobre un conjunto de activos (ratingsde operaciones estructuradas), sobre una entidad financiera, etc.

Aparte de estos tipos de rating en función del activo clasificado, también se pueden dividir entre aquellos que han sido solicitados por la empresa calificada o por una tercera parte.

Podemos poner un ejemplo típico de las escalas de Rating proporcionadas por una agencia utilizando una de  las que proporciona CRIF Ratings.

  • Para emitir el rating de una empresa, es necesario realizar una valoración y evaluación sólida de la misma y de sus obligaciones financieras. Este análisis requiere una rigurosa metodología que combine la habilidad y experiencia en los análisis cuantitativos y cualitativos, lo que permite una visión más amplia que tenga en cuenta las posibles oportunidades y amenazas competitivas, estratégicas e industriales.
  • El rating, por lo tanto, implica un conocimiento profundo tanto del pasado como de las proyecciones futuras de la compañía. De su estrategia competitiva y de expansión y del mercado en el que opera. Implica pues, tal y como se ha indicado, un exhaustivo trabajo tanto estadístico como de análisis experto realizado por analistas con capacidades muy determinadas.
  • A partir del momento de la emisión del rating, y a solicitud de la empresa solicitante, este puede ser sometido a una actividad de vigilancia que se lleva a cabo de manera continuada y que presta especial atención a los puntos clave de la calificación, tanto utilizando la información pública disponible como la información privada, en caso de que haya interacción con la propia entidad evaluada.
    • Por información pública entendemos, por ejemplo, informes de prensa relacionados con la entidad calificada, información financiera recibida a través de los canales oficiales, eventos negativos y, en el caso de una empresa cotizada, la tendencia de los precios de mercado. También, toda aquella información relacionada con el entorno del mercado, cambios reglamentarios y acontecimientos sociales y políticos del país en el que opera la entidad.
    • Por información privada entendemos modificaciones de la estructura del pasivo, operaciones extraordinarias, cambios en los accionistas o en la dirección y/o modificaciones en la estrategia de negocio que le haya sido comunicada a la agencia de calificación.

En un contexto donde las compañías compiten por los recursos financieros cada vez más escasos, es esencial obtener una evaluación independiente, analítica y profunda que contribuya a la mejora de la comunicación financiera y transparencia de las empresas. En dicho contexto, una calificación externa ofrece dos claros beneficios:

  • Para las empresas calificadas: un rating tiene en cuenta los planes a futuro y perspectiva, ya que este tipo de calificaciones no sólo se realiza de forma cuantitativa sobre datos estructurales e históricos, sino que se realiza también una valoración cualitativa y con visión a largo plazo, por parte de expertos analistas. Las empresas con rating pueden acceder a diferentes tipos de financiación con mayor facilidad, al aumentar su nivel de transparencia y su reputación en el mercado.
  • Para los intermediarios y, en general, para los mercados financieros: la obtención de una calificación externa o rating ofrece acceso a una información más transparente, permitiendo una mejor toma de decisiones de inversión, y una mayor cartera de inversiones o de oportunidades de préstamos.

Por lo tanto, disponer de un rating externo, sólido, preciso y fiable, ofrece a las PYMES una valiosa oportunidad para entrar en el mercado de capitales y de tener una relación mejor y más dinámica con el sector financiero.

En resumen, las utilidades fundamentales serían, entre otras, las siguientes:

  • Acceso a mercados de capital/inversores: un rating permite llevar a cabo una diversificación de las fuentes y reducción de los costes de financiación.
  • Internacionalización: un rating es válido como documento acreditativo ante clientes o proveedores extranjeros, acceso a licitaciones internacionales y emisión de bonos.
  • Autodiagnóstico: el pasar por un proceso de rating permite a la empresa calificada conocer mejor sus distintas áreas, fortalezas y puntos débiles y obliga a realizar un ejercicio de transparencia hacia el exterior.

Scoring. Evaluación sobre el riesgo de crédito tanto financiero como comercial

Las empresas necesitan financiación para la realización de sus actividades operativas normales. Existen diferentes vías, no excluyentes entre sí, obviamente, para acceder a dichos recursos, siendo las esenciales las entidades financieras y los proveedores, estos últimos en forma de crédito comercial.

Evidentemente, los participantes en dicho mercado deberán disponer de un sistema que permita realizar una evaluación sobre la empresa que solicita la financiación para realizar, a partir de ella, una asignación eficiente de sus recursos económicos. Como ya se ha comentado anteriormente, estaevaluación, al estar ligada directamente a las operaciones de una compañía deberá ser mucho más dinámica tanto en su elaboración como en su capacidad de actualización que la del ratingcomentado en el apartado anterior.

Aunque no existe un consenso sobre su definición, se suele denominar scoring a este sistema de calificación, pues la gran diferencia entre uno y otro es que en el scoring se tienen en cuenta datos cuantitativos, mientras que en el rating, además de los cuantitativos, también se consideran datos cualitativos.

Además, el scoring suele realizarse de manera automática gracias a complejos sistemas estadísticos, mientras que en el rating es necesaria la intervención de un analista que tenga en cuenta de manera conjunta los ya mencionados datos cuantitativos y cualitativos. La capacidad de generación automática es necesaria tanto para la adecuación del mismo a las necesidades operativas como para la gestión de carteras importantes de concesión.

El scoring en realidad es una ordenación de un portfolio en función de un criterio determinado. La selección del criterio de ordenación vendrá determinado en función de cuál es el factor que se quiere controlar en la empresa que solicita el crédito. No es lo mismo evaluar una capacidad operativa de una compañía que la posibilidad de que cumpla sus compromisos de pago en un plazo determinado, por ejemplo.

Siguiendo este elemento, es lógico hablar de diferentes tipos de scorings de empresas, todos ellos realizados bajo metodologías similares, pero con objetivos diferentes de medición. Pongamos como muestra los que ofrece INFORMA dentro de su catálogo de productos y servicios.

  • El score de liquidez mide la probabilidad de que una empresa retrase en un porcentaje significativo sus pagos. Esto es, más de 90 días respecto a la fecha de pago y que lo haga en más del 60% de sus operaciones comerciales a crédito. Toma valores de 1 a 100, siendo 100 el mejor posible (atiende a sus obligaciones puntualmente) y 1 el peor. Asociado a cada valor, se establece también un porcentaje de probabilidad de retraso en los pagos. Las variables que se tienen en cuenta para calcular el score de liquidez son el balance, cuenta de pérdidas y ganancias, ratios de la sociedad y del sector al que pertenece. También se tiene en cuenta información sobre reclamaciones, embargos, información de pagos del exclusivo Programa Trade, ficheros de impagos (RAI y EBE Morosidad Bancaria y Multisectorial).

Las variables anteriores son susceptibles de modificaciones, por lo que los sistemas de INFORMA D&B tienen en cuenta cada una de ellas, permitiendo que el score pueda ser recalculado y permanezca actualizado en cada momento.

  • El score de solvencia (Rating de INFORMA) consiste en un sistema complejo de clasificación de la solvencia empresarial y fijación automática de límites de crédito comerciales, a partir de la información disponible. El sistema evalúa e indica la posibilidad de que una empresa cese su actividad o deje sin satisfacer todas sus deudas en un plazo de 12 meses. La información de valor añadido proporcionada por INFORMA D&B se divide en tres partes diferenciadas:
  1. Puntos de síntesis: INFORMA resume su opinión, basada en la situación financiera de la empresa, en la existencia de incidencias y en su experiencia o trayectoria comercial.
  2. Opinión de crédito: máximo de crédito comercial en euros admisible a corto plazo en función de los recursos generados por una empresa en su actividad ordinaria.
  3. Rating: su expresión consiste en un número entre 0 y 20, siendo 20 la máxima puntuación de solvencia para una empresa.

Los elementos y factores que entran a formar parte del sistema de evaluación son:

  • Los derivados de la situación financiera de la empresa
  • Los que tienen en cuenta las principales características de la empresa
  • Los relaciones con la experiencia de la empresa y su trayectoria empresarial
  • Los relacionados con el entorno en el que la empresa opera, tales como su sector o localización geográfica

Tal y como hemos podido observar, aunque puedan compartir fuentes de información, cada una de las calificaciones tiene su utilidad en función de las necesidades de la empresa o persona que la consulte. Para operaciones comerciales, análisis de riesgos, otorgar crédito, etc. a corto plazo, un scoring basado en información cuantitativa será perfecto, mientras que si lo que se necesita es una visión más a largo plazo, se necesitará un rating que tenga en cuenta información adicional y que siga una metodología en la que la intervención humana, fundamentalmente de analistas y de un comité de rating experimentado, tendrá un peso clave en la calificación final.

Fuente: EmpresaActual